El Paso

Impugnarán ante tribunal expansión de planta eléctrica

Avala juez reclamo de ecologistas y residentes de Chaparral

Archivo

Danielle Prokop/ El Paso Matters

miércoles, 09 junio 2021 | 06:00

El proyecto Newman 6 tendrá su día en los tribunales. Esto porque una jueza de derecho administrativo dictaminó el jueves que Sierra Club y un grupo de ciudadanos de Chaparral, N.M., pueden avanzar para impugnar la aprobación pendiente del Estado de Texas de un permiso para la planta de gas propuesta por El Paso Electric.

La Coalición de la Comunidad Chaparral para Ayudar al Medio Ambiente incluye a personas que viven en Nuevo México a dos millas de la planta propuesta y se oponen a la expansión de la planta de energía, citando preocupaciones de salud en un área que ya está bajo escrutinio por contaminación del aire.

La audiencia impugnada aún no ha sido programada, pero la ley estatal requiere que ocurra antes de la fecha límite de 180 días el 30 de noviembre.

La audiencia ante la Oficina Estatal de Audiencias Administrativas surge de la decisión de la Comisión de Calidad Ambiental de Texas de aprobar la solicitud de El Paso Electric para construir la planta de gas natural en el Noreste de El Paso.

El jueves, la jueza de derecho administrativo Rebecca Smith dictaminó que la Coalición Comunitaria de Chaparral para Ayudar al Medio Ambiente y el Sierra Club tenían derecho a continuar como partes, mientras que la organización ambiental local sin fines de lucro Eco El Paso no lo hizo. Ella permitió que todos los abogados de todas las partes trabajaran en la negociación de un calendario para las próximas audiencias.

Colin Cox, abogado de Environmental Integrity Project –asociación sin fines de lucro–, que es parte del grupo de abogados que representa a los grupos que se oponen a la expansión de la planta, calificó el fallo de la juez como “una victoria”.

“Si a estos grupos no se les concediera el estatus de parte, si se determinara que no tenían derecho a participar en esta audiencia, entonces la audiencia no se llevaría a cabo”, dijo Cox.

Cox dijo que desde 2016, la carga de la prueba recae en las personas que se oponen a una aplicación y son llamados protestantes. Las reglas requieren que los protestantes muestren evidencia de que la solicitud de la modificación mayor a la calidad del aire no cumple con los requisitos estatales y federales.

El resultado de la audiencia podría ser discutible si las entidades federales cambian el grado de contaminación del condado. La semana pasada, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) anunció su intención de “corregir” una calificación aprobatoria de calidad del aire de “logro” para el Condado de El Paso a una calificación reprobatoria de “incumplimiento”.

En un informe publicado el mes pasado, EPA determinó que la contaminación por ozono de El Paso afectó al vecino Condado de Doña Ana de 2014 a 2016.

Si esa designación cambia antes de que se otorgue el permiso de calidad del aire, el proyecto Newman 6 volvería al punto de partida, según el abogado David Baake, quien demandó a la EPA por la designación en 2018.

El ozono, a menudo llamado smog, es un peligro para la salud cuando está cerca del suelo, especialmente para las personas con asma, los niños y los ancianos. Ocurre cuando las emisiones de automóviles, refinerías, centrales eléctricas y calderas industriales reaccionan con el calor del sol.

Datos del monitor de aire de Texas muestran que El Paso tuvo siete violaciones de ozono que señalan niveles insalubres por encima de los estándares federales en 2019 y 2020.

En 2020, la Asociación Estadounidense del Pulmón clasificó el área de El Paso-Las Cruces como la decimotercera peor en la nación en cuanto a contaminación por ozono.

El senador Martin Heinrich, demócrata de Nuevo México, escribió una carta el 3 de junio al administrador de la EPA, Michael Regan, solicitando a la agencia que interviniera en las audiencias de la SOAH, diciendo que la planta pone en peligro la calidad del aire de Nuevo México y no está en sintonía con los objetivos del presidente Joe Biden para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

“Dada la urgencia de la crisis climática y la reciente designación de incumplimiento de la EPA, le solicito que evalúe esta revisión del proceso de permisos lo antes posible con su evaluación de si el permiso de calidad del aire de El Paso Electric debe tener en cuenta el destino del nuevo incumplimiento de ozono de la EPA para la región”, escribió Heinrich.

La EPA no respondió a las solicitudes de comentarios.

El portavoz de El Paso Electric, Javier Camacho, dijo que el proyecto Newman 6 eliminaría los precursores de ozono en un 95 por ciento después del retiro de los generadores más antiguos.

“El Paso Electric continúa con el proceso de aprobación del permiso del aire para la Unidad 6 de Newman. Respaldamos los méritos de la solicitud del permiso y reconocemos que la TCEQ no realizó cambios en el borrador del permiso en base a los comentarios públicos que recibieron”, dijo Camacho. “EPE seguirá cumpliendo con todos los requisitos reglamentarios y trabajará con todas las partes para lograrlo”.