El Paso

Exigen justicia ante brutalidad policial

Manifestantes paseños se unen al movimiento ‘Black Lives Matter’

Archivo

Jaime Torres / El Diario de El Paso

miércoles, 03 junio 2020 | 06:00

Decenas de paseños se dieron cita en el Centro el martes por la tarde, para condenar la brutalidad policiaca y exigir justicia por el homicidio de George Floyd, el afroamericano que murió bajo custodia de la Policía de Minneapolis la semana pasada.

Alrededor de 200 manifestantes abarrotaron el Parque del Calendario Azteca –en la calle San Antonio, casi en contraesquina con el edificio de la Corte del Condado– convocados por los Brown Berets del Chuco, una organización que data de la lucha del movimiento chicano de la década de 1960.

La protesta, la segunda que se da en esta ciudad por el deceso violento de Floyd, se mantuvo pacífica, aunque elemento del Departamento de Policía de El Paso (EPPD) estuvieron alertas para evitar que se desbordara o que vandalizaran la Corte del Condado.

Los manifestantes lanzaban proclamas y portaban carteles con las leyendas “No puedo respirar” y “Sin justicia no hay paz”, que se han convertido en los eslóganes en alrededor de todo el país, en lo que constituye el estallido racial más fuerte que ha enfrentado la administración Trump, en medio de la crisis de salud por el coronavirus.

“El racismo es la pandemia”, “El color no es un crimen”, “Recuerden su nombre: George Floyd”, eran otras de las leyendas en pancartas.

La manifestación estaba programada para las 7 pm, pero los participantes comenzaron a llegar poco después de las 6 y entablaron un diálogo con elementos de la Policía, los cuales fueron también asistidos por elementos de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP).

El diálogo no evitó que algunos insultaran a los agentes del orden, pero ellos no respondieron a las provocaciones. Un helicóptero sobrevolaba la zona para vigilarla; los agentes tenían equipo antimotines y estaban preparados con balas de hule y gas lacrimógeno en caso de necesitarlo. 

A las 7:30 pm, el juez del Condado, Ricardo Samaniego, emitió una recomendación en la que pedía a los participantes en la marcha hacerse la prueba del nuevo coronavirus, a fin de evitar esparcir el Covid al manifestarse en contra de la muerte de Floyd.

Los integrantes de la protesta avanzaron hasta la sede del Condado, donde lanzaron consignas exigiendo justicia no sólo para la muerte de Floyd, sino también por las detenciones de migrantes por parte de autoridades federales.

Corearon los nombres víctimas de violencia policiaca y avanzaron, por la calle Campbell, hasta el City Hall, donde continuaron coreando su exigencia de justicia.

El contingente fue apoyado por algunos estudiantes de la Universidad de Texas en El Paso (UTEP), quienes justificaron las protestas que se han dado en diversas ciudades del país, aunque reprobaron los saqueos en comercios, algunos de los cuales han sido incendiados.

El domingo, una manifestación afuera de la sede de EPPD, en el área conocida como “Cinco Puntos”, en la zona Central, se trasladó al Memorial Park y terminó de forma violenta.

En el parque,  ubicado a unas cuadras de los cuarteles generales de la Policía, los manifestantes se enfrentaron con las autoridades, las cuales utilizaron gases lacrimógenos para dispersar a la multitud.

Oficiales de EPPD señalaron que dos oficiales resultaron heridos al recibir golpes de piedras y botellas, por lo que tuvieron que actuar, lanzando además balas de goma y las denominadas “bean bags” (“bolsas de frijoles”).

La actuación de EPPD generó críticas por parte de activistas, quienes acusaron violencia policiaca. La Policía señaló que detuvieron a tres personas, pero los manifestantes aseguraron que al menos diez fueron arrestados.