El Paso

‘Huyen’ de Texas para detener ley anti-voto

Se concentrarán en Washington para impedir el quórum necesario para aprobar restricciones electorales

Alexa Ura/Cassandra Pollock/The Texas Tribune

martes, 13 julio 2021 | 06:00

Austin— Los demócratas de la Cámara de Representantes de Texas abandonaron el estado el lunes por la tarde rumbo a Washington, DC, en un intento por negar nuevamente a los republicanos el quórum necesario para aprobar nuevas restricciones de votación. 

La movilización ocurre cuando quedan 26 días para que concluya una decisiva sesión especial, convocada principalmente con ese propósito.

En una acción que eleva la lucha sobre los derechos del voto de una disputa estatal al debate nacional, la mayoría de los representantes demócratas abordaron dos aviones que partieron de Austin con destino a la capital de Estados Unidos sin fecha de regreso establecida. 

Al menos 51 de los 67 demócratas, el número necesario para romper el quórum, estaban en proceso de partir el lunes por la tarde, y la mayoría llegó al Aeropuerto Internacional Austin-Bergstrom el lunes para abordar aviones rentados que partieron alrededor de las 3:10 p.m.

La Cámara tiene programado reunirse hoy martes por la mañana, pero la ausencia de los demócratas significaría que no habrá suficientes miembros presentes para realizar actividades.

“Hoy, los demócratas de la Cámara de Representantes de Texas estamos unidos en nuestra decisión de romper el quórum y rehusar permitir que la Legislatura liderada por los republicanos imponga una legislación peligrosa que pisotearía la libertad de voto de los texanos”, dijeron los líderes demócratas en declaración conjunta.

Con la atención política nacional sobre los esfuerzos de Texas para restringir aún más la votación, el éxodo demócrata les ofrece una plataforma para continuar suplicando al Congreso de EU que actúe para restaurar las protecciones federales para los votantes de minorías. 

En Texas, la retirada marcará una postura más agresiva de los demócratas para bloquear la legislación republicana que endurece aún más las reglas de votación del estado mientras el Partido Republicano trabaja contra la reducción de los márgenes de victoria en todo el estado.

En última instancia, los demócratas carecen de los votos para evitar que la Legislatura controlada por los republicanos apruebe nuevas restricciones de votación, junto con las otras prioridades conservadoras en la agenda de 11 puntos del gobernador Greg Abbott para la sesión especial.

 Para negociar

Algunos demócratas esperan que su ausencia les dé influencia para forzar negociaciones de buena fe con los republicanos, quienes, según dicen, los han excluido en gran medida de los acuerdos sobre el proyecto de ley de votación.

Ambas cámaras sacaron su legislación de comités de votaciones partidistas después de audiencias nocturnas, y aprobaron los proyectos de ley el domingo por la mañana temprano después de escuchar horas de testimonios, principalmente en contra, de las propuestas y sólo unos días después de hacer públicas sus propuestas revividas. Se esperaba que los proyectos de ley llegaran a los pisos de la Cámara y el Senado para su votación esta semana.

Las propuestas de la Cámara y el Senado se asemejan a una legislación fallida, conocida como Proyecto de Ley 7 del Senado, de la sesión legislativa regular de primavera, cuya desaparición los demócratas de Texas utilizaron el mes pasado para hacer su propuesta en el Capitolio de Washington para tomar medidas sobre los derechos del voto.

El lunes, los demócratas indicaron que estaban renovando sus llamados para que el Congreso apruebe una legislación federal de gran alcance que se adelantaría a partes importantes de los proyectos de ley de Texas y restablecería la supervisión federal de las elecciones en los estados con antecedentes preocupantes.

“Ahora estamos llevando la lucha al Capitolio de nuestra nación”, dijeron los demócratas en su declaración. “Estamos viviendo un tiempo prestado en Texas”.

Los demócratas se reunieron en un edificio del sindicato de plomeros local y abordaron un autobús que los transportó a la terminal privada del aeropuerto. Llegaron al Aeropuerto Internacional de Austin-Bergstrom poco después de las 2:30 pm (1:30 en El Paso), conduciendo directamente hacia la pista.

