PUBLICIDAD

El Paso

Exige Abbott que Federación pague educación de inmigrantes

Busca que la administración de Biden asuma la responsabilidad ante el inminente fin al Título 42

Kate McGee / The Texas Tribune

domingo, 08 mayo 2022 | 06:00

The Texas Tribune | Estudiantes de segundo grado

PUBLICIDAD

Austin, Texas— El gobernador Greg Abbott quiere que el Gobierno Federal pague la educación pública de los estudiantes indocumentados en las escuelas de Texas, argumentando que la decisión de la administración del presidente Joe Biden de levantar la política del Título 42 a fines de este mes traerá una afluencia de inmigrantes a través de la frontera que es “insostenible e inevitable”.

Hablando con los periodistas en un evento de campaña en Houston el pasado jueves, Abbott amplió los comentarios que hizo el miércoles por la noche durante el programa de radio conservador con sede en San Antonio, “The Joe Pags Show”.

PUBLICIDAD

Durante la transmisión, Abbott dijo que revisaría la histórica decisión de la Corte Suprema de 1982, Plyler vs. Doe, que anuló una ley de Texas que negaba la financiación estatal para educar a los no ciudadanos..

En ese caso, cuatro familias inmigrantes habían demandado al Distrito Escolar Independiente de Tyler por expulsar a sus hijos cuando no podían proporcionar certificados de nacimiento.

Abbott dijo que los estados deben poder hacer cumplir sus propias políticas de inmigración o el Gobierno federal debería cubrir el costo de la educación de los niños indocumentados en las escuelas públicas.

“La Corte Suprema ha dictaminado que los estados no tienen autoridad para detener la inmigración ilegal a los estados”, dijo. “Sin embargo, después de la decisión de Plyler, dicen: ‘Sin embargo, los estados tienen que pagar de su bolsillo por el hecho de que el Gobierno Federal no haya asegurado la frontera’. Entonces, una o ambas decisiones tendrán que desaparecer”.

Abbott, quien ha enviado a miles de miembros de la Guardia Nacional a la frontera para apuntalar lo que, según él, es una aplicación suave de la inmigración por parte de la administración Biden, también se opone abiertamente al levantamiento de la política conocida como Título 42, que rechazó a los inmigrantes en la frontera de Estados Unidos con México a causa de la pandemia. Se espera que esa orden se levante a finales de este mes.

Abbott señaló la decisión de Plyler, así como una decisión de la Corte Suprema de 2012 que determinó que Arizona no podía aprobar leyes de inmigración que socavaran la política federal de inmigración, anulando la mayor parte de una ley estatal de inmigración allí.

El gobernador dijo que esas dos decisiones juntas violan la Constitución de los EU, que dice que el Gobierno Federal no puede apoderarse de un empleado estatal o un presupuesto para promulgar una política federal.

El mes pasado, un abogado de la Agencia de Educación de Texas testificó ante el Comité de Educación Pública de la Cámara de Representantes que la orientación federal indica que negar la inscripción o la asistencia en función del estado de ciudadanía violaría el Título IV y el Título VI de la Ley de Derechos Civiles de 1964.

Texas no rastrea el estado de ciudadanía de los estudiantes. Por lo tanto, no está claro cuántos estudiantes indocumentados están matriculados o cuál es el impacto financiero en las escuelas públicas de Texas. El estado gasta un mínimo de $6 mil 160 por estudiante, por debajo del promedio nacional de $12 mil 600 en 2018.

El Fondo Educativo y de Defensa Legal Mexicoamericano (MALDEF) demandó al superintendente de Tyler ISD, James Plyler, en nombre de cuatro familias en el distrito después de que el estado aprobara una ley que permite que las escuelas cobren matrícula a estudiantes indocumentados. En un comunicado el jueves, la organización legal criticó la sugerencia de Abbott de volver a litigar a Plyler.

“(Mientras) la Corte Suprema se dividió sobre la constitucionalidad del estatuto de Texas impugnado en Plyler, todos los jueces, incluido el entonces juez asociado William Rehnquist, acordaron que la ley de Texas que buscaba excluir a los niños indocumentados de la escuela era una mala política pública”, dijo Thomas Saenz, presidente y consejero general de MALDEF. “Todos los jueces reconocieron la locura de excluir a ciertos niños de la escuela; las leyes omnipresentes sobre ausentismo escolar encarnan esta noción bien fundamentada. Abbott ahora busca infligir intencionalmente los daños que nueve jueces acordaron que deberían evitarse hace 40 años”.

Abbott también dijo a los periodistas el jueves que la inmigración es “diferente” hoy de lo que era hace 40 años cuando se decidió Plyler.

“La única barrera del idioma fue inicialmente el español. Ahora tenemos gente que viene de más de 105 países diferentes en todo el mundo”, dijo. “¿Quién tiene ese nivel de experiencia en el que podemos encontrar maestros que conocen toda esta multitud de idiomas diferentes en los que podríamos educar a los niños y pensar cuánto costaría eso?”.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search