PUBLICIDAD

El Paso

Escasean en Texas vacunas contra viruela del mono

Pese a declararse una emergencia mundial, aún no se establecen aquí protocolos de protección

Karen Brooks Harper/The Texas Tribune

lunes, 25 julio 2022 | 06:00

Internet | Promueven la inmunización

PUBLICIDAD

Durante semanas, el trabajador tecnológico de Austin, Taylor Scot Harrell, trató desesperadamente de vacunarse contra la viruela del simio antes de sus vacaciones para no contraer una erupción cutánea dolorosa y contagiosa en un próximo viaje a Europa.

Cualquiera puede contraer el virus, que no tiene efectos crónicos conocidos a largo plazo y rara vez conduce a la hospitalización. Pero es doloroso y debilitante, y como hombre gay, Harrell forma parte de lo que en los hechos es un grupo de alto riesgo de exposición.

PUBLICIDAD

Y aunque Harrell estaba tratando de ser proactivo, no era elegible para la vacuna porque no había estado expuesto.

“Sabía, solo por mi grupo de alta exposición y a dónde viajaría, que potencialmente podría traer de vuelta esta enfermedad”, dijo Harrell. “Pero no pude conseguir una vacuna, a pesar de que el gobierno literalmente dice que estoy en el mayor riesgo”.

La demanda de la vacuna contra la viruela símica en Texas parece estar creciendo a medida que se informan cada vez más casos del virus en las ciudades metropolitanas del estado. 

Las clínicas que se enfocan en la atención médica LGBTQ dicen que reciben llamadas diarias de sus pacientes preocupados por sus riesgos y con la esperanza de ser vacunados.

Solo hay un suministro federal limitado de la vacuna contra la viruela del mono aprobada recientemente que se distribuye a medida que un número creciente de estados informan casos confirmados.

En Texas, los funcionarios de salud permiten dosis solo para aquellos con exposición conocida, aunque otros estados donde los recuentos son más altos han recibido más dosis de las que pueden usar para una gama más amplia de receptores de alto riesgo. Los funcionarios de Texas dicen que hasta ahora han podido satisfacer la demanda de vacunas de personas que han estado expuestas.

Si bien el virus se está propagando casi exclusivamente entre hombres que tienen sexo con hombres, tanto en Texas como a nivel mundial no se considera una infección de transmisión sexual y ese no es el único grupo de personas que puede contraerlo, dijo Chris Van Deusen, vocero de el Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas.

De hecho, la otra vez que hubo un brote de viruela del simio en Estados Unidos, hace dos décadas, afectó casi exclusivamente a personas que habían cuidado perros de las praderas infectados.

“No hay nada peculiar en esa población (de hombres que tienen sexo con hombres) que los haga más susceptibles”, dijo Van Deusen.

“Ese es solo el grupo en el que está circulando en este momento. Es probable que se extienda más allá de eso, al menos hasta cierto punto”.

La dificultad de obtener una vacuna en Texas frustra a Harrell. Su vecino fue vacunado por funcionarios de salud pública en Nueva York el mes pasado, en el aeropuerto, en el momento en que se bajó del avión para dirigirse al Desfile del Orgullo, a pesar de que tampoco había estado expuesto.

Sus redes sociales están llenas de personas en otros estados que hablan sobre programas públicos proactivos para vacunar a quienes tienen relaciones sexuales y están en riesgo de exposición, dijo.

“Dicen: ‘Ven a vacunarte’, ‘déjanos ayudarte a encontrar una vacuna’. Lo veo en mis historias todos los días. No veo nada así en Texas”, dijo Harrell. “Las ciudades de la costa este y oeste están implementando canales obvios para asegurarse de que esta vacuna esté disponible. Claramente hay una movilización de esta vacuna en esas ciudades. Y no estoy viendo eso aquí”.

Un brote global creciente

La viruela del mono se propaga más fácilmente a través del contacto con las lesiones causadas por el virus. Ese tipo de contacto piel con piel ocurre durante el sexo, pero también puede ocurrir en otras situaciones.

Harrell, que conoce a cuatro personas que dieron positivo, dijo que él y sus amigos tienen cuidado con el contacto prolongado con la piel en situaciones sociales, incluso cuando no hay sexo de por medio.

