El Paso

Exigen justicia para militar asesinada y acabar con el acoso en el Army

Más de 60 personas se solidarizaron con la familia y exigieron un alto al acoso sexual protagonizado por mandos militares en el país

Jaime Torres Valadez / El Diario de El Paso

sábado, 04 julio 2020 | 06:00

Visiblemente consternados por el artero asesinato de la soldado Vanessa Guillén, acantonada en la base militar de Fort Hood, en las inmediaciones de Killeen, Texas, más de 60 personas se solidarizaron con la familia y exigieron un alto al acoso sexual protagonizado por mandos militares en el país, durante un acto realizado en el parque Nations Tobin, ubicado en el Noreste de la ciudad.

Entre las veladoras encendidas y bajo los acordes de la melodía ‘Amazing Grace’, los asistentes elevaron sus plegarias por el eterno descanso de Guillén y Ericka Gaytán, la mujer paseña quien también corrió la misma suerte al ser asesinada por un hombre el año pasado, luego de asistir a un concierto musical aquí en El Paso.

“Esto está pasando al interior de las Fuerzas Armadas y deben de pararlo ahora antes de que mueran más mujeres”, dijo visiblemente conmovida Marcela Padilla, ex integrante de la Marina norteamericana y organizadora de la vigilia en memoria de Guillén. 

Ella, al igual que los manifestantes que acudieron al acto, se pronunció por que las autoridades investiguen todos los casos denunciados y se castigue a los responsables. “Queremos paz, estamos cansadas”, suplicó entre lágrimas.

Conmovida, expuso que Vanessa, de 20 años de edad, quien fue asesinada a ‘martillazos’ y su cuerpo descuartizado y enterrado bajo una placa de cemento, siempre protegió a su comunidad y, a costa de su propia vida… desafortunadamente a ella nadie la protegió. 

Recordó que durante su servicio en la milicia fue víctima de ese acoso y sobre todo de la discriminación racial de sus superiores por lo que sabe de ese sentimiento de impotencia. “Eres una ‘chacha’, las de tu raza son las mejores para limpiar”, fueron entre otros, los insultos que recibió, denunció.

Con pancartas en mano, en las que pedían pronunciar en voz alta el nombre de Vanessa Guillén, los manifestantes repudiaron la corrupción imperante en las filas del Ejército norteamericano promovida por el poder que representan. 

“Aquí en El Paso somos una comunidad unida y nadie debe de pisotearnos, debemos alzar la voz y denunciar todo lo que atente contra los derechos civiles y la condición humana, pero sobre todo exigir respuesta de las autoridades”, dijo uno de los asistentes. 

Aunque este Gobierno encabezado por el presidente Donald Trump ha dado pauta para que los llamados ‘blancos’ enfrenten y ataquen a las minorías, en ocasiones sin recibir castigo, Marcela pidió a la comunidad alzar la voz para parar estos ataques... “honestamente no creo que este Gobierno nos dé esa protección que queremos pero la gente está alzando su voz ante una administración que siempre está peleando”.

En la vigilia, custodiada a la distancia por elementos de Policía, estuvieron presentes ex militares y soldados en activo, quienes también dijeron, bajo el anonimato, haber sido objeto de acoso por parte de sus superiores.

Guadalupe Gaytán, madre de Ericka, una mujer que el 14 de julio del 2019 desapareció y fue asesinada por Ricardo Márquez, quien ahora enfrenta a la justicia en la cárcel, asistió para orar por la soldado y clamar justicia, al igual que lo hace por su hija. 

“No tengo ni tenemos paz en la familia, así como mi hija tampoco la tiene”, dijo entre lágrimas la madre que desde hace tiempo perdió las esperanzas de encontrarla viva”, mientras oraba ante el altar improvisado en una de las bancas del parque, en el cual se colocaron tres fotografías de Vanessa Guillén, flanqueadas por decenas de veladoras. 

Destrozada por no saber el paradero del cuerpo de su hija, quien dejó en la orfandad a un niño de siete años, sólo espera saber algún día dónde fue enterrada para darle cristiana sepultura y alcanzar esa paz que implora desde aquel 14 de julio.

“Me duele mucho saber qué pasó y el cinismo del criminal que a pesar de ser capturado por la Policía no quiere decir dónde la enterró”, externó tras suplicar el apoyo de la comunidad y enviar las condolencias a la familia de Vanessa Guillén.

Externó que al conocer el caso de la militar se solidarizó y entendió el sufrimiento de su madre, porque ella sabe muy bien el dolor que se siente al perder a un hijo… “nosotros vivimos ese sufrimiento y ese dolor que no tiene comparación”.

Al igual que la familia de Vanessa, exigieron a las autoridades atender su caso para encontrar a su hija. “Aquí no nos ayudaron, queremos ese apoyo”, dijo tras enviar un mensaje de pronta recuperación para la familia Guillén.

En el acto se anunció que para recordar la vida de su hija, a un año de su muerte, se celebrará una misa en la parroquia San Marcos, ubicada en el cruce de Pebble Hills y Saul Kleinfeld, en el Este de la ciudad.  

Por su parte Marcela Padilla, dijo que trabajarán en un proyecto de búsqueda para localizar a Ericka. “Me dio mucha tristeza y lástima conocer el caso de Ericka e incluso sin ser madre siento que es muy feo que una madre pierda a una criatura”, dijo para luego expresarle su apoyo, “quiero que sepan que tienen el soporte de esta comunidad”. 

“Las mujeres necesitan hablar de esto, los hombres necesitan hablar de esto, cualquiera en nuestra comunidad necesita hablar de esto para que no siga pasando”, dijo David Varela tras preguntarse: “¿Cuántas veces tiene que suceder esto para que las personas sean llevadas ante la justicia y escuchar las historias que necesitan ser contadas?”.

Al término de la vigilia los manifestantes dieron a conocer que preparan otra marcha-vigilia para hoy sábado, que tienen contemplado realizar en la puerta de entrada Cassidy de Fort Bliss y concluirla con una vigilia en memoria de Guillén.

 jtorres@diariousa.com