PUBLICIDAD

El Paso

Familia de migrantes se reencuentra con su perro

Venezolanos en busca de asilo fueron separados de su cachorro al ingresar al país, luego de semanas vuelven a reunirse

Corrie Bodreaux / El Paso Matters

lunes, 01 agosto 2022 | 06:00

El Paso Matters | Johnny, a la derecha, y su hijo se aferran a Simba mientras el cachorro les lame la cara El Paso Matters | Agentes de la BP entregaron al perro a Servicios para Animales

PUBLICIDAD

En la recepción del Aeropuerto Internacional de El Paso, una desesperada travesía y una dolorosa separación culminaron en una reunión llena de abrazos… y lamidas.

Una familia que buscaba asilo político en Estados Unidos se volvió a reunir el miércoles con el perro que trajeron en su travesía de cuatro meses desde Venezuela, la mayoría a pie. La familia y el perro fueron separados en El Paso.

PUBLICIDAD

Simba, un pequeño can de color negro y café de raza mezclada con grandes orejas y una cara que es una vaga reminiscencia de un perro salchicha, ha sido parte de la familia desde que nació en el mes de febrero.

En una emotiva escena, el pequeño Simba, cuyo rabo agitaba velozmente, corrió para reunirse con los humanos, quienes lo abrazaron entre sonrisas y lágrimas.

“Nos sentimos alegres. Él es parte de la familia y es mi hijo más pequeño. Él y mis hijos nos han dado la fortaleza para poder llegar hasta aquí”, comentó Yurimar de 35 años.

El Paso Matters identifica a los migrantes por su primer nombre porque muchos están huyendo de la violencia y temen por su seguridad.

Un miembro de la familia

Yurimar y su esposo Johnny de 38 años, salieron de Venezuela el 10 de marzo con Simba y sus tres hijos para buscar asilo político en Estados Unidos.

Como ex empleados del gobierno, enfrentaron la persecución política, incluyendo el que no les permitieran comprar comida a precios subsidiados a través de los Comités de Producción y Suministro Local que están monopolizados por el gobierno.

Los Comités han sido criticados por su corrupción y por usarlos como una herramienta de control político.

Con poco dinero para los gastos de viaje y alimentos, la familia caminó la mayoría de las 2 mil 300 millas desde Venezuela hasta el Sur de México. Simba era un pequeño cachorro cuando emprendieron el viaje, caminando lentamente por Colombia y Centroamérica.

En Tapachula, una ciudad mexicana cerca de la frontera con Guatemala, Johnny ganó dinero trabajando en un albergue para migrantes. Con su salario y la ayuda de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en Tapachula, pudieron realizar la última parte de su travesía de cuatro meses hasta la frontera con Estados Unidos.

“Teníamos suficiente dinero para comprar los boletos de autobús”, comentó Yurimar. “Hicimos todo el recorrido sin comer. Nosotros como adultos no comimos para que hubiera alimentos para los niños y Simba”.

Cuando la familia cruzó el Río Grande desde Ciudad Juárez a El Paso el 12 de julio, se entregaron voluntariamente al primer agente de la Patrulla Fronteriza que vieron. Inicialmente, fueron recibidos con amenazas en contra del cachorro, comentó Yurimar.

“Pensamos que nunca volveríamos a ver a Simba porque la Patrulla Fronteriza nos trató muy mal cuando vieron el perro”, dijo Yurimar. “El agente dijo que iba a tirar el perro al río”.

Nos dijo que nos deshiciéramos de él o no podríamos subir al vehículo. Luego, llego otro automóvil y es cuando le dijeron a mi hijo que se subiera a la camioneta con el perro, y el resto de nosotros nos fuimos en el otro vehículo”.

Una vez que estuvieron en las instalaciones de procesamiento, la familia fue confrontada nuevamente con la amenaza de perder a Simba. Ni el centro de proceso ni el albergue temporal al que seria enviada la familia permitían animales.

Afortunadamente, uno de los agentes “se conmovió” por las emociones de los niños y decidió ayudarlos, dijo Yurimar.

