Hospitalizan a 4 niños bajo custodia de CBP

Presentan fiebre, tos, vómito y diarrea mientras estaban detenidos

Agencias
lunes, 24 junio 2019 | 06:00
Cortesía | Un oficial de la BP vigila fuera del centro de detención de inmigrantes conocido como “Úrsula” donde señalan hay condiciones insalubres

Ciudad de México— Abogados de migración aseguraron que 4 niños pequeños, menores de tres años, fueron hospitalizados esta semana después de enfermar en las instalaciones de la Patrulla Fronteriza en McAllen, Texas.

De acuerdo con la abogada Toby Gialluca, los menores, que tienen padres o tutores adolescentes, tenían fiebre, tos, vómitos y diarrea.

“Es sólo una mirada fría y temerosa que nunca deberías ver en un niño de esa edad”, dijo Gialluca a un diario de esa área.

“Los miras y piensas, ‘¿Qué has visto?’”. “Sus ojos. Estoy agobiada por su mirada”, dijo.

Asimismo, aseguró que informaron que la agencia forzó al Gobierno de Estados Unidos a hospitalizar a los niños, luego que temieron que no hubieran recibido atención médica correcta.

“Es un desprecio intencional por el bienestar de los niños”, dijo Gialluca.

La letrada aseguró que los guardias de los centros han deshumanizado a los migrantes, tratándolos peor que a animales.

Medios locales han reportado en los últimos meses los fallecimientos de niños migrantes bajo custodia de autoridades de Estados Unidos.

Los menores han enfermado y muerto en condiciones extrañas, mientras que las autoridades han rechazado que se deba a malos tratos bajo su custodia, atribuyendo deshidratación y enfermedades adquiridas durante su viaje al país.

Por su parte los inmigrantes detenidos en un centro de procesamiento de Aduanas y de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos en el área de McAllen, el más grande de los Estados Unidos, viven en espacios sobrepoblados y, a veces, se ven obligados a dormir fuera de un edificio donde el agua “sabe a cloro”, según un abogado que recientemente entrevistó a algunos de los migrantes.

“Fue tan malo que las madres guardaron el agua embotellada que pudieron y la usaron para mezclar la fórmula para bebés”, dijo la abogada Gialluca a The Texas Tribune el sábado.

Pero cuando recuerda las condiciones que le describieron los inmigrantes que entrevistó en el Centro de Procesamiento Centralizado de McAllen, Gialluca dijo que vuelve a una cosa.

Gialluca y muchos otros abogados se han estado reuniendo con niños y madres jóvenes en las instalaciones de todo el estado este mes como abogados pro bono. En el Centro McAllen, Gialluca dijo que todas las personas con las que habló dijeron que buscaron a los agentes de la Patrulla Fronteriza después de cruzar el Río Grande y se entregaron para poder solicitar asilo.

Gialluca dijo que los migrantes, todos de Honduras, Guatemala y El Salvador, le dijeron que no estaban recibiendo atención médica adecuada y que los niños no tenían suficiente ropa limpia.

Incapaces de limpiarse ellas mismas, las madres jóvenes informaron que limpiaban las narices o los vómitos de sus hijos con su propia ropa, dijo Gialluca. No hay suficientes tazas o biberones, por lo que muchos se reutilizan o se comparten. “No existe ahí una higiene básica”, dijo Gialluca. “Es una crisis de salud… una crisis de salud creada, enfatizó la abogada. (Con información de Texas Tribune)