Los legisladores no hablaron con los medios antes de irse. El personal de la terminal mantuvo a los periodistas fuera de las instalaciones y en la calle. A las 3 de la tarde, varios partidarios de los legisladores estaban reunidos fuera de la terminal, con carteles que decían: “Deja que mi gente vote” y “Gracias por luchar contra la supresión de votantes”.

 Sesiones indefinidas

Incluso si los legisladores demócratas permanecen fuera del estado durante las próximas semanas, el gobernador podría continuar convocando sesiones de 30 días o agregar restricciones de votación a la agenda cuando la Legislatura se encargue de rediseñar los mapas políticos del estado a finales de este verano.

La salida masiva del lunes sigue a una huelga demócrata en mayo que impidió que los republicanos aprobaran su proyecto de ley de votación prioritaria al final de la sesión legislativa regular. Durante semanas, los demócratas habían indicado que salirse de la ciudad durante la sesión especial seguía siendo una opción mientras los republicanos se preparaban para un segundo intento de endurecer las leyes de votación del estado.

El presidente de la Cámara de Representantes, Dade Phelan, republicano por Beaumont, dijo en un comunicado más tarde el lunes que la Cámara “utilizará todos los recursos disponibles bajo la Constitución de Texas y las reglas de la Cámara posiblemente aprobadas para asegurar un quórum...”

El gobernador Greg Abbott, mientras tanto, criticó a los demócratas por la medida, diciendo que “inflige daño a los mismos texanos que los eligieron para servir”.

“Vuelan por todo el país en cómodos aviones privados, dejan asuntos pendientes que pueden ayudar a sus distritos y a nuestro estado”, dijo Abbott en un comunicado el lunes por la tarde. “Los demócratas deben dejar de lado los juegos políticos partidistas y volver al trabajo para el que fueron elegidos”.

 Según las reglas

De acuerdo con las reglas de la Cámara aprobadas al comienzo de la sesión ordinaria, dos tercios de la Cámara de 150 miembros deben estar presentes para hacer acuerdos. Cuando la Cámara está en sesión, los legisladores pueden votar para cerrar las puertas de la Cámara para evitar que los colegas se vayan y pueden ordenar a las fuerzas del orden que rastreen a los legisladores que ya hayan huido.

 Lo que sigue

Si no hay quórum cuando la Cámara se reúna hoy martes, cualquier miembro de la Cámara puede hacer lo que se conoce como un llamado de la Cámara para “asegurar y mantener un quórum” para considerar una determinada ley, resolución o moción, bajo la Cámara. Esa moción debe ser secundada por 15 miembros y ordenada por mayoría de votos. Si eso sucede, los demócratas desaparecidos se convertirán en fugitivos legislativos.

“Todos los ausentes que no tengan excusa suficiente pueden, por orden de la mayoría de los presentes, ser sustituidos y arrestados, dondequiera que se encuentren, por el sargento de Armas o un oficial designado por el sargento de Armas para ese propósito, y su asistencia será asegurada y retenida”, establecen las reglas de la Cámara. “La Cámara determinará en qué condiciones serán dados de alta”.

Sin embargo, no está claro qué opciones puede tener Phelan para obligar a los demócratas a regresar a la Legislatura si están fuera del estado.

El Proyecto de Ley de Votación de la Cámara de Representantes votado por el comité durante el fin de semana frenaría las iniciativas de votación local, como el autoservicio –drive-thru– y la votación de 24 horas, reforzaría aún más las reglas para votar por correo, reforzaría el acceso de los observadores electorales partidistas y prohibiría a los votantes de las elecciones locales enviar solicitudes para pedir boletas por correo.

La salida de los demócratas también cuestiona otros temas incluidos en la agenda de la sesión especial de Abbott, como la legislación para proporcionar fondos para la Legislatura. 

El mes pasado, Abbott vetó la sección del presupuesto estatal que financia a la Legislatura para el ciclo presupuestario de dos años que comienza el 1 de septiembre. Lo hizo en la huelga de los demócratas en mayo. Si la Legislatura no aprueba un presupuesto suplementario antes de que comience el nuevo ciclo, más de 2 mil 100 empleados legislativos y personas que trabajan en agencias legislativas podrían verse afectados.

close
search