También puede viajar a través de gotitas respiratorias mientras se besa. Y se puede contraer al tocar superficies, ropa de cama y ropa contaminadas.

Debido a que la viruela del simio no se considera una infección de transmisión sexual, no se previene de manera confiable con condones o abstinencia. Sin embargo, no es una enfermedad transmitida por el aire y es difícil de transmitir a otras personas a través del contacto casual.

Pero se está extendiendo, con al menos 110 casos confirmados en Texas y más de 2100 a nivel nacional. Ese número ha crecido exponencialmente cada semana desde que llegó por primera vez a los EE. UU. a mediados de mayo. California, con más de 500 casos, tiene más que cualquier otro estado. En todo el mundo, ha habido casi 14,000 casos, incluidas cinco muertes, según la Organización Mundial de la Salud.

Sin pruebas de diagnóstico en el consultorio disponibles para clínicas o médicos durante al menos unos meses más, el proceso de confirmación de casos es engorroso y lento, dicen los médicos. La mayoría en la comunidad de la salud supone que los casos en Texas, casi el triple de lo que eran hace una semana, comenzarán a aumentar sustancialmente a medida que los funcionarios federales de salud aumenten su programa de pruebas en todo el país.

El DSHS no ha iniciado ninguna campaña de concientización pública en todo el estado sobre los riesgos de la viruela del simio y cómo prevenirla. En cambio, depende más de las redes de salud locales para hacer correr la voz de manera rápida y eficiente a las personas con alto riesgo de contraerlo, dijo Van Deusen.

“La educación pública y la disponibilidad de vacunas son mis dos mayores preocupaciones”, dijo DeeJay Johannessen, director ejecutivo del Centro HELP para la Salud y el Bienestar LGBT en Fort Worth.

Esta semana, un laboratorio de Austin se unió al esfuerzo del gobierno federal para aumentar las pruebas nacionales de viruela del simio, el último de cinco laboratorios comerciales a nivel nacional que han sido aprovechados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) para ayudar a contener el virus, dijo la jefa de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky. dijo.

“La capacidad de los laboratorios comerciales para analizar la viruela del simio es un pilar importante en nuestra estrategia integral para combatir esta enfermedad”, dijo Walensky en un comunicado.

“Esto no solo aumentará la capacidad de prueba, sino que también hará que sea más conveniente para los proveedores y pacientes acceder a las pruebas mediante el uso de las redes existentes de proveedor a laboratorio”.

Los proveedores de Texas quieren un acceso más fácil a las pruebas, lo que puede demorar algunos días porque las muestras actualmente deben analizarse fuera del sitio en un número limitado de instalaciones, lo que podría retrasar el tratamiento de las personas que han estado expuestas.

Pero también ha habido una gran demanda de una vacuna preventiva, dijo Johannessen.

La clínica de Johannessen, que atiende a unos 3 mil pacientes LGBTQ principalmente en el área del norte de Texas, ha identificado 10 casos confirmados entre sus pacientes, pero recibe llamadas todos los días de personas que desean vacunarse para protegerse si entran en contacto con alguien que tiene el virus, dijo.

Durante el fin de semana del 4 de julio, Harrell pasó tiempo con un amigo que luego dio positivo por el virus. Por eso, Harrell finalmente calificó para la vacuna, que recibió la semana pasada. Sale de la ciudad el viernes para su viaje a Europa. Hasta ahora, no se ha hecho una prueba, pero tampoco ha tenido síntomas.

Cuando Harrell finalmente recibió su vacuna, llegó a la clínica al mismo tiempo que le entregaban su dosis en una hielera.

“Supongo que eso habla del suministro, si piden el mío específicamente el día que hacemos la cita y lo entregan cuando llego allí”, dijo.

Los funcionarios de salud de Texas que tratan a un gran número de pacientes de alto riesgo dicen que la falta de vacunas que puedan usarse como medida preventiva generalizada es la barrera más grande para contener el virus.

“Es una gran preocupación”, dijo la doctora Vandana Shrikanth, experta en enfermedades infecciosas y directora médica de Legacy Community Health, que también recibe solicitudes diarias de la vacuna. “Hay tantas personas que corren un alto riesgo y no están protegidas”.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search