El Paso

Esperan más de una hora para venta de Jay J. Armes

El detective privado decidió vender en vida todas sus pertenencias, incluyendo su mansión, su edificio corporativo, un Rolls Royce 1962 y memorabilia

Jaime Torres Valadez / El Diario de El Paso

domingo, 24 octubre 2021 | 06:00

Jaime Torres/El Diario de El Paso | Miles de paseños ingresaron a la vivienda, ubicada en el Valle Bajo

Miles de paseños y residentes de otros estados del interior del país concurrieron este fin de semana a la venta de bienes propiedad del conocido detective privado Jay J. Armes para adquirir diversos artículos personales o equipo que utilizó en sus misiones como investigador.

Durante los primeros dos días de la subasta los asistentes tuvieron que esperar en fila hasta más de una hora para poder ingresar a la mansión, ubicada en el cruce de Yarbrough y North Loop, en el Valle Bajo. 

Aunque emocionados por haber ingresado y realizar las compras muchos de los consumidores buscaron ansiosos el poder ver por la casa a Armes con el fin de conocerlo, saludarlo y poder charlar con él, sin embargo no estuvo presente durante la venta el sábado.

Eduardo Ugalde, propietario de A New Beginning Estate Sales and Tasasals de El Paso, dijo que su compañía está administrando la venta de bienes para la propiedad de Armes, la cual comenzó el viernes y concluirá hoy domingo a las tres de la tarde.

"Ha sido muy positiva la venta y la gente ha respondido al llamado incluso de otros estados han venido a la venta a comprar cosas personales y que uso en su trabajo y en sus misiones así como diversos artículos de su familia", expresó el empresario tras resaltar que tan solo el viernes acudieron más de mil 500 personas.

Ropa, zapatos, artículos del hogar, libros, vehículos, herramientas, muebles, estatuas, animales perpetuados, electrónicos, armas, entre otros objetos fueron puestos en venta durante la venta de estado.

El precio de los artículos tienen un costo desde un dólar hasta los 30 mil dólares dijo Ugalde, mientras atendía las inquietudes de los consumidores y giraba instrucciones a su personal encargado de atender a los clientes.

"Ahora está entrando y saliendo la gente porque todos quieren llevarse un recuerdo de JJ Armes" dijo el tasador certificado.

El famoso detective privado de El Paso puso en venta su vivienda, sus autos, incluyendo un Rolls Royce modelo 1962 y una limusina Cadillac, modelo 1972, a prueba de balas.

También vende ganchos, equipo de espionaje y animales disecados, así como 500 trajes personalizados con su logotipo.

" Vengo para ver que puedo comprar y tener una memoria. Creo que compraré una corbata, algo que él usó, para decir que tengo algo de él", dijo visiblemente contento Juan Sotero, de 45 años, quien acudió con su madre Marina y sus sobrinas Alicia y Brenda.

Visiblemente emocionado dijo sentir una sensación única desde el momento en que ingresó a la fortaleza que siempre vio solo por fuera cuando niño caminaba con sus padres por la banqueta.

"Es algo increíble conocer la casa de este señor que toda la vida lo vimos viajar en su helicóptero, manejar su camioneta Hummer, su limosina, ver a sus guardaespaldas y de cuando paseaba por este patio a su tigre o elefante", expresó el trabajador de la construcción, quien nunca imaginó el poder ingresar a la casona.

Al igual que cientos de personas dijo que es un privilegio el poder caminar por los corredores y jardín de la casa, pero sobre todo el poder entrar a la casa y recorrer pasillos, entrar a las habitaciones y admirar los decorados de la finca de dos pisos y grandes escaleras. 

Martín Valenzuela, quien acudió con su esposa Teresa y su hija Victoria, recordó que en sus años veintes al pasar por esa casa siempre sintió la curiosidad y el deseo de algún día poder entrar . "Ahora estoy feliz y me compré una camisa que tiene su nombre en la etiqueta. estoy listo para la fiesta", dijo sonriendo.

"Siempre escuché sus historias y se su vida es una gran historia por lo que invito a la gente a que si tiene la oportunidad de venir lo haga es una gran oportunidad porque es un icono de el Paso", dijo Teresa al mostrar algunos artículos y ropa que adquirió al igual que su hija. 

Armes, famoso por haber resuelto casos como el secuestro del hijo de Marlon Brando en 1972, cobró notoriedad al paso de los años entre la población que siempre quiso saber más de su vida.

"Es todo un personaje e interesante su historia. Yo lo catalogo como un hombre muy tranquilo, muy reservado y profesional", expresó a su vez Jorge Castañeda, al tiempo que observaba un módulo equipado con un sistema de monitoreo y radio de modelo antiguo, que algún día utilizó Armes.

A decir de los visitantes este tipo de aparatos es similar al de un centro de inteligencia utilizado por el FBI en la década de los setentas. "Son del año de la cachetada porque cuenta con un monitor súper viejo al igual que el radio y los controles. Es una reliquia".

Durante horas familias enteras recorrieron las habitaciones e ingresaron a las recamaras, baños, y closets para adquirir algo de las pertenencias de Armes. "Me gustan los muebles antiguos y me compré esta recamara redonda de la década de los cuarenta", dijo una mujer que pagó dos mil 500 dólares por el mueble.

"A mí me gustó todo es una casa impresionante y enorme. Yo esperaba ver a la jirafa que desde niña quise conocer pero solo vi la avestruz, los tigres y otros animales disecados", dijo Luz Elena, residente de Anthony, Texas, y quien acompañó a su madre Josefina. "Hasta que se me hizo entrar a esta casa, siempre tuve curiosidad"

Y es que la historia de este hombre convertido en leyenda, a decir de los visitantes, tiene un grado de aprendizaje a las nuevas generaciones porque se trata de un hombre que a pesar de haber perdido sus manos tuvo una carrera brillante y logró salir adelante con éxito.

Ahora este detective de 88 años, quien perdiera sus manos al explotarle dinamita a los 11 años, vendió en 1.6 millones de dólares la mansi´øn, ubicada en la intersección de North Loop y Yarbrough, en el Valle Bajo de El Paso.

Después del accidente, Armes –cuyo nombre original es Julián Armas— porta ganchos en vez de manos, lo cual se ha convertido en su distintivo. Con los ganchos ha aprendido a manejar armas y ha actuado en algunas películas.

“No me estoy retirando. No me quedé sin dinero y todavía tengo mucha fuerza”, dijo recientemente en una entrevista a una televisora local, al resaltar que tiene todavía la agilidad mental que le permitió resolver casos difíciles hace medio siglo. 

A lo largo de su trayectoria el paseño aseguró haber resuelto homicidios que el FBI y otras agencias federales no pudieron solucionar.

De acuerdo a los organizadores de la subasta la propiedad del Valle Bajo –enfrente de una tienda Walmart del Vecindario– incluye una casa de 13 mil 387 pies cuadrados con nueve dormitorios y ocho baños.

Construida en 1952, la casa circunscribe una piscina olímpica y una pista de tenis. En un momento tuvo un helipuerto, donde aterrizaba la nave de Armes, la cual ya vendió.

A través de los años los habitantes de El Paso familiarizaron con la casa, que se encuentra detrás de una gran puerta privada, así como con los muchos animales salvajes que vagaron libremente por la propiedad a lo largo de los años. Se dijo que en su momento, el detective tuvo más de 30 animales salvajes, incluidos tigres y avestruces. Muchas de sus mascotas fueron donadas a zoológicos de todo Estados Unidos.

close
search