El Paso

Fincan a Crusius otro cargo por asesinato

Gran Jurado oficializará hoy acusación tras deceso de Memo García, la víctima fatal número 23 del tiroteo en Walmart

Archivo / El tirador se declaró no culpable

Sabrina Zuniga / El Diario de El Paso

jueves, 25 junio 2020 | 06:00

Este jueves 25 de junio, Patrick Crusius, principal responsable de perpetrar el tiroteo masivo del pasado 3 de agosto en Walmart de Cielo Vista, será acusado nuevamente con los cargos de asesinato adicionales, derivados de la muerte del entrenador Guillermo ‘Memo’ García, quien falleciera a finales de abril del 2020, convirtiéndolo en la víctima número 23 del fatal ataque.

De acuerdo con la información confirmada por la Oficina del Fiscal de Distrito, “este jueves un Gran Jurado agregará el nombre de García a la acusación de homicidio capital y se van a agregar cargos para los heridos del tiroteo”, según se lee en la declaración enviada a El Diario de El Paso.

La nueva acusación de Crusius incluirá la muerte del hombre de 36 años. García murió después de ser hospitalizado en Cuidados Intensivos durante meses después del tiroteo, y aunque se sometió a docenas de operaciones, no logró sobrevivir.

De acuerdo con la acusación estatal de Crusius, se le adjunta el cargo por homicidio capital por múltiples víctimas. En el documento se agregan los nombres de los 22 fallecidos, de los cuales, ocho eran ciudadanos mexicanos. Ahora, se espera que el nombre de García se añada formalmente a la acusación que pende en la Corte del Condado de El Paso.

Debido a que el cargo es capital, lo hace elegible para la pena de muerte si es declarado culpable.

Según la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de El Paso, la acusación también cubrirá los cargos de los heridos en el ataque, los cuales, se contabilizan en dos docenas.

Aunque los heridos sobrevivieron al tiroteo, cientos más han sufrido traumas psicológicos, ya sea porque estaban presentes o porque un ser querido resultó herido, según declararon autoridades en ocasiones anteriores.

Crusius –de 21 años y originario de Allen, Texas, cerca de Dallas– permanece recluido sin fianza en la cárcel del Centro de El Paso por los cargos de asesinato estatales, así como por una acusación federal de 90 cargos en la que fue acusado de crímenes de odio en el tiroteo por ser dirigido a hispanos.

Las autoridades han dicho que la acusación federal contra Crusius será paralela al caso de asesinato capital del estado, por lo que el fiscal Esparza ya ha dicho que buscará la pena de muerte.

El pasado 9 de junio, David Lane, abogado del tirador, declaró a El Diario de El Paso que a pesar de los cambios en las fechas y los aplazamientos –por la pandemia del Covid-19–, ambos equipos legales en representación de Crusius se han estado preparando para los juicios, tanto estatales, como federales.

“Hemos estado trabajando muy duro para proteger los derechos constitucionales del señor Crusius”, comentó el abogado. “También, hemos estado en contacto regular con él, trabajando para ambos juicios. Nos preparamos para el juicio federal y para el estatal, aunque no tenemos aún fechas, todo está tentativo”, agregó Lane.

Dijo que aunque prefiere no comentar acerca del estado de ánimo de su cliente, compartió que se encuentra totalmente aislado, en su celda y bajo una vigilancia permanente, conocida en inglés como ‘suicide watch’, que cuenta con la única intensión de evitar que Crusius se autolesione o trate de quitarse la vida.

“Es lo que puedo confirmar, sigue en completo aislamiento, y desde que entró a prisión, ha estado bajo vigilancia suicida”, expresó Lane.

En cuanto a las audiencias en la Corte del Condado de El Paso –por el cargo de homicidio capital a múltiples personas–, también ha habido aplazamientos y cancelaciones. De acuerdo con datos de la Corte, el caso de Crusius contaba con una audiencia de estatus el 13 de febrero, cancelada y aplazada al 4 de marzo, misma que también fue cancelada. No se han establecido nuevas fechas al momento.

Los fiscales federales y estatales indicaron previamente que el ataque fue el resultado del racismo. Han dicho que Crusius llevó a cabo los tiroteos para asustar y persuadir a los hispanos a abandonar los Estados Unidos, un complot que alegan fue descrito en un manifiesto publicado en Internet poco antes del ataque, “La verdad incómoda”, como nombre.