Hallan cerca de la frontera a una mujer y tres niños muertos

Creen las autoridades que fallecieron varios días antes de ser descubiertos el domingo en el Valle del Río Grande

Associated Press
martes, 25 junio 2019 | 06:00
Associated Press | Pese a advertencias, suman más decesos de migrantes

Dos bebés, un infante y una mujer fueron encontrados sin vida cerca de la frontera entre Estados Unidos y México bajo un calor abrasador, en un preámbulo de lo que podría dejar el verano en momentos en que números nunca antes vistos de familias migrantes intentan llegar a Estados Unidos.

Las autoridades creen que los cuatro llevaban muertos varios días antes de que sus cuerpos fueran descubiertos el domingo en el Valle del Río Grande. No se han dado a conocer detalles sobre la relación entre las víctimas.

Se trata del más reciente descubrimiento lúgubre de migrantes que mueren mientras intentan atravesar el peligroso desierto y el caudaloso Río Grande.

Las cuatro víctimas perecieron a causa del calor después de vadear el río, dijo a The Associated Press un funcionario policial familiarizado con la investigación, y que habló bajo condición de anonimato a falta de autorización para discutir el tema de manera pública.

Las familias de migrantes han cruzado la frontera en números sin precedente en los últimos meses, alcanzando su punto más alto durante mayo, cuando fueron detenidos 84 mil adultos y niños que viajaban en grupos familiares. Desde el inicio del año, casi 500 mil migrantes han sido aprehendidos en la frontera, dejando como resultado el hacinamiento en los centros de detención de Estados Unidos.

El año pasado se registraron 283 muertes de migrantes en los 3 mil 200 kilómetros (2 mil millas) de la frontera. No se ha dado a conocer hasta el momento el número de decesos en lo que va del año.

Se cree que tres niños y un adulto procedentes de Honduras fallecieron después de que su balsa se volcó en el Río Grande en abril pasado. Habían considerado solicitar asilo pero se frustraron por la larga lista de espera para cruzar a Estados Unidos, de acuerdo con el director de un albergue que conoció a la familia.

Una niña de 6 años procedente de la India fue encontrada sin vida debido al calor extremo en Arizona a principios de este mes, y siete personas que se cree eran migrantes murieron junto a canales de irrigación paralelos a los muros fronterizos cerca de El Paso. El año pasado murieron 11 personas en condiciones similares.

El portavoz de la Patrulla Fronteriza, Ramiro Cordero, dijo que en años anteriores se desplegaba a agentes cerca de las canaletas y escuchaban los gritos de ayuda de los inmigrantes. Pero este año realizan otras tareas debido al gran número de personas que llegan a la frontera, algunas de ellas en mal estado de salud.

“Desafortunadamente, debido a la llegada de tantos foráneos ilegales y la necesidad de enviar agentes a realizar otras labores, como traslado y escoltas hospitalarias, no hay muchos agentes que estén disponibles para escuchar los gritos de ayuda”, dijo en un comunicado.

El Gobierno del presidente Donald Trump también ha sido duramente criticado por quienes creen que ha asumido una postura demasiado estricta con los voluntarios que ayudan a los inmigrantes al dejarles envases con agua en el desierto y proporcionándoles asistencia médica.

El Departamento de Justicia procesó a un voluntario del grupo de ayuda No more Deaths (No más muertes) por cargos de conspiración por darles agua, alimentos y hospedaje a dos migrantes el año pasado. El acusado enfrentaba hasta 20 años de prisión, pero el caso culminó en un juicio nulo a principios de este mes, después de que el jurado no pudo alcanzar un veredicto.

Los inmigrantes que cruzan la frontera y se entregan a las autoridades están pasando sus propios problemas y riesgos bajo custodia del Gobierno. Desde finales del año pasado han muerto cinco niños después de ser detenidos por las autoridades de inmigración, y decenas de jóvenes fueron encontrados la semana pasada en condiciones insalubres dentro de una estación de la Patrulla Fronteriza cerca de El Paso. El Gobierno transfirió el lunes a la mayoría de los niños a otras instalaciones.

Las autoridades señalan que el clima es uno de los factores en los decesos recientes.

Nevadas inusuales en las Montañas Rocallosas envían más agua hacia el Río Grande y los canales adyacentes, creando aguas engañosamente rápidas. Los agentes fronterizos señalan que rescatan a migrantes del río prácticamente a diario.

Agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus iniciales en inglés) han respondido a 3 mil 330 emergencias de rescate desde el inicio del año fiscal, el 1 de octubre. Esas cifras a menudo aumentan en los próximos meses, conforme se incrementan las temperaturas.

Durante el año fiscal anterior, las cuadrillas de rescate de la CBP respondieron a más de 4 mil 300 emergencias.

Los canales de riego cerca de El Paso lucen calmados en la superficie y parecen fáciles de cruzar, pero su forma de “V” causa una rápida corriente de fondo que dificulta salir de ahí.