string(50) "exigen-mujeres-respeto-e-igualdad-20190308-1487478"
El Paso

Exigen mujeres respeto e igualdad

Participan en foro de discusión las agrupaciones Mujer Obrera, Familias Unidas de El Chamizal y el Comité de Padres de Familia de la escuela Beall

Jaime Torres Valadez/El Diario de El Paso
sábado, 09 marzo 2019 | 06:00
Jaime Torres Valadez/El Diario de El Paso

Para reconocer los logros obtenidos en las diversas luchas y exigir respeto e igualdad, un grupo de mujeres pertenecientes a diversas organizaciones conmemoraron el Día Internacional de la Mujer.

En un panel de discusión sobre la defensa educativa y justicia laboral, las integrantes de las agrupaciones Mujer Obrera, Familias Unidas de El Chamizal y del Comité de Padres de Familia de la escuela Beall, se unieron a la conmemoración mundial.

Durante el evento se tocó el tema del cierre de escuelas adscritas al Distrito Escolar Independiente de El Paso -EPISD-, entre estas la primaria Beall, la cual está en lista de cierre definitivo dentro del programa de reestructuración del distrito.

“En este barrio somos una comunidad de inmigrantes mexicanos de bajos ingresos y padecemos la discriminación, y ahora con problemas ambientales que amenazan la salud de las mujeres y los niños”, denunció Clarissa Tiscareño, integrante del Comité de padres de Beall y Comité Familias  Unidas de El Chamizal.

Tras resaltar las luchas sociales emprendidas en las que han alzado la voz para ser escuchadas y exigir soluciones a los problemas que padecen las mujeres, exigieron respeto y atención a sus demandas.


Exigen mejor educación


Las asistentes desplegaron la 'campaña por educación en el barrio Chamizal y justica ambiental' para exigir respeto a derechos civiles, protección de sus hijos y defensa de la tierra. 

Durante poco más de 45 minutos, las ponentes Lorena Andrade, directora de la Mujer Obrera, Hilda Villegas y Clarisa Tiscareño de Familias Unidas del Chamizal, defendieron los intereses de los cerca de 8 mil residentes de la zona. 

Se dijo que con la conformación de Familias Unidas del Chamizal se han organizado comités fuertes en cuatro áreas de la comunidad, abordando la contaminación, cierres escolares, la educación del barrio y la vivienda pública.

Por ahora, se enfocaron en la lucha que mantienen con EPISD y la defensa de la primaria Beall, sin embargo los padres de familia se han organizado para continuar la batalla en el capitolio texano.

“Estamos listas para ir a hablar con los representantes del estado y decirles que no es justo   

que cierren las escuelas aquí, así como exponer la contaminación que sufrimos en esta zona”, señaló Cemelli de Aztlán, integrante de Familias Unidas del Chamizal.

Agregó que el comité tiene programado un viaje a la ciudad de Austin el próximo 18 de marzo para sostener una serie de pláticas con funcionarios de la Agencia de Educación de Texas -TEA- y representantes estatales. 


Contaminación


Por otra parte recalcó que durante años las familias del lugar han estado expuestas a la contaminación generada por los tractocamiones que cruzan de Estados Unidos a México por el puente internacional Córdoba Américas.

Denunció que los movimientos y manejo de materiales de una recicladora asentada en el barrio  daño han causado un severo daño al medio ambiente, y por ende, esto ha afectado la salud de las mujeres.

“Hablamos con una especialista y nos dice que las partículas en el ambiente impactarán en las mujeres y niños, y estos a su vez afectarán el ADN de las próximas generaciones”, alertó la activista.


Seguirán en la lucha


Las denunciantes coincidieron en seguir en la lucha unidas para ser escuchados por las autoridades que durante años, afirman, las han marginado pese a ser el barrio más pobre de Estados Unidos. “Es importante que todos nos organicemos y trabajemos juntos”, indicó.

La Mujer Obrera, fundada en 1981 por féminas trabajadoras de la confección y activistas chicanas, es una organización local independiente dedicada a crear comunidades definidas por mujeres. 

“Nuestra experiencia nos mostró que como mujeres debemos implementar nuestras propias ideas y estrategias para nuestra comunidad”, agregó. 

A lo largo de más de 30 años, La Mujer Obrera ha desarrollado sus estrategias de organización basadas en los derechos humanos básicos, como empleo, vivienda, educación, nutrición, salud, paz y libertad política. 

La Mujer Obrera ha sido una instancia líder en la lucha contra una "guerra no declarada" contra las trabajadoras marginadas de herencia mexicana.

Actualmente La Mujer Obrera continúa desafiando la percepción de que las mujeres son una fuente infinita de mano de obra barata, y que el progreso significa que “somos nosotros quienes debemos sacrificarnos”, puntualizaron.

En relación al estudio promovido por la Asociación de Mujeres Jóvenes Cristianas –YWCA- en la que asienta que las mujeres continúan siendo explotadas, marginadas y acosadas  sexualmente en sus trabajos las integrantes de la agrupación coincidieron con la encuesta. 

“Pedimos a estas instituciones de poder como UTEP y YWCA, que en sus encuestas incluyan a nuestras mujeres, porque efectivamente coincidimos en el resultado de la encuesta¨, expresó Cemelli de Aztlán.