Una “extraña petición”

Ruby Montana es una maestra de la Universidad de Texas en El Paso (UTEP) y a quien le agradan mucho los animales. Junto con su hermano, fundó Rescate de Cachorros en el Puente, un grupo que se dedica casi exclusivamente a encontrarles hogar a los perros callejeros y que usualmente llegan solos de Juárez a través de los puentes internacionales y cruzan la frontera hacia El Paso.

El 12 de julio, Montana recibió un mensaje de un agente de la Patrulla Fronteriza que empezaba diciendo “Tenemos una extraña petición, tenemos a una familia de 5 integrantes que esta tarde se entregaron voluntariamente a la custodia de la Patrulla Fronteriza. El perro es un macho de 5 meses de edad”. 

El agente le pidió ayuda a Montana para encontrar un lugar en donde cuidaran al perro mientras la familia era autorizada para ingresar al país.

Aunque se permite que las familias ingresen a Estados Unidos con perros como mascotas, deben estar vacunados contra la rabia y tener buena salud, de acuerdo a los lineamientos del Departamento de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

Oficiales de la Patrulla Fronteriza (BP) le enviaron un comunicado a El Paso Matters a través de un correo electrónico diciendo que “es raro encontrar migrantes que intenten ingresar a Estados Unidos viajando con una mascota”.

En el Sector de El Paso, usualmente las mascotas son entregadas a la custodia del Departamento de Agricultura de Estados Unidos o a las autoridades locales en el Condado de El Paso o Nuevo México.

Debido a que los registros de vacunas de Simba fueron robadas y en las instalaciones de la BP no permiten animales, los agentes entregaron a Simba a los Servicios Animales de El Paso. Montana pudo contactar esa noche a Kathy Patterson, una experimentada rescatista y cuidadora de perros en Chaparral, Nuevo México, a través de las redes sociales.

Al día siguiente, Patterson recogió a Simba en los Servicios Animales.

“Originalmente se suponía que iban a ser dos o tres días, pero yo estaba muy contenta de quedármelo un poco más tiempo”, dijo Patterson. “Él es un perrito muy agradable”.

Montana se mantuvo en contacto con Yurimar, enviándole fotos y noticias de Simba.

“Era obvio que era un gran alivio para ella saber que Simba estaba bien”, dijo Montana. “Ella envió un par de mensajes de voz para Simba y el ver su reacción al escuchar la voz de ella fue realmente especial”.

El martes, Montana se enteró que la familia estaba preparada para ser liberada. Sin embargo, la organización no lucrativa que les pagó el boleto de avión para Nueva York no pagó la tarifa adicional para mascotas para Simba.

También descubrió que Yurimar, Johnny y sus tres hijos “no tenían absolutamente nada excepto la ropa que vestían”.

Nuevamente, Montana le pidió ayuda a sus seguidores en las redes sociales y las donaciones empezaron a llegar para comprarles ropa y los suministros básicos y para el boleto de Simba para viajar con su familia.

Reunidos

El miércoles por la tarde, Montana y Patterson se estacionaron en el aeropuerto y descargaron cuatro mochilas, tres maletas y un pequeño perro.

Mientras se dirigían caminando hacia la recepción del aeropuerto, los tres niños y Yurimar vieron a Sima desde el otro extremo del mostrador para la venta de boletos. Luego, corrieron hacia él con los brazos abiertos, Johnny los siguió de cerca. Simba saltó de los brazos de Patterson y corrió hacia ellos.

Se unieron en una gozosa fusión de cariños, lamidas, abrazos y lágrimas.

“Al ver ese momento, su emoción y observar que el rabo de Simba se movía rápidamente y verlos llorar, fue uno de los momentos más satisfactorios de toda mi vida”, dijo Montana. “Ese tipo de momentos no suceden todos los días”.

La hermana humana de Simba que tiene 12 años, dijo que estaba desesperada por jugar con él y abrazarlo para que se duerma después de la difícil travesía desde Venezuela.

“Ahora, quiero tener algo estable con mi familia”, dijo.

Con Simba colocado de manera segura en una caja para transportar mascotas, la familia caminó debajo de una enorme bandera estadounidense y hacia el inicio de una nueva vida.

“Él es mi bebé más pequeño”, dijo Yurimar. “Gracias a todos, gracias por reunir a mi familia. Necesitábamos tenerlo con nosotros”.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search