El Paso

Indagan ‘libros pornográficos’ en las escuelas de Texas

Por orden del gobernador, el caso será tratado como pesquisa criminal

The Texas Tribune

lunes, 15 noviembre 2021 | 06:00

The Texas Tribune | Abbott busca ‘proteger a estudiantes’

Austin— El gobernador Greg Abbott instruyó a la Agencia de Educación de Texas (TEA) para que investigue la actividad delictiva relacionada con “la disponibilidad de pornografía” en las escuelas públicas, y dijo que la agencia debería remitir tales casos “para que sean procesados con todo el peso de la ley”.

No está claro por qué Abbott encargó a la TEA que realizara la investigación y no al brazo policial del estado. La TEA no emplea a agentes de la ley, según el estatuto estatal, y un portavoz de la Comisión de Aplicación de la Ley de Texas confirmó el pasado miércoles que la agencia de educación no tiene agentes autorizados. 

La solicitud de Abbott se produce dos días después de que le pidió a la agencia, junto con la Comisión de Archivos y Bibliotecas del Estado de Texas y la Junta de Educación del Estado, que desarrollaran estándares estatales que prevengan el “contenido obsceno en las escuelas públicas de Texas”.

Mientras se establecen los parámetros, Abbott escribió a la TEA en su carta este miércoles, “se necesita una acción más inmediata para proteger a los estudiantes de Texas” contra ese contenido inapropiado, que dijo es “una clara violación” de la ley estatal.

Los funcionarios de la TEA no pudieron ser contactados de inmediato.

El Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS) generalmente investiga la actividad criminal potencial dentro de las agencias que no tienen su propia rama de aplicación de la ley.

Sin embargo, el estatuto estatal otorga amplia autoridad al comisionado de Educación de Texas, que supervisa la TEA. Según el código de educación del estado, “la agencia llevará a cabo audiencias relacionadas con la ley escolar del estado” bajo la dirección y supervisión del comisionado, lo que podría ser interpretado por la TEA como el vehículo a utilizar para investigar cualquier actividad criminal.

Cualquier civil también puede acudir a un fiscal directamente para proporcionar lo que considere evidencia de un delito, pero en la mayoría de los casos, los fiscales remitirían el caso a una agencia de aplicación de la ley para investigar de forma independiente antes de emprender cualquier acción legal, según Shannon Edmonds, directora de relaciones gubernamentales para la Asociación de Fiscales de Distrito y Condado de Texas.

En cuanto a quién podría ser procesado bajo la investigación que solicitó Abbott, Edmonds dijo que depende.

Según el Código Penal del Estado, una persona comete un delito si, a sabiendas, exhibe o distribuye material dañino a un menor, o lo exhibe de manera imprudente en presencia de un menor. El material sexual dañino se define como “evidentemente ofensivo para los estándares prevalecientes en la comunidad de adultos en su conjunto con respecto a lo que es adecuado para menores”. La mayoría de las violaciones bajo ese estatuto son un delito menor de Clase A, que puede resultar en hasta un año de cárcel y una multa de hasta 4 mil dólares.

Sin embargo, el Código Penal también establece que una defensa contra el enjuiciamiento es que el material fue exhibido por una persona “con justificación científica, educativa, gubernamental o similar”.

“Ahí será donde podría estar la batalla”, dijo Edmonds.

En la directiva de Abbott a principios de esta semana sobre los estándares estatales, citó dos memorias sobre personajes LGBTQ que incluyen imágenes gráficas y descripciones de sexo, incluido “Gender Queer: A Memoir” de Maia Kobabe. El Distrito Escolar Independiente de Keller recientemente retiró el libro de una de las bibliotecas de sus escuelas secundarias después de que algunos padres expresaron su preocupación por la novela.

El libro de Kobabe trata sobre el viaje del autor con la identidad de género y, en algunos puntos, incluye ilustraciones de sexo oral y otro contenido sexual, junto con discusiones relacionadas con los pronombres, la aceptación y las drogas que bloquean las hormonas.

Abbott también mencionó “In the Dream House” de Carmen María Machado, en su carta a principios de esta semana y fue retirado recientemente de las aulas del Distrito Escolar Independiente de Leander. Ese libro es una memoria que examina una relación abusiva entre dos mujeres.

La solicitud de Abbott llega inmediatamente después de que otros republicanos de Texas apuntaron a algunos libros en las escuelas públicas.

El representante estatal Matt Krause, de Fort Worth, que se postula para fiscal general del estado, lanzó recientemente una investigación sobre los tipos de libros a los que los estudiantes pueden acceder en las escuelas de Texas, que incluía una lista de 850 libros. Los títulos de la lista van desde libros para niños y consejos contra el acoso hasta novelas que tratan sobre el racismo y la sexualidad.

Mientras tanto, el representante estatal Jeff Cason, de Bedford, ha pedido al fiscal general de Texas, Ken Paxton, que inicie una investigación en todo el estado sobre la novela de Kobabe y otras con contenido similar. La Oficina del Fiscal General no ha respondido a las solicitudes de comentarios.

close
search