Estalla ‘guerra’ fronteriza por antenas de celulares

Instalación en el bordo, del lado de Juárez, interfiere en El Paso a usuarios de Verizon y frecuencias policiacas

De la Redacción / El Diario de El Paso
sábado, 21 septiembre 2019 | 06:00
Cortesía |

Una nueva guerra se libra en la frontera de El Paso y Juárez: esta vez en el invisible universo del espectro de las radiofrecuencias, pero –al igual que siempre– en el borde en que confluyen dos países.

Desde principios de agosto, una nueva empresa de telefonía celular instaló en Juárez, muy cerca de la línea fronteriza, una serie de antenas de celular. El resultado: una interferencia casi total con aquellos usuarios de Verizon que se encuentran en la zona del bordo del Río Grande.

Miles de usuarios de esta compañía, una de las más grandes del país se quejan de llamadas que no entran, o se cortan, así como una baja velocidad en los datos de Internet. 

Lo mismo ocurre con las comunicaciones básicas de los servicios de Policía, Bomberos y el Centro Médico Universitario: las antenas instaladas en Juárez por la empresa Altlán, en la frecuencia de 700 MHZ, están afectando sus operaciones y ponen en riesgo situaciones de emergencia.

El asunto ha  escalado tanto, en poco más de mes y medio, que ha captado la atención del Secretario de Estado, Mike Pompeo y el presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), Ajit Pai.

En una carta enviada a ellos el 12 de agosto, el senador republicano por Texas Ted Cruz exige una solución a un problema que se ha vuelto una pesadilla binacional, cuestionando las pruebas que realiza Altlán en la zona fronteriza.

“El resultado fue una grave degradación de la red de comunicaciones en El Paso, incluyendo una casi completa pérdida de la cobertura inalámbrica para el Centro Médico Universitario”, escribió Cruz.

Agregó que los escuadrones de bomberos y rescate perdieron conectividad, para comunicarse con los hospitales, y que la Policía sufrió “una pérdida de cobertura de red para equipo crítico” en las patrullas. 


Más riesgo

De acuerdo con Cruz, existe la posibilidad de que la red de Altan operando al máximo pueda frenar la operación del sistema FirstNet, el esquema nacional de seguridad de banda ancha en Estados Unidos.

FirstNet opera en la frecuencia de los 700 MHz, misma que es invadida en este momento por Altan.

Altan es responsable en México de operar la Red Compartida, que ofrece acceso a diferentes operadores de tecnología celular. Fue lanzada en marzo de 2018 y dará servicio a más del 92 por ciento de los mexicanos para 2024, según sus propias estimaciones.


Quejas sobre quejas

“Ni para qué pago tanto por mi servicio, si a la mera hora no funciona”, dijo Jaime Albarrán, residente del lado Este.

Por su parte el vocero de Verizon, Steve Van Dinter, ha señalado que la empresa ha tratado de hacer todo lo posible para solucionar la problemática.

Esto incluye, según el portavoz, pláticas con la FCC y con su contraparte del Gobierno de México.

Agregó que han añadido mayores capacidades a sus redes de celular para minimizar el impacto, en un intento de disminuir la interferencia.


 Sin arreglo todavía

De acuerdo con el comisionado Pai, la FCC ha mostrado su preocupación por el uso del espectro de 700 MHz por parte de operadores mexicanos, por lo cual han trabajado con el Departamento de Estado  y el Instituto Federal de Telecomunicaciones  (IFT) de México para revisar los protocolos.

No obstante, asegura que Altan opera su red “de una manera en que causa una dañina interferencia a los operadores celulares de Estados Unidos y sus clientes que utilizan datos a diario”.