PUBLICIDAD

El Paso

Esperan respuestas de la ciencia paseños con Covid prolongado

Actualmente la enfermedad no cuenta con una cura o un tratamiento disponible, en El Paso no se le esta dando seguimiento

René Kladzyk/El Paso Matters

lunes, 09 mayo 2022 | 06:00

El Paso Matters | Rebecca Reza practica una pieza antes de dar una lección de violín El Paso Matters | Abbey Arredondo, de 23 años, ha sufrido fatiga extrema y dificultades con la memoria desde que contrajo Covid-19 en enero de 2021

PUBLICIDAD

Abbey Arredondo, una estudiante de 23 años de la Universidad de Texas en El Paso (UTEP), sabía que algo no estaba bien. Su médico de atención primaria trató de convencerla de que era depresión, pero no fue así.

Después que se infectó de Covid-19 en enero del 2021, empezó a experimentar síntomas que alteraron su vida y que no desaparecían: fatiga extrema, no podía recordar cosas, lagunas mentales y lo más preocupante, su enfermedad del corazón empeoró.

PUBLICIDAD

Cuando Arredondo finalmente habló con un cardiólogo meses después, ella recibió la respuesta.  Tenía Covid prolongado, una serie de síntomas a prolongado plazo que pueden afectar de un 10 a 30 por ciento de los que contraen el virus, un artículo de la Asociación Médica Americana lo catalogó como “un enigma para los médicos e investigadores”.

“Yo fui una de esas personas que sabía que era posible padecer el Covid prolongado, pero no sabía que afectara a tantas personas”, comentó Arredondo, deseando que más paseños supieran que “es algo real”.

El Dr. Sanjay Chabra desea lo mismo. Chabra es médico de El Paso y director de Reumatología en el Centro de Artritis de Texas, el grupo de pacientes que atiende incluyen crecientes números de personas con Covid prolongado.

“El Covid prolongado puede afectar a cualquier persona de cualquier edad”, dijo. “Está afectando a los niños y adultos –una de tres o una de cuatro personas están padeciendo esta enfermedad y habitualmente es visto más en mujeres que en hombres”.

Chabra quiere que los paseños sepan que el Covid prolongado afecta a personas saludables y a los que tienen condiciones de salud pre-existentes y puede causar un daño a los tejidos durante toda la vida. Aunque algunas personas padecen los síntomas en una cuestión de meses, ha tenido pacientes que siguen sufriéndolos y se infectaron a principios del 2020, al inicio de la pandemia. “En realidad no existe ningún tratamiento médico para eso”, agregó.

Entre 24 mil y 73 mil paseños podrían haber sufrido de las secuelas del Covid, de acuerdo a Wendy Walker, una investigadora de enfermedades contagiosas y asistente de profesor en el Centro de Ciencias de Salud de El Paso de la Universidad Texas Tech.

Su estimación se basa en el número total de infectados con el virus a nivel local –más de 243 mil hasta el 1 de mayo– y lo que los científicos han aprendido acerca de la frecuencia con la que la gente desarrolla síntomas de Covid prolongado.

La ciudad de El Paso no está dándole seguimiento al Covid prolongado localmente, de acuerdo a la portavoz del ayuntamiento, Laura Cruz Acosta.

En todo el país, unos 23 millones de estadounidenses tienen esta enfermedad y un millón de personas no están trabajando debido a eso, de acuerdo a un reporte del mes de marzo de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental de Estados Unidos.

Los síntomas van desde leves a debilitantes y pueden afectar múltiples sistemas corporales, comentó Walker. Todo eso incluye: falta de aire, problemas de concentración, lagunas mentales, depresión e insomnio, problemas cardiovasculares tales como taquicardia, varios tipos de dolores como dolor en las articulaciones, cabeza y musculares, fiebre, problemas digestivos, pérdida del gusto y olfato y urticaria.

“Seguimos aprendiendo muchas cosas acerca del Covid prolongado”, dijo Walker. “No hemos vivido con este virus, SARS-Cov-2, durante un prolongado tiempo y a los científicos les toma tiempo estudiar y aprender acerca de esa enfermedad. A pesar del momento en que nos encontramos en la pandemia, entre dos y tres años –sigue siendo temprano en términos de la oportunidad para realizar investigaciones sobre eso”.

Vivir con Covid prolongado

A Rebecca Reza le fascina tocar el piano y el violín. Es una ávida ciclista y tiene un estilo de vida activo –o por lo menos la tenía antes de padecer Covid prolongado.

Esta periodista de deportes y estudiante de música de UTEP ha visto que su vida se ha transformado radicalmente desde que se infectó de Covid en diciembre del 2021.

