Exponen dichos y refranes en el Consulado de México

‘¡A darle, que es mole de olla!’ estará abierta al público hasta el 14 de febrero

Jaime Torres Valadez/El Diario de El Paso
martes, 12 febrero 2019 | 06:00

Para proyectar la cultura y sabiduría mexicana, el Consulado de México en El Paso inauguró la exposición de carteles mexicanos de dichos y refranes denominada ‘¡A darle, que es mole de olla!’ la cual estará abierta al público hasta el 14 de febrero en la sede diplomática, ubicada en el 910 E. San Antonio.

Con la participación de un catedrático e investigador de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez,  los asistentes conocieron las diferencias entre ambos con las reflexiones expuestas por el lingüista experto en el significado del lenguaje.  

“Es un gran privilegio y es un gran honor tener esta exposición porque el dicho y el refrán siempre unidos irán a la lengua materna de México, a la lengua materna de Latinoamérica que van al español”, dijo  Ricardo Hernández Lecanda, cónsul adscrito y encargado general del Consulado de México en el Paso.

“Me tocó exponer una notas y reflexiones acerca del refrán popular como expresiónde la cultura. Y pues tratamos de ver cuáles son sus orígenes culturales históricos y lingüísticos de esta expresión tan común y tan del uso popular¨, dijo el especialista quien mantuvo atento al auditorio.

“Agua que no has de beber, déjala correr”, “para los toros del jacal, los caballos de allá mesmo”, “y eso que como me las piden, se las doy, o como me las dan, se las pido”, fueron entre otros los refranes expuestos durante la charla que tuvo una duración de alrededor de 60 minutos.

“Para el público representó un orgullo y un regocijo el poder compartir con sus connacionales este tipo de  enseñanza popular porque viene del pueblo donde no existe sofisticación, donde las palabras son simples y llanas, donde  todo es transparente y donde todo es evidente”, comentó el cónsul Hernández Lecanda.


Diferencias


Para el expositor, el refrán tiene carácter argumentativo, en cláusula, por lo tanto transmite algún aprendizaje o una  sabiduría, aunque en algunas veces puede ser contradictoria, dijo el experto.

“No por mucho madrugar amanece más temprano”, y la contraria que “al que madruga Dios le ayuda“, entonces  hay que tener cuidado con los refranes porque tanto nos transmiten un modo un aprendizaje, que puede ser valioso como una suma de experiencias que caracterizan una forma de vida”, dijo a manera de ejemplo. 

Explicó que el refrán en México tiene una vitalidad  y una expresividad muy particular, porque aunque existen en todas las culturas, en la cultura mexicana convergen muchas tradiciones.

“Convergen la tradición hispánica y a través de las tradiciones españolas estántambién ahí representados las antiguas sentencias grecolatinas, la sabiduría árabe, que iba  quedando como una reserva, un capital de valor oral para los españoles”, indicó. 

De acuerdo a los expertos, las diferencia entre el dicho y el refrán es que el primero es una expresión popular, que por su uso común, se va formalizando, mientras que el segundo es una expresión formada por una moraleja, una enseñanza que se extrae de una anécdota o historia.