El Paso

Falla estrategia binacional contra la pandemia

A pesar de lo hablado y de las insistencias de la congresista Escobar, la única acción que se ha tomado es cerrar la frontera

The New York Times

Molly Smith / El Paso Matters

martes, 23 marzo 2021 | 06:00

Cuando el presidente de México viajó a la Casa Blanca el verano pasado, la representante de los Estados Unidos Verónica Escobar instó al presidente Donald Trump a poner la discusión sobre un plan binacional de respuesta al coronavirus en la parte superior de la agenda.

Pero ese tema no surgió durante su conversación del 8 de julio de 2020, según la lectura de su primera reunión en persona desde que se desató la pandemia.

El virus fue una señal en los comentarios públicos que hicieron Trump y Andrés Manuel López Obrador para marcar el inicio de un acuerdo comercial revisado. “También hemos trabajado juntos en la batalla contra el coronavirus”, dijo Trump, y señaló que Estados Unidos había enviado a México 600 ventiladores y más por venir.

Cuando se les preguntó qué esfuerzos federales conjuntos se hicieron para controlar la propagación del virus en las comunidades que se extienden a ambos lados de la frontera entre Estados Unidos y México, los expertos y los funcionarios locales señalaron un solo esfuerzo: las restricciones fronterizas, vigentes desde el 21 de marzo de 2020, en gran parte a instancias del Gobierno de Estados Unidos.

“Hice sonar la alarma a la administración Trump desde el principio, pero no podría haber sido más claro que el ex presidente no tenía una estrategia nacional”, dijo Escobar, demócrata de El Paso, sobre su impulso para mantener seguro a El Paso y Juárez. Su estrategia, dijo, fue “rendirse al virus”.

En ausencia de una estrategia binacional de salud pública, las comunidades fronterizas de Texas, que tienen algunas de las tasas de pobreza más altas del estado y un gran número de residentes sin seguro, se encuentran entre las más afectadas. Desde el 1 de julio, los condados de El Paso e Hidalgo han tenido las tasas de muerte por Covid-19 más altas de los condados urbanos del país.

Los funcionarios de Salud de Chihuahua y Texas han reportado más de 5 mil 100 muertes en la región de El Paso-Juárez, hogar de 2.2 millones de personas, un recuento que está ligeramente por detrás del Condado de Harris, que es el doble de tamaño.

“Esto es lo que sucede cuando no pensamos adecuadamente en nosotros mismos como una región que comparte nuestros altibajos, y eso debe suceder en los niveles más altos de Gobierno”, dijo Escobar.

Agencias de coordinación, inexistentes

Aunque los países comparten una frontera de 2 mil millas, la falta de colaboración binacional no es una sorpresa, dijo Tony Payán, director del Centro para Estados Unidos y México del Instituto Baker de Políticas Públicas de la Universidad Rice.

“Trump realmente no creía en trabajar con otros países”, dijo.

Trump y López Obrador tienen perspectivas similares sobre el coronavirus, minimizando públicamente su gravedad, evitando las máscaras y siguieron realizando mítines políticos, incluso después de que cada uno contrajo el virus. Estados Unidos tiene el mayor número de muertes por Covid-19 del mundo, mientras que México tiene el tercero más alto.

La colaboración binacional se vio obstaculizada por agencias de coordinación inexistentes y con fondos insuficientes, dijo Payán, señalando el cierre en 2014 de la oficina de campo de la Organización Panamericana de la Salud / Organización Mundial de la Salud en El Paso, que se centró en las enfermedades transmisibles en la zona fronteriza.

“Cuando se desmantelan las organizaciones que podrían haber tenido los recursos, el presupuesto, el personal, la experiencia y los medios organizativos para sentarse y pensar en la pandemia, sus patrones y qué hacer al respecto, no debería sorprender que las ciudades y los habitantes de la frontera estaban solos”, dijo Payán.

Escobar está presionando para obtener más fondos para la Comisión de Salud Fronteriza México-Estados Unidos, que depende del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos y brinda “el liderazgo necesario para desarrollar acciones coordinadas y binacionales” para mejorar la salud en la zona fronteriza, según el sitio web del HHS.

La administración Trump “paralizó” la sección estadounidense de la comisión, dijo Eva Moya, profesora asociada de trabajo social en la Universidad de Texas en El Paso. La oficina de la comisión en El Paso ha perdido personal y la comisión estuvo sin un gerente durante gran parte de la pandemia, dijo.

La información sobre sus actividades y niveles de financiación es escasa, si no inexistente. El HHS no respondió a las solicitudes para entrevistar a miembros de la Comisión de Salud Fronteriza México-Estados Unidos.