“No puedo practicar, ni estudiar ni enfocarme en la clase –mis calificaciones están bajando”, dijo. “No tenía idea de lo que estaba pasando, pero lo peor de todo es que dormía todo el tiempo y no me sentía descansada”.

Reza renunció a la sinfónica de UTEP y abandonó sus clases de piano durante el semestre de primavera. No ha paseado en bicicleta durante meses. Sus síntomas incluyen debilidad muscular en sus extremidades –lo cual afecta su habilidad para tocar el piano y el violín–, mareos, fatiga extrema, problemas para enfocar y cognitivos. A Reza le tomó varios meses saber cuál era la causa.

Al principio, una enfermera le sugirió que podría tener esclerosis múltiple o fibromialgia, luego, su médico de atención primaria sugirió que se hiciera un examen de sangre. Sin embargo, los exámenes sanguíneos de Rezas resultaron normales. Cuando su reumatólogo, el Dr. Chabra, le diagnosticó Covid prolongado, lloró con alivio al saber finalmente qué le estaba sucediendo a su cuerpo.

“Mi doctor me tomó de las manos y me dijo “No estás loca”, dijo. “Me molesta que se trate de Covid prolongado y que realmente no haya mucha investigación acerca de eso, pero Gracias a Dios que por lo menos tengo una respuesta”.

La falta de pruebas objetivas para diagnosticar o marcadores biométricos para identificar la enfermedad significa que muchos pacientes enfrentarán una tarea difícil y frustrante para tratar de ser diagnosticados con precisión, de acuerdo a un artículo que fue publicado en el 2021 en la Revista de Medicina New England. Ese problema lo padecen las mujeres y personas pertenecientes a minorías, que es muy probable que ignoren los síntomas o sean descartados por los médicos.

Grupos de apoyo para personas que padecen Covid prolongado han surgido en todo el país, tales como el Proyecto de Defensa del Covid-19 prolongado y Política Corporal, que están enfocados en ayudar a la gente que padece la enfermedad a recibir ayuda y navegar por las complejidades del sistema de atención médica.

El costo interpersonal de la enfermedad

Corín Ramos, una paseña de 34 años, contrajo el coronavirus en octubre del 2020 y ha tenido síntomas de Covid prolongado desde entonces. Eso significa que necesita usar un inhalador porque le falta el aire y un carrito motorizado cuando hace sus compras en Costco porque se siente muy cansada para caminar. Ella acostumbraba disfrutar de caminatas y jugar deportes con su esposo e hijo de 6 años.

“Ya no puedo hacer esas cosas”, dijo Ramos. Algunos de los otros impactos que ha tenido en su vida son más ligeros.

“Suspiro mucho y tengo que jalar aire”, dijo. “En un par de ocasiones mi pareja pensó que le estaba dando ese suspiro pasivo-agresivo, mi jefe pensó también eso, y yo tengo que recordarles “Oigan, estoy tratando de respirar, no tiene nada que ver con el contenido de esta conversación”.

Ramos, quien es directora de investigación en una organización no lucrativa, comentó que en su trabajo lo han entendido y se ha adaptado a su Covid prolongado, pero ése no fue el caso para un hombre de 30 años de El Paso que padece lo mismo.

Él solicitó que no proporcionaran su nombre debido a que las cosas siguen estando tensas en su trabajo debido a la enfermedad, y le preocupa que al publicar su identidad empeore eso.

Su experiencia con la neuropatía, que él considera como una laguna mental, ha tenido un gran impacto en su desempeño laboral.

“Yo era alguien que podría mantener una conversación o podía escuchar múltiples conversaciones y darle seguimiento a todas”, dijo. “Después del Covid, se convirtió en un problema el seguir una conversación o poder entender lo que alguien estaba diciendo”.

Debido a que el país está relajando más las restricciones sobre la pandemia, levantando los requisitos sobre el uso de mascarilla en los aviones, mientras los casos de Covid están a la alza en Estados Unidos, el Dr. Chabra comentó que el Covid prolongado es una razón convincente para seguir usando las herramientas disponibles para evitar contraer el virus.

La creciente evidencia demuestra que las personas vacunadas que han padecido el virus, tienen un 50 por ciento menos de riesgo de contraer el Covid prolongado que las personas que no están vacunadas, dijo. Enfatizó la importancia de lavarse bien las manos y de la distancia social.

“Todo lo que podemos hacer como comunidad es hacer lo mejor para mantener una buena higiene y mantenernos alertas”, señaló. “Y mientras volvemos lentamente a la convivencia en sociedad, tenemos que estar preparados para las oleadas de la enfermedad que vendrán”.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search