PUBLICIDAD

El Paso

Infierno en Odessa: más de dos días sin agua

En plena ola de calor, ruptura de línea principal de distribución impacta a la región petrolera

Jayme Lozano / The Texas Tribune

jueves, 16 junio 2022 | 06:00

Associated Press | Incidente desató desesperación

PUBLICIDAD

Odessa, Texas– Cuando una línea principal de distribución de agua rota dejó a todo Odessa sin el líquido el lunes, Nikki Buchanan manejó por la ciudad tratando de encontrar agua para los baños en su lugar de trabajo. Pronto empezó a pensar en sus hijos y en la falta de agua en su casa.

“Tengo un bebé de 4 meses en casa y necesito una manera de lavar mis biberones y mi bomba para amamantar”, dijo Buchanan. “Tuve que tirar la leche que me había sacado, lo que me molestó mucho porque podría haberla usado para mi bebé. Tuvimos que encontrar a un miembro de la familia que tuviera un pozo de agua para poder lavarme en su baño”.

PUBLICIDAD

Hasta el cierre de edición, pasaron más de 48 horas desde que se rompió una línea de agua en Odessa, dejando a toda la ciudad sin agua en medio de una ola de calor que duró un día y paralizando la vida cotidiana de la comunidad. 

Esta ciudad del oeste de Texas –a 284 millas, 457 kilómetros, de El Paso– tiene alrededor de 112 mil habitantes, pero el corte de agua abarcó partes fuera de los límites de la ciudad, lo que acercó el número de personas afectadas a 165 mil, dijeron las autoridades.

Según el alcalde de Odessa, Javier Joven, la ruptura ocurrió a las 6 pm el lunes cerca de Tom Green Avenue, entre las calles 42 y San Jacinto. Si bien los equipos de mantenimiento pudieron reparar la falla el martes por la noche, las autoridades dijeron que el sistema de agua de la ciudad necesitaba otras 12 a 14 horas para reiniciarse por completo y considerarse seguro para la comunidad. Ese proceso comenzó alrededor de las 5 am del miércoles.

Las temperaturas en Odessa han estado cerca de los 100 grados (37.8 centígrados) desde el viernes y alcanzaron un máximo de 106 (41.1 centígrados) el domingo. Los pronósticos muestran que permanecerá así el resto de la semana, lo que hace que los residentes esperen que el agua vuelva pronto.

“Hace demasiado calor para no tener acceso al agua”, dijo Buchanan. “Pagamos mucho dinero para que nuestra agua esté limpia y debería estar disponible cuando la necesitemos”.

La experiencia de perder el acceso al agua no es completamente nueva para Buchanan. En West Odessa, donde vive, los residentes tienen problemas con el agua varias veces al año, dijo. Los problemas van desde la falta de presión de agua y avisos de agua hirviendo hasta perder el agua por completo.

“Esto nunca debería pasar. Me hace desear tener un pozo de agua en casa”, dijo. “El aviso constante de hervir el agua también es una preocupación: nadie quiere lavar a su bebé recién nacido en agua que se supone que debe hervirse antes”.

A principios de la tarde del miércoles, el agua de Buchanan todavía no estaba disponible. Con el incidente de esta semana y sus experiencias pasadas con problemas de agua, Buchanan dijo que espera que el sistema de agua de la ciudad finalmente obtenga una solución permanente.

Durante una conferencia de prensa el martes, Tom Kerr, director de Servicios Públicos de la ciudad, dijo que la línea que se rompió tiene unos 60 años.

“Los sistemas de agua envejecidos son comunes en todo el país”, dijo Kerr. “A menudo es difícil para los municipios poder administrar esos sistemas a medida que envejecen. Ésa es la situación en la que nos encontramos”.

Si bien hay tres centros de distribución de agua en Odessa, algunos residentes no han podido llegar a un centro o esperar en la larga fila por una caja de agua. Dawn Weaks, pastora de Connection Christian Church of Odessa, dijo que este tipo de emergencias siempre afectan a los más vulnerables.

“Definitivamente estamos viendo que cuando sucede algo como esto, aquellos que ya tienen recursos estarán bien, pero aquellos que luchan a diario, se sienten abrumados por no poder satisfacer sus necesidades básicas”, dijo Weaks.

La iglesia estaba organizando su evento semanal de distribución de alimentos, donde proporciona almuerzo a niños en riesgo durante el verano, cuando ocurrió el descanso. La gente también planeaba visitar el Centro Juvenil del Condado de Ector, pero ambos eventos tuvieron que posponerse debido a la emergencia.

Ahora, la iglesia está trabajando con la ciudad para ayudar a distribuir agua a adultos mayores, personas con discapacidades y otros residentes con circunstancias especiales que no pueden ir a un centro de distribución.

Weaks dijo que el agua estaba corriendo en la iglesia una vez más el miércoles, pero se limita al uso del baño y no para beber.

“Podemos descargar nuestros inodoros ahora, y eso no debe darse por sentado”, dijo.

Greg Williams, presidente de Odessa College, una universidad pública a unas 2 millas de donde ocurrió la ruptura, dijo que los estudiantes, profesores, personal y grupos de verano de jóvenes estaban en el campus cuando la línea de agua se rompió cerca. Tuvieron que hacer una transición rápida a las reuniones virtuales, dijo.

“Cuando no tienes agua, no tienes los baños para acomodar a tu equipo”, dijo Williams. “Tenemos estudiantes y diferentes campamentos en el campus con diferentes grupos de edad, por lo que las personas deben poder usar ese baño. Si no podemos hacer eso, no podemos funcionar”.

“Es un problema difícil cuando te despiertas por la mañana y no hay agua corriente, y no puedes hacer las cosas que normalmente haces”, agregó Williams. “No estás preparado para ese trastorno”.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search