PUBLICIDAD

El Paso

Fentanilo segó vidas de sus seres queridos

En una cumbre convocada por la DEA, familias intercambian testimonios

Jaime Torres / El Diario de El Paso

lunes, 28 noviembre 2022 | 08:33

Jaime Torres / El Diario de El Paso Jaime Torres / El Diario de El Paso

PUBLICIDAD

Para escuchar y compartir testimonios de las familias que han sufrido la pérdida de un ser querido debido al consumo de sustancias ilícitas como el fentanilo, la División de la DEA en El Paso, en conjunto con otras agencias, llevó a cabo la primera Cumbre Familiar en la Iglesia Comunitaria de Hope City, ubicada en el 6115 Woodrow Bean.

Con la presencia de Greg Millard, Agente especial a cargo de la División de El Paso de la DEA, se logró atender a las familias radicadas en el oeste de Texas y Nuevo México mientras compartía revelaciones sobre sus seres queridos que perdieron la vida a causa del consumo de drogas.

PUBLICIDAD

Asimismo pusieron a disposición información de concientización y recursos educativos enfocados a la prevención, tratamiento y consejería apoyados con otros socios comunitarios y de gobierno. (Jaime Torres)

“Estamos aquí para apoyar a las familias que han sufrido la pérdida de un ser querido debido a sustancias ilícitas o tienen un ser querido que actualmente sufre un trastorno por uso de sustancias ilícitas”, dijo Millard, anfitrión del evento.

Jennipher Talamantes, consejera del Distrito Escolar Independiente de Ysleta, fue una de las personas que ha sufrido las consecuencias del fentanilo, al perder a su hijo Jacob, de 25 años de edad, después de haber tomado pastillas Percocet falso, que en realidad era un opioide sintético.

“Estamos aquí tratando de crear conciencia porque lo que he vivido en estos dos años ha sido muy duro y no quiero que otra familia pase por eso”, dijo Talamantes, al tiempo que alertó a los jóvenes sobre lo peligrosa que es esta droga.

La muerte de su hijo, quien decidió mudarse a un suburbio en las afueras de Dallas, Texas, al terminar su preparatoria, ha sido un dolor tan grande que no ha podido superar, pero con la ayuda de la comunidad, en especial con tres de sus mejores amigas, va saliendo adelante”, dijo.

Visiblemente consternada manifestó que nunca pensó que se tendría un problema tan grande de sobredosis de drogas aquí en El Paso, y ver que la nueva droga en pastillas estuviera  arrojando más muertes en adultos jóvenes”, indicó Talamantes.

“Nuestro objetivo a través de esta cumbre es encontrar más formas de trabajar juntos para que otros no experimenten lo que ellos han pasado. La DEA está con ellos”, dijo el titular de la agencia antidrogas en El Paso.

Al igual que Jennipher, decenas de familias en la región fronteriza han experimentado una pérdida trágica de sus seres queridos debido a una sobredosis.

“Mi hijo Jacob era feliz, tenía muchos amigos, pero también quería ser alguien en este mundo… se fue al salir de Eastlake para seguir su escuela y poner su propio negocio, pero los problemas de pareja, la depresión y la falta de trabajo a causa del Covid-19 lo empujaron a ese camino”, dijo angustiada la madre de tres hijos.

Manifestó que en realidad su hijo no sabía y nunca supo que lo que consumía era fentanilo y solo sabía que era un medicamento para aliviar sus dolores musculares.

Aunque aceptó que durante su adolescencia consumía mariguana, adicción que siempre le reclamaba, su hijo era un hombre bueno y un excelente padre de dos hijas a quien adoraba.

“Como jóvenes nunca piensan en que les puede pasar algo, por eso es importante que como padres mantengamos siempre una buena comunicación con nuestros hijos”, comentó afligida.

Indicó que a pesar del crecimiento de las adicciones hay estigmas en nuestra comunidad y nadie quiere contar sus historias sobre lo que han pasado con sus hijos… “Es importante que hablen, se eduquen y sobre todo estar en contacto con gente que está lista para ayudarlos”.

Expresó que con la conformación de Healing Addiction in Our Community, una organización sin fines de lucro para la educación y la concientización se pretende tener ese contacto con las víctimas del fentanilo por lo que instó a esas familias a unirse al grupo.

Carlos Briano, oficial de información pública de la División de El Paso de la DEA, dijo que en esta cumbre se brindó la oportunidad a las familias afectadas aprendieran sobre lo que está haciendo la DEA sobre este problema y qué recursos tiene.

“Van a aprender mucho en esta cumbre pero para nosotros lo más primordial fue escuchar a las familias, queríamos saber su historia y que se conocieran entre ellas para que integraran una comunidad”, dijo.

Expresó que se dieron cuenta de que a veces hay un estigma sobre este tipo de muerte por lo que se pretende eliminarlo, puntualizó tras resaltar que en 2017 se registraron 10 muertes a causa del fentanilo y que el año pasado la estadística subió a 77.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search