El Dr. José Manuel de la Rosa, rector y vicepresidente de alcance y participación comunitaria en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Tecnológica de Texas en El Paso, dijo que no podía hablar en su papel de miembro de la comisión. Ha formado parte de la comisión desde que el presidente W. Bush lo nombró en 2003.

“No veo ninguna presencia de liderazgo alrededor de la frontera entre Estados Unidos y México”, dijo Moya. “No veo programación que se haga en conjunto con nuestras contrapartes mexicanas”.

Este mes, Escobar volvió a presentar un proyecto de ley que ordena a la comisión que desarrolle un plan estratégico binacional sobre cómo la zona fronteriza “debe fortalecer su respuesta al Covid-19, con un enfoque en las pruebas, rastreo de contactos y otras medidas de prevención y control de infecciones”. El proyecto de ley también encomienda a la comisión la creación de un plan para distribuir la vacuna en la zona fronteriza.

Los esfuerzos binacionales locales han sido limitados

La coordinación binacional ha ocurrido principalmente a nivel local en forma de intercambio de información entre funcionarios locales, universidades y organizaciones sin fines de lucro, dijo De la Rosa.

El secretario de Salud del estado de Chihuahua, Eduardo Fernández, visitó el Centro Médico Universitario de El Paso y los sitios de vacunación masiva de UTEP el mes pasado para conocer las mejores prácticas. UTEP acordó compartir su software de registro y citas de vacunas con los funcionarios de Salud de Chihuahua para acelerar el despliegue de la vacuna en Juárez.

El lanzamiento de la vacuna en México ha sido lento, obstaculizado por la escasez y los retrasos en el suministro. Ha vacunado a los trabajadores de la salud y ahora se centra en personas mayores de 60 años.

Los funcionarios de El Paso tenían una capacidad limitada para crear una estrategia de salud coherente con sus homólogos de Juárez, dijo el juez del Condado de El Paso, Ricardo Samaniego.

“En el momento en que hubiéramos entrado en un enfoque regional, entonces podríamos haber creado pautas regionales; realmente no se pueden crear pautas regionales en una relación tan informal de lucha contra Covid-19”, dijo.

Durante el verano, el alcalde de Juárez, Armando Cabada, pidió al alcalde de El Paso y al juez del Condado que le ayudaran a suministrar materiales de prueba a su ciudad, pero las restricciones federales limitaron a El Paso a hacerlo, así como a compartir otros suministros médicos.

Con pruebas públicas limitadas y pruebas privadas fuera del alcance de muchos, Juárez, en cambio, se centró en una campaña de prevención.

Aunque las medidas de coronavirus de las ciudades a veces se han reflejado estrechamente entre sí, divergieron después de que el gobernador de Texas, Greg Abbott, despojó a los funcionarios locales de su capacidad para establecer restricciones a las empresas.

Impacto de las restricciones al cruce de fronteras

El cierre exclusivo de la frontera terrestre entre Estados Unidos y México al tráfico “no esencial” fue un enfoque defectuoso para frenar la propagación del virus, dicen los expertos.

Los ciudadanos estadounidenses, los residentes legales permanentes y los titulares de visas de trabajo aún pueden cruzar libremente. Aunque los cruces no se encuentran en niveles pre pandémicos, decenas de miles de personas cruzan mensualmente, tanto que el alcalde de Juárez imploró al Gobierno mexicano, sin éxito, que prohibiera a los ciudadanos estadounidenses ingresar a México para viajes “no esenciales”.

Escobar tiene la esperanza de que la administración Biden adopte medidas binacionales significativas para eliminar el virus a lo largo de la frontera. Se sintió alentada por la solicitud de López Obrador de ayuda para asegurar las vacunas cuando los presidentes se reunieron prácticamente el 1 de marzo.

“Creo que es un buen paso que el presidente mexicano reconozca que tenemos que trabajar juntos”, dijo Escobar. “Pero quiero que México dé prioridad (vacunando) a las comunidades fronterizas porque si vamos a ayudar a nuestro vecino, mi perspectiva es que la ayuda no ha llegado a las áreas inundadas donde estamos más estrechamente entrelazados”.

La Casa Blanca dijo el jueves que Estados Unidos planea prestar 2.5 millones de dosis de la vacuna AstraZeneca a México, con una población de cerca de 130 millones de personas. Esa vacuna aún no ha sido aprobada para su uso en los Estados Unidos.

La administración de Biden ha dicho que compartirá el excedente de vacunas con otros países una vez que todos los estadounidenses estén vacunados.

Más allá de compartir vacunas, Estados Unidos necesita reconstruir sus canales de comunicación y coordinación binacionales, dijo Moya.

“Las enfermedades y los riesgos de enfermedades no conocen fronteras: viajan a voluntad, impactan a voluntad y matan a voluntad”, dijo. “En salud, tenemos una oportunidad increíble de cooperar, colaborar y comunicar”.