¿Es tiempo de refinanciar tu préstamo hipotecario?

Refinanciar puede ayudar a bajar tu pago mensual, reducir la tasa de interés o incluso disminuir el total a pagar

Especial de GECU para El Diario de El Paso
domingo, 06 octubre 2019 | 06:00

Refinanciar tu préstamo hipotecario puede ayudar a bajar tu pago mensual, reducir la tasa de interés de tu préstamo o incluso disminuir el pago total. A continuación explicamos las ventajas y desventajas de un refinanciamiento para que puedas determinar si es el momento adecuado para considerarlo.


El momento adecuado para refinanciar

Si el valor de mercado de tu casa ha aumentado quizá quieras considerar el refinanciamiento. Si piensas refinanciar con una tasa más baja hay dos maneras en las que te puedes beneficiar:

1) Puedes mantener tu plazo actual y bajar tus pagos mensuales, o bien 2) puedes mantener el monto del pago mensual y reducir el plazo de pago.

Refinanciar durante los primeros años de tu hipoteca puede ser una buena opción porque es cuando la mayoría de tus pagos se destinan a los intereses. En los años posteriores de tu préstamo hipotecario, cuando tus pagos se destinan más al capital que a los intereses, mantener tu préstamo original puede ser lo más sensato.


¿Por qué deberías 

refinanciar tu casa?

• Para incrementar tu flujo de efectivo

El refinanciar tu casa hará que tengas más dinero disponible, ya que puede reducir el monto de tus pagos mensuales.


• Para reducir la cantidad total a pagar

Si quieres terminar de pagar tu casa más pronto y reducir la cantidad total de intereses que pagas por ella, refinanciar con un plazo más corto puede ser la opción correcta para ti. 

Mantente atento a las tasas de interés. Si las tasas han bajado o puedes aprovechar una oferta, es posible que puedas mantener casi el mismo pago mensual actual y terminar de pagar tu casa unos cuantos años antes. Hacer esto potencialmente podría ahorrarte miles de dólares en intereses a lo largo del préstamo.


• Para sacar dinero

Sacar dinero significa recibir un pago único en efectivo durante el refinanciamiento. Si el valor de tu casa ha aumentado, refinanciar puede ayudarte a aprovechar ese aumento en el valor acumulado de la vivienda. Si refinancias puedes usar ese valor acumulado adicional para ayudarte a pagar otras deudas con altos intereses o cubrir gastos grandes como una boda, educación universitaria o renovaciones del hogar.