PUBLICIDAD

El Paso

Exigen $100 millones padres de víctimas

Demandan a familia del tirador por daños; contemplan extender litigio a fabricante de armas

The Washington Post

miércoles, 08 junio 2022 | 06:00

The New York Times | Una vigilia para honrar a los caídos

PUBLICIDAD

Washington— Los padres de cuatro estudiantes heridos en el tiroteo en Robb Elementary están demandando al hombre armado que también mató a 21 personas, incluidos 19 niños, en la escuela de Uvalde, Texas, el mes pasado.

Los padres están demandando después de que Salvador Ramos, de 18 años, disparó a sus hijos en la espalda, la cara, la pierna o el hombro durante los hechos del 24 de mayo, que se convertirían en el tiroteo escolar más mortífero en casi una década.

PUBLICIDAD

“Él hirió intencionalmente a estos niños pequeños, robó su inocencia y cambió sus vidas para siempre”, dice la demanda, que busca más de 100 millones de dólares en daños.

La demanda nombra a la madre de Ramos, Adriana M. Reyes, como acusada potencial porque Ramos murió después de un tiroteo con agentes del orden público. Reyes no respondió de inmediato a una llamada telefónica o un mensaje de texto en busca de comentarios el lunes por la tarde.

El abogado Thomas J. Henry, que representa a las familias, dijo que la demanda era una forma de investigar “todas las acciones legales disponibles contra todas las partes por posibles violaciones de los derechos constitucionales, armas y violaciones de la ley, las políticas y procedimientos relacionados con la seguridad en las escuelas”.

“Esta demanda inicial nos permitirá descubrir evidencia y posiblemente agregar otras partes a la demanda, si es necesario”, dijo un comunicado de prensa de la oficina de Henry. “El proceso de descubrimiento se centrará en el sistema escolar, las fuerzas del orden, las redes sociales y los fabricantes de armas y municiones”.

La semana pasada los padres de una víctima de 10 años en el tiroteo de Uvalde y un miembro del personal de la escuela señalaron que podrían emprender acciones legales contra el fabricante del rifle semiautomático que usó Ramos.

El fabricante de armas Daniel Defense ha sido objeto de escrutinio en los días posteriores a que Ramos descargó cientos de municiones de un rifle DDM4 que llevó a la escuela. La compañía ha emitido un comunicado expresando “nuestros pensamientos y nuestras oraciones” por las víctimas.

El viernes, Alfred Garza III y Kimberly García, los padres de Amerie Jo Garza, una estudiante que murió en el tiroteo, enviaron una carta a Daniel Defense en busca de información sobre el marketing de la empresa con sede en Georgia para adolescentes y niños, según sus abogados. La carta enviada al fabricante de armas, obtenida por The Washington Post, también le pide a Daniel Defense que proporcione comunicaciones con el tirador de Uvalde.

“Mi propósito ahora es honrar la memoria de Amerie Jo”, dijo Garza en un comunicado de prensa. “Ella querría... que yo haga todo lo posible para que esto nunca vuelva a sucederle a ningún otro niño”.

Uno de los abogados de Garza es Josh Koskoff, quien representó a las nueve familias de Sandy Hook que ganaron un acuerdo histórico de $73 millones contra Remington Arms, el fabricante ahora en bancarrota del rifle estilo Bushmaster AR-15 utilizado en la masacre escolar de 2012 en Newtown, Connecticut, que mató a 26 personas, 20 de ellas niños.

“Daniel Defense ha dicho que están orando por las familias de Uvalde. Deberían respaldar esas oraciones con acciones significativas”, dijo Koskoff en un comunicado. “Si realmente son sinceros en su deseo de apoyar a estas familias, brindarán la información”.

La acción de la familia de la niña asesinada de 10 años siguió a un movimiento similar el jueves de Emilia Marín, miembro del personal de Robb Elementary, que presentó una petición para investigar el marketing de Daniel Defense para los jóvenes y para que los funcionarios de la compañía presenten una declaración. Marín, una trabajadora del programa extracurricular que ha sido empleada del Distrito durante unos 25 años, había cerrado una puerta que había dejado abierta después de ver a Ramos dirigirse a la escuela, dijo su abogado, Don Flanary, al San Antonio Express News. Se suponía que la puerta debía cerrarse, pero no fue así, dijo, lo que permitió que el pistolero pudiera ingresar a la escuela.

Flanary le dijo a The Post que Marín enfrenta un trauma psicológico severo y duradero por el ataque, y sufre después de los comentarios iniciales de las autoridades estatales que dijeron que la puerta se había dejado abierta. El Departamento de Seguridad Pública de Texas finalmente corrigió una explicación inicial de lo que sucedió, diciendo que Marín cerró la puerta detrás de ella pero que “no se cerró como debería”.

“A ella no le está yendo bien debido a los efectos obvios de estar en el centro de la violencia”, dijo Flanary. “Si Daniel Defense comercializó específicamente a menores o personas inestables o personas que pensaron que podrían ser peligrosas, esa podría ser una acción tan atroz que podría causarles responsabilidad en el estado de Texas”.

La presentación de Marín, que podría conducir a una demanda, solicita información sobre los rifles estilo AR-15 de la compañía, que anteriormente estaban vinculados a otro tiroteo masivo: el ataque de 2017 en un festival de música country en Las Vegas. Cuatro de los rifles de Daniel Defense fueron encontrados en el arsenal utilizado por el pistolero para matar a 58 personas y herir a cientos, en el tiroteo masivo más mortífero en la historia estadounidense contemporánea.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search