Inauguran exhibición de arte sobre ‘las cholas’

Centro nacional hispano presenta la historia de esta peculiar mujer mexicana-estadounidense a través de sus piezas

Associated Press
domingo, 10 marzo 2019 | 06:00

Albuquerque, Nuevo México— Un centro nacional hispano en Nuevo México presenta una peculiar exhibición de arte sobre la chola: la mujer mexicana-estadounidense urbana de clase trabajadora a menudo asociada con las pandillas.

El Centro Cultural Hispano Nacional en Albuquerque inauguró el viernes la muestra “Qué Chola” con piezas de artistas de Nuevo México, Arizona, California, Texas y Colorado.

La exhibición presenta la evolución de la chola desde sus primeros días como una “pachuca” ataviada con el zoot suit de la moda masculina en los años 40 en Estados Unidos, hasta la figura contemporánea que trata de sobrevivir en los barrios pobres. A través de pinturas, fotografías y esculturas, intenta cubrir imágenes de la chola como guerrera urbana, mentora, madre y figura política.

El término chola, o chica del barrio, a menudo se refiere a una subcultura latina particular en Estados Unidos caracterizada por una imagen fuerte y un estilo distintivo. Estas mujeres son identificadas por prendas que incluyen faldas de franela y pantalones caqui, maquillaje de ojos oscuro y tatuajes con temas indígenas.

La imagen de la chola adquirió popularidad a finales de la década de 1980 y principios de los 90 gracias a películas como “Colors” y “Mi vida loca”.

En años recientes, académicos han mostrado que representa más que una actividad de pandillas. Académicas latinas han argumentado que la imagen de la chola es un comentario de pobreza en las ciudades urbanas de Estados Unidos y que simboliza a una latina de clase trabajadora que lucha contra el sexismo.

La curadora Jadira Gurule coincide en que la chola es más que la llamada pandillera peligrosa vinculada a actividades delictivas. Para muchas latinas, Gurule dijo que la chola también representa fuerza y perseverancia.

“Muchas en nuestras comunidades fueron, o admiraban, o quisieron emular a la chola mientras crecían”, señaló Gurule. “Ella también representa a gente real con experiencias reales. La chola es una persona desarrollada en respuesta al racismo y el sexismo. Reducirla a pandillera resulta trivial”.

Pola López, una artista nacida en Las Vegas, Nuevo México, que ahora vive en Los Ángeles, dijo que se emocionó cuando la invitaron a participar en la exhibición. “La chola... no te puedes meter con ella”, dijo López. “Es hermosa y nos representa de muchas maneras”.

Su pintura “Coatlicue and Chola” muestra a una chica de barrio recostada contra una estatua de una diosa azteca.

Nanibah Chacón, artista navajo e hispana de Arizona, dijo que quiso crear una imagen de la chola como si estuviera representada en un anuncio publicitario de mediados de siglo. Su pintura “Xicana Classic” muestra a una chola de los años 70 sentada en un círculo rojo y sonriendo con seguridad.

La exhibición, que estará abierta hasta el 4 de agosto, es el intento más reciente por crear una nueva imagen en torno a la chola y expandir su significado.

El grupo de intervención de pandillas con sede en Los Ángeles Homeboy Industries, por ejemplo, vende ropa diseñada por antiguas cholas y opera el Homegirl Café, un restaurante con comida preparada por ex pandilleros que han adquirido nuevas habilidades. El café es una sucursal de empresas sociales fundadas por el sacerdote jesuita Greg Boyle.

Y Art Laboe, un DJ de 93 años en Palm Springs, California, permite que las cholas llamen todos los domingos a su programa sindicado “The Art Laboe Connection Show” y le dediquen viejas canciones a seres queridos que están en prisión. Académicos y activistas dicen que el programa de radio ayuda a humanizar a las cholas al permitir que los escuchas las oigan expresar sus sentimientos de amor y dolor.