El Paso

Escasean mascarillas para las instituciones

Reglas complican la adquisición

AP

Roberto Carrillo / El Diario de El Paso

domingo, 05 abril 2020 | 06:00

Para dependencias gubernamentales, instituciones de salud y para la población en general el uso de máscaras de protección se vuelve un reto ante la escasez que ha generado la crisis del coronavirus.

Con el fin de disminuir los riesgos de contagio, gobiernos estatales y locales han decretado que toda persona que se encuentre en espacios públicos debe de utilizar una mascarilla.

Este apremio por conseguir cubrebocas ha causado que el equipo de protección sea escaso, incluso para el personal de servicios públicos.

“La Ciudad de Socorro se está enfocando en la seguridad de todo su personal esencial actual, especialmente en la adquisición de equipos de protección personal (EPP)”, comentó Víctor Reta, vocero de la Ciudad de Socorro.

El apremio es para dotar no sólo al personal de los Departamentos de Policía y Bomberos de Socorro, sino incluso a personal administrativo con labores esenciales para Socorro.

“Recientemente hemos recibido un gran pedido de EPP y estamos trabajando para abastecernos a futuro ante esta pandemia”, afirmó el funcionario.

 “Si bien puede ser un desafío, estamos trabajando con todas las opciones disponibles”, dijo Reta sobre la escasez que ha causado la gran demanda de mascarillas, guantes y gel antibacterial.

En la clínica del Centro San Vicente el personal sí cuenta con equipo de protección, pero con la incertidumbre sobre un posible desabasto a futuro.

“Afortunadamente algunos de nuestros benefactores contaban con suficientes productos para poder equipar a nuestro personal”, dijo Christina Paz, CEO del Centro San Vicente de El Paso.

“Sin embargo, todos los días nos la pasamos al teléfono buscando entre nuestros proveedores algo del equipo de protección que vamos a necesitar en el futuro”, agregó.

Entre la población civil conseguir mascarillas faciales de protección se ha vuelto casi imposible, ante la demanda generalizada.

“Quisiera tener la oportunidad de ponerme un cubrebocas pero no encuentro por ningún lado”, dijo Jennifer, empleada de un expendio de licor en el Centro de la ciudad.

La posibilidad de conseguir mascarillas se limita incluso en Internet, donde adquirir una mascarilla de tipo quirúrgico –de al menos 4 capas de filtración– es casi imposible.

“Las buenas máscaras ya no se encuentran en Amazon”, dijo Rebeca Cano, ama de casa del Valle Bajo.

“Lo poco que hemos encontrado es de menor calidad y no tan baratas”, sostuvo.

Impiden exportaciones

En medio del creciente desabasto de equipo médico para combatir la pandemia, el presidente Donald Trump anunció anoche que le pidió a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) que impida la exportación de cubrebocas N95 fabricadas por 3M.

El mandatario dijo que podrían hacerse excepciones para ayudar a Italia y a España, países que se han visto muy afectados por el Covid-19.

“No estamos contentos con 3M”, agregó a la prensa en la Casa Blanca.

No obstante, la compañía señaló ayer que estaba produciendo todas las máscaras posibles para Estados Unidos.

Agregó que dejar de exportar mascarillas a Canadá y Latinoamérica, como le pidió el Gobierno, es algo que conlleva “importantes implicaciones humanitarias” y podría haber represalias de otros países contra Estados Unidos.