El Paso

Hay vacantes de empleo pero menos interesados

Estados Unidos tiene 8.4 millones de desempleados y 10 millones de puestos disponibles

Heather Long, Alyssa Fowers y Andrew Van Dam / The Washington Post

lunes, 06 septiembre 2021 | 06:00

Cortesía | el servicio por ventanilla es una opción

Un misterio se encuentra en el corazón de la recuperación económica: hay 10 millones de puestos de trabajo vacantes, pero más de 8.4 millones de desempleados todavía están buscando trabajo activamente.

El mercado laboral parece, en cierto modo, una situación de auge. Los dueños de negocios se quejan de que no pueden encontrar suficientes trabajadores, el pago aumenta rápidamente y los clientes son recibidos con letreros que dicen “tenga paciencia, tenemos poco personal” en muchas tiendas y restaurantes.

Pero la nación permanece en medio de una pandemia mortal con hospitalizaciones por Covid-19 en sus tasas más altas desde enero. 

El aumento está pesando nuevamente sobre el mercado laboral, con apenas 235,000 puestos de trabajo agregados en agosto. 

Todavía hay 5 millones de empleos menos en comparación con antes de la pandemia, lo que refleja problemas continuos, incluido el cuidado de niños, ya que algunas escuelas y guarderías cerraron nuevamente debido a los brotes.

Aunque fácil de entender, el problema es complejo.

Desde la Casa Blanca hasta los restaurantes locales de Waffle House, existe una lucha por comprender lo que está sucediendo y lo que es probable que se avecine.

Este fin de semana, la crisis del empleo llegará a un punto de inflexión, ya que muchos de los desempleados perderán los 300 dólares en beneficios semanales federales y millones de trabajadores autónomos perderán la ayuda por desempleo por completo. 

Algunos anticipan un aumento en los solicitantes de empleo, aunque en 22 estados que ya eliminaron esos beneficios, los trabajadores no volvieron a trabajar.

En el fondo, se está produciendo una reasignación masiva en la economía que está provocando una “gran reevaluación” del trabajo en Estados Unidos, tanto desde la perspectiva del empleador como del empleado. 

Los trabajadores están cambiando a dónde quieren trabajar y cómo. 

Para algunos, esta es una elección personal. La pandemia y todas las ansiedades, los encierros y el tiempo en casa han cambiado a la gente. Algunos quieren trabajar de forma remota para siempre. Otros quieren pasar más tiempo con la familia. Y otros quieren una trayectoria profesional más flexible o significativa. Es la mentalidad de “sólo se vive una vez” con esteroides. 

Mientras tanto, las empresas están reforzando la automatización y rehaciendo cadenas de suministro y configuraciones de oficinas completas.

La reevaluación se está desarrollando en todas las facetas del mercado laboral este año, ya que las personas toman decisiones sobre el trabajo muy diferentes a las que tomaron antes de la pandemia. Las renuncias son las más altas registradas: un 13 por ciento más que los niveles anteriores a la pandemia.

Hay 4.9 millones más de personas que no están trabajando o buscando trabajo que antes de la pandemia. Hay un aumento en las jubilaciones con 3.6 millones de personas que se jubilan durante la pandemia, o más de 2 millones más de lo esperado. Y ha habido un impulso en el espíritu empresarial que ha provocado el mayor salto en años en nuevas aplicaciones comerciales.

“La economía está atravesando un gran cambio en general y eso tiene ramificaciones”, dijo Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal de 2006 a 2014. “Estamos reasignando dónde queremos trabajar y cómo queremos trabajar. La gente está tratando de calcular y averiguar cuáles son sus mejores opciones y dónde quiere estar”.

Existe un desajuste fundamental entre qué industrias tienen la mayor cantidad de puestos vacantes ahora y cuántas personas desempleadas solían trabajar en esa industria antes de la pandemia. 

Por ejemplo, hay casi 3.5 millones de puestos de trabajo vacantes en el sector de la hostelería y menos de 1.5 millones de desempleados cuyo trabajo más reciente fue en la hostelería.

