PUBLICIDAD

El Paso

Escuelas de El Paso ‘monitoreadas y seguras’

Distrito local asegura que cuenta con las medidas necesarias para evitar tragedias como la de Uvalde

El Paso Matters

jueves, 26 mayo 2022 | 20:47

Cortesía Cortesía Cortesía

PUBLICIDAD

El Paso.- Cuando Vanessa Sánchez se enteró que ocurrió otro tiroteo en una escuela de Texas, quiso correr y abrazar a su hijo, un estudiante de cuarto grado en la Escuela Primaria Walter Clarke en el Distrito Escolar Independiente de Socorro (SISD).

“No entiendo cómo puede pasar esto”, escribió la recepcionista de una clínica médica en Facebook. “¿Cómo le hablo de esto? ¿Cómo puedo hacer que se sienta seguro al volver a la escuela?”

PUBLICIDAD

Luego del tiroteo escolar más mortífero del estado el martes, los distritos de El Paso aseguraron a los padres que todos los campus cuentan con medidas de seguridad.

El martes, un hombre armado de 18 años ingresó a la escuela primaria Robb en Uvalde, Texas, y abrió fuego, matando a 19 niños y dos maestros e hiriendo a otros 17. El Houston Chronicle informó que el hombre armado compró legalmente dos rifles estilo AR-15 en una tienda de armas con licencia federal solo unos días después de cumplir 18 años, la edad mínima para comprar un rifle en Texas.

“Como madre, estoy preocupada por el creciente número de incidentes en nuestro país. Pero como superintendente de escuelas, confío en que nuestro personal está haciendo todo lo posible para prevenir y prepararse para cualquier incidente”, escribió Diana Sayavedra, superintendente del Distrito Escolar Independiente de El Paso (EPISD), en un mensaje a las familias del distrito. “Eso significa que nuestro equipo continúa revisando y evaluando nuestro plan de seguridad periódicamente y luego actualiza nuestros procedimientos en función de la información más reciente disponible”.

El portavoz de EPISD, Gustavo Reveles, enfatizó que las escuelas primarias y secundarias del distrito tienen entradas frontales seguras que requieren que los visitantes muestren una identificación con foto y expliquen el motivo de su presencia en el campus antes de que se les permita ingresar. Si alguien no tiene una razón válida para estar allí, el personal puede realizar rápidamente una verificación de antecedentes penales y notificar a la jefatura de policía de EPISD.

El financiamiento, logrado a través del programa de bonos del distrito de 2016, también le permitió actualizar los sistemas de cámaras e iluminación.

“Podemos monitorear de forma centralizada cualquier actividad que esté ocurriendo en nuestros campus o alrededor de ellos”, dijo Reveles.

En un mensaje de video emitido el miércoles, el superintendente del Distrito Escolar Independiente de Ysleta (YISD), Xavier De La Torre, dijo: “Es difícil encontrar palabras para esta ejecución sin sentido, enfermiza y horrible de niños y sus maestros”.

“Permítanme asegurarles que por hoy y el resto del año escolar habrá una presencia policial y de seguridad más intensa y vigilante en todo el distrito”, dijo, y agregó que, según el protocolo del distrito, todas las puertas exteriores de los edificios y las puertas de las aulas deben estar cerradas con llave en todo momento. y los terrenos del campus deben ser "monitoreados continuamente".

James Nunn, coordinador de manejo de emergencias de Socorro ISD, dijo que el distrito cuenta con múltiples medidas de seguridad.

“En primer lugar, tenemos las puertas exteriores cerradas y las puertas de entrada cerradas”, dijo Nunn. “Y luego también tenemos entradas en todo el edificio (que están) monitoreadas y aseguradas. Tenemos un sistema de zumbador para que los visitantes ingresen a los campus. Solo queremos que los padres sepan que nos tomamos muy en serio la seguridad de nuestras escuelas”.

Al igual que EPISD, Socorro mantiene su propia fuerza policial de distrito. Y está buscando renovar su programa WATCH D.O.G.S. –“perros guardianes”, en español–, dijo Nunn, en el que voluntarios en forma de figura paterna ayudan a monitorear las entradas y los pasillos del campus. El programa estaba activo antes de la pandemia, pero se suspendió brevemente. Los padres que estén interesados en ser voluntarios deben comunicarse con su escuela, dijo.

Prácticas necesarias

Los consejeros escolares estuvieron disponibles el miércoles y durante toda esta semana para ayudar a los estudiantes y al personal a superar sus sentimientos sobre el tiroteo.

Sánchez, de 32 años, dijo que habló con su hijo sobre el tiroteo, pero no entró en detalles con él. Aunque tiene sentimientos encontrados acerca de los simulacros de tiradores activos en las escuelas y desearía que las escuelas no tuvieran que tenerlos, cuando ocurren tiroteos como este, dice, se alegra de que así sea.

“A veces nos preguntamos por qué tenemos que pasar por seguridad y registrarnos y solo entrar por ciertas puertas, y este es un recordatorio desgarrador de por qué todo es necesario”, dijo Sánchez.

Priscilla Porras, de 42 años, gerente general de clínica dental, tiene dos hijos en edad escolar, Nathan y Kaity, en las escuelas de Socorro. Nathan está en quinto grado y Kaity está en octavo grado.

“No puedo dejar de pensar en los padres que se despertaron sin sus bebés hoy”, dijo Porras el miércoles. “Esto es más que desgarrador. Abracé a mis bebés muy fuerte esta mañana”.

Después de orar por esas familias, dijo Porras, Nathan dijo que esperaba que su abuela, quien murió de COVID-19 en 2020, pudiera encontrar a esos niños “y ser su abuela en el cielo”.

Urgen leyes más estrictas

El tiroteo de Uvalde reabrió las discusiones sobre las leyes de control de armas y la seguridad escolar. Algunos republicanos de Texas han renovado su llamado a armarse.

Eso no es algo que los maestros quieran, dijo Norma De La Rosa, presidenta de la Asociación de Maestros de El Paso, un sindicato de maestros y personal de EPISD.

“Estamos allí para enseñar a nuestros hijos. No estamos allí para tratar de enseñar a nuestros hijos y ser seguridad y policía al mismo tiempo”, dijo De La Rosa, y agregó que muchos maestros “no quieren manejar un arma de fuego”.

El presidente de la Federación Estadounidense de Maestros (AFT) de Texas, Zeph Capo, en un comunicado, imploró a los legisladores estatales “que tomen las medidas de sentido común necesarias para ayudar a detener la masacre de nuestros niños y sus maestros donde deberían sentirse más seguros: en nuestras escuelas”.

“Algunos de nuestros líderes estatales deben aceptar una gran dosis de culpabilidad por no tomar medidas significativas para ayudar a prevenir estos ataques”, dijo Capo. “No necesitamos otra mesa redonda de expertos en seguridad. No necesitamos más simulacros de tiradores activos. Necesitamos una legislación que aborde algunos de los requisitos más básicos para garantizar que las personas inestables no se lleven la vida de nuestros niños y maestros”.

Verónica Hernández, presidenta del capítulo AFT de Socorro ISD, compartió sentimientos similares.

“Necesitamos control de armas, y lo necesitamos ahora”, dijo Hernández. "Esto es ridículo; ¿Qué va a hacer falta?

¿Será necesario que el hijo de un político asesinado a tiros por los legisladores actúe, ella por la escuela?

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search