Estimulan pensamiento crítico mediante Club de Filosofía

Además de discutir temas diversos también realizan obras sociales

Jaime Torres / El Diario de El Paso
domingo, 10 noviembre 2019 | 06:00

Para estimular el pensamiento crítico entre la comunidad hispana con la discusión de temas de interés e impacto comunitario, estudiantes y egresados de las diversas carreras asisten cada dos semanas al Club de Filosofía que encabeza Manuela Alejandra Gómez Bejarano, coordinadora de la Disciplina de Filosofía de El Paso Community College (EPCC) campus Valle Verde.

Para la consejera principal del club, formar esta generación de filósofos jóvenes en la frontera tiene un significado interesante porque poco a poco se está cambiando la narrativa negativa de una población catalogada como hispana no educada y que no habla bien el idioma inglés.

“Ahora con este ejercicio vemos a estos jóvenes hispanos que están creando sus propias perspectivas de lo que está pasado”, dijo Gómez Bejarano, previo al inicio de la reunión.

Aunado a los pensamientos críticos sobre política, educación, religión y otros temas expuestos en las aulas los pensadores también encaminan sus acciones a las causas sociales al involucrarse con organizaciones no lucrativas y no gubernamentales para llevar ayuda a los necesitados y a los que menos tienen.

“Estamos involucrados en el servicio social y en los cinco años que tenemos hemos recaudado dinero para comprar y llevar regalos a niños migrantes latinoamericanos olvidados en los albergues al tiempo que los educamos sobre conceptos filosóficos”, expresó la catedrática de EPCC.

De igual forma apoyan con comida y artículos de higiene a personas indigentes, en condición de calle.

Y es que a decir de la también coordinadora de Distrito de EPCC, la mayoría de las personas asocian la filosofía con hombres europeos, personajes griegos como Sócrates, Platón y Aristóteles pero rara vez se imaginan a una mujer hispana, mexicana a cargo de un departamento de filosofía.

Para la experta en el manejo de razonamientos expuestos por un pensador, las personas, en especial la comunidad mexicana, siempre tienen algo que decir, con qué contribuir y demostrar que tiene ideas originales.

Por esa razón, dijo, constantemente se invitan a los alumnos a participar en conferencias para que ellos mismos sean los dueños de su propia voz, que no tengan miedo de ser los primeros.

De acuerdo a la maestra, el 85 por ciento de los estudiantes son hispanos, la primera generación que van a la universidad en muchos de los casos y para quienes la palabra filosofía no existe en sus casas. Así que encontrar el amor por la lectura es algo nuevo para ellos y sus familias.


Dinámica del club


Para la vicepresidenta del Club de Filosofía, Estrella del Valle, las clases le han representado un buen ejercicio comunitario para discutir temas de interés común y que muchas veces no tienen que ver con temas religiosos, gubernamentales o políticos.

“Nosotros lo que tratamos es que la gente venga, se integre y hable de los temas que a ellos les interese que son temas universales. Un ejercicio libre donde se generen muchas preguntas para luego buscar las respuestas”.

Explicó que dentro de la dinámica y conformación del club se requiere de cuatro alumnos líderes, entre estos vicepresidenta, tesorero y secretario, para poder presidir la reunión quincenal.

“Aquí lo que hacemos es dar un tema previo y de ese tema la gente empieza a conversar y exponer sus ideas en base a preguntas elaboradas, se sabe como empezará y la dinámica se va dando a lo que es el método socrático”, comentó la también encargada de comunicación y relaciones públicas.

Añadió que lo que se busca es que vengan con la mente abierta, no se trata de la verdad absoluta ni de mentira, pero hacerse preguntas forma parte del crecimiento de una persona como ser humano y como parte creativa del conocimiento.

“Aquí en clase podemos ver a mamás con sus niños, queremos tener esa diversidad, la única regla es que aquí no hay discursos de odio, no hay espacio para el racismo porque sabemos que las ideas y las palabras tiene consecuencias reales”, manifestó al recordar el trágico 3 de agosto en Walmart.


Importancia de la filosofía


Para la hija de los entrañables periodistas juarenses Manuel Gómez Martínez y Linda Bejarano, la filosofía es una herramienta práctica y crítica para salvar a la sociedad.

“Ahorita si nos ponemos a analizar a los directores de las compañías más grandes del mundo, empresarios millonarios tienen un historial de filosofía, la mayoría de ellos tienen un historial filosófico”.

Comentó que si una persona quiere ser sacerdote tiene que estudiar filosofía porque es entrar a la prueba de fuego de cuestionar y de no saber cuál la respuesta y aún así decir esta es mi fe. Los teólogos saben que ese es el camino fundamental para poder sostener su fe, agregó.

Para la filosofa no solo en el ámbito religioso se da este fenómeno, sino también en el económico porque permite a las personas tener mejores sueldos, porque son más  astutos, porque piensan, cuestionan y critican en busca de más opciones.

Además, manifestó, que se tienen evidencias científicas que cualquier persona que estudia esta disciplina va a obtener calificaciones más altas en comparación a quien no la tomó, porque les permite ejercitar su mente.

“Estimular el intelecto de una manera que las matemáticas y biología por más que sean interesantes nunca lo van a lograr, entonces la filosofía es una herramienta muy práctica para mejorar la vida de uno y poder mejorar la comunicación en la sociedad en la que vivimos”.

 

Quién es Gómez Bejarano

 

Manuela Alejandra Gómez Bejarano, quien estudió en Bachilleres 5, en Ciudad Juárez y cursó su carrera en Periodismo y Ciencias de la Comunicación en la Universidad Estatal de Nuevo México (NMSU) comentó que durante su instrucción universitaria ganó una beca promovida por la presentadora de televisión de la cadena Univision, en ese entonces, Cristina Saralegui lo que le permitió luego laborar en la ciudad de Miami.

Sin embargo en su efímera estadía por aquella Ciudad del Sol se enamoró de la filosofía y viajó a Texas para inscribirse en la carrera de Filosofía en la Universidad de Texas A&M donde le ofrecieron una beca a cambio de dar clases lo que la convirtió en la maestra más joven, con tan solo 21 años de edad.

El reto fue significante pues tenía un grupo de 50 estudiantes aparte de residir en un poblado conservador donde no hay minorías y fue ahí en College Station, Texas, donde abrió los ojos a la docencia.

“Ahora tengo el privilegio de ser una mujer mexicana-americana graduada en una maestría en Filosofía aquí, en EPCC, y formar parte de la historia de los primeros 50 años de vida de esta institución”, dijo visiblemente contenta y orgullosa.

El ocupar esta posición, le ha permitido descubrir que es una persona privilegiada, lugar que toma con mucha responsabilidad. “El extender esa invitación a los demás, donde las ideas valen, donde nuestra voz casi nunca se escucha. Estamos tratando de cambiar todo eso”,

Y es que el ejemplo de sus padres como periodistas le dejaron una huella y una responsabilidad a seguir, “la voz de mi madre que es lo que me motiva, su estatua en la Plaza de Tijuana y la rectitud de mi padre es un reto por el legado que me dejaron, por lo que promover la verdad a través del periodismo y la filosofía es una responsabilidad a seguir.

 

[email protected]