Infiltrar al Ku Klux Klan llevó a paseño a Hollywood

Película candidata al Oscar se basa en memorias de Ron Stallworth

Roberto Carrillo Arteaga
El Diario de El Paso
domingo, 03 febrero 2019 | 06:00

Mucho antes de ser un policía encubierto en Colorado Springs, y de infiltrar al Ku Klux Klan a pesar de ser afroamericano, Ron Stallworth tuvo una infancia y juventud memorables en El Paso, Texas, en uno de los giros cruciales que ha tenido en su vida.

El autor del libro “Black Klansman”, en el que se ha basado la película “BlacKkKlansman” del director Spike Lee, se dijo sorprendido por la manera tan vertiginosa en que se ha convertido en una celebridad, pero a la vez se dice afortunado por la decisión de su madre de mudarse a El Paso cuando Stallworth contaba apenas con 4 años de edad.

Ron Stallworth cursó su educación primaria en la Escuela Alta Vista, y vivió por mucho tiempo en la calle Yandell de la zona Centro de la ciudad.

“Mi vida fue llena de buenos recuerdos en El Paso, a pesar de que me expulsaron 3 días por pelearme con un niño que me dijo la palabra con N –para referirse de manera despectiva a los afroamericanos–”, afirma.

“Fue una decisión difícil para una mujer sola con cuatro hijos el mudarse a una ciudad diferente, pero también sé que fue la correcta pues si nuestra familia hubiera seguido viviendo en ese barrio, en ese complejo departamental lleno de crimen y pandillas seguramente ya hubiera muerto”, afirmó Stallworth en entrevista con El Diario de El Paso.

Cuando el “paseño de corazón” tenía 12 años de edad, recuerda no haberse perdido ninguno de los juegos de los Mineros de Texas Western, cuando se coronaron campeones nacionales en 1966.

“Fueron momentos de gran inspiración, de gran orgullo de vivir en El Paso, y aunque todos queríamos ser basquetbolistas en esos tiempos en realidad no estuve tan metido en los deportes”, afirmó Stallworth.

Posteriormente fue estudiante de Austin High School, donde conoció a Patsy Terrazas-Stallworth, quien al paso de los años se convirtió en su esposa, pero también quedó marcado por sus clases de inglés y creación literaria.

“He tenido muchos giros en mi vida, pero creo que mi maestro de inglés en Austin fue quien me motivó en mi deseo inicial de ser maestro, él fue el que me dijo que debería de seguir escribiendo porque él veía que tenía talento, por ello es que le dediqué el libro a él y a mi esposa”, afirmó el autor de Black Klansman.

Vida encubierta

Nuevamente la familia de Stallworth cambió de residencia, ahora a Colorado Springs, Colorado, donde el joven Ron decidió ingresar a la Academia de Policía, y convertirse así en el primer detective de color en el departamento.

“Estaba ahí revisando de forma cotidiana los periódicos en búsqueda de alguna actividad sospechosa, ese era nuestro trabajo, y fue cuando vi el anuncio del Ku Klux Klan local que decidí escribirles, y tiempo después llamaron por teléfono a nuestra línea encubierta y ahí es donde empezó esta investigación”, recuerda el policía retirado.

La forma de hablar con los miembros del KKK, y los conceptos de odio que tuvo que adoptar para seguir en su misión, convencieron a los supremacistas para entrevistarse con Ron, quien tuvo que buscar un compañero “blanco”, por obvias razones.

“Chuck fue de gran ayuda en esta investigación, después de varios meses logramos sabotear la quema de cruces, exponer a supremacistas blancos que pertenecían a las Fuerzas Armadas, e incluso acercarnos a David Duke”, recuerda Stallworth sobre el Grand Wizard del KKK.

Después de la misión que se retrata en el libro y en la película de Spike Lee, Stallworth fue transferido al Departamento de Policía de Utah, siempre con la inquietud de escribir su historia en un libro, hecho que por fin logró en el año 2014.

“Creo sinceramente que mi libro no se habría publicado durante la presidencia de Barack Obama, y ahora con Trump la aceptación ha sido muy buena, sobre todo por la aceptación que la gente toma del mensaje en contra del odio”, sostuvo el autor.

“Creo sin duda que Donald Trump siguió el libro de estrategias de David Duke; Trump es el mayor defraudador de la historia, tanto así que llegó a la Casa Blanca defraudando a todos los estadounidenses”, sostuvo.

Mientras Stallworth se ha declarado en contra de las políticas de la administración de Donald Trump, por otro lado ha abogado sobre la seguridad que existe en El Paso, y además se ha destacado por su ayuda a los migrantes que llegan a esta frontera.

“Con lo poco que hemos obtenido en la vida mi esposa y yo asistimos a los migrantes que necesitan de esa ayuda, colaboramos de cerca con Casa Anunciación de El Paso, porque sabemos que es lo correcto, que es lo que se espera de nosotros, este es El Paso”, dijo Stallworth.

Horas antes de viajar a Los Angeles, donde esperan celebrar con Spike Lee algún triunfo en la entrega de los premios Oscar, Stallworth y su esposa Patsy disfrutarán del confort de su ciudad y de su gente, además de participar en una firma de libros el próximo 9 de febrero en la librería Barnes & Noble del 705 Sunland Park Drive, en El Paso.

[email protected]