Han surgido desajustes similares en los servicios de educación y salud, donde hay casi el doble de vacantes que de personas cuyo último trabajo fue en ese sector.

En los últimos meses, los trabajadores de la salud y los educadores han renunciado a sus trabajos con la tasa más alta registrada, que se remonta a 2002, según muestran los datos del Departamento de Trabajo.

“Esta es normalmente la época del año que reclutamos para el próximo año escolar, pero literalmente no podemos conseguir suficientes candidatos, y estamos viendo que las personas titulares se van”, dijo Cindy Lehnhoff, una veterana de 36 años en la industria del cuidado infantil. 

A nivel nacional, la mayoría de las industrias tienen más vacantes que las personas con experiencia previa en ese sector, según muestran los datos del Departamento de Trabajo. 

Si bien las empresas dicen que están luchando por encontrar trabajadores, muchos desempleados dicen que tienen problemas para ser contratados, especialmente si no han trabajado durante un año.

El conductor de montacargas Brandon Harvey y su esposa solían trabajar en un almacén en las afueras de Atlanta que cerró durante la pandemia y nunca volvió a abrir. Harvey, de 33 años, buscó trabajo durante meses, buscó en Internet y condujo por South Fulton. Presentó innumerables solicitudes, pero rara vez recibió llamadas.

“Me temo que los empleadores dudan mucho en darte una oportunidad en este momento si no has trabajado por un tiempo”, dijo Harvey durante el verano, cuando su búsqueda parecía especialmente frustrante.

Harvey y su esposa se atrasaron en el pago del alquiler. Su casero quería desalojarlos. Lucharon por mantenerse positivos frente a sus dos hijos, un niño pequeño y un niño de 13 años. Harvey vio muchos trabajos de $10 y $12 por hora durante toda la primavera y el verano, pero no sería suficiente para que su familia sobreviviera.  El ganaba 17 dólares por hora antes de la pandemia.

“Definitivamente no iba a trabajar por 10 o 12 dólares la hora. Eso no iba a hacer nada”, dijo Harvey.

Después de meses de búsqueda de trabajo, a fines de agosto, finalmente recibió una oferta de trabajo por 21 dólares la hora en el almacén de un importante minorista. Esperaba comenzar el 4 de septiembre.

Las empresas de toda la economía están aumentando los sueldos a un ritmo rápido en un esfuerzo por atraer a más personas para que vuelvan a trabajar. Ha ayudado, pero los dolores de la pandemia y la reasignación siguen siendo barreras importantes.

El salario promedio de los trabajadores de base aumentó un 2.8 por ciento en los últimos cinco meses, fuera de la pandemia, que es la tasa de aumento más rápida desde 1981.

Ha habido una competencia salarial especialmente feroz por los puestos con salarios más bajos, especialmente porque muchos ex trabajadores del sector de servicios dicen que no regresarán a ningún precio debido a las largas jornadas, el trabajo agotador y la mayor exposición al virus.

El salario aumentó un 8.8 por ciento para los trabajadores no administrativos en el sector de restaurantes y hostelería y un 6.1 por ciento para los trabajadores de almacén en los últimos cinco meses. Parece estar ayudando a atraer a algunos trabajadores de regreso.

De los 3.1 millones de puestos de trabajo ganados desde marzo, casi la mitad están en hostelería, aunque la contratación en el sector se estancó en agosto debido a que la variante Delta del Covid-19 se disparó.

Los economistas señalan que los empleos en general se están recuperando a un ritmo notable. Más del 75 por ciento de los trabajos perdidos durante la pandemia han regresado, una recuperación mucho más rápida de lo que casi nadie anticipó hace un año. 

Los pronosticadores privados anticipan que todos los empleos perdidos podrían volver a mediados o fines de 2022, un repunte de aproximadamente dos años en comparación con los más de seis años que tardó el mercado laboral en recuperarse de la Gran Recesión. 

close
search