El Paso

Enfrentan crisis afectiva tras 16 meses de cierre

Mantiene EU restricción a viajeros no esenciales desde México

Jaime Torres / El Diario de El Paso

miércoles, 21 julio 2021 | 06:00

Archivo

Al cumplirse este 21 de julio ya 16 meses del cierre parcial de la frontera terrestre de EU –básicamente a mexicanos con visa de turista–, miles de residentes de la región resienten una crisis emocional al no tener contacto directo con sus familiares del otro lado de la línea que divide a ambos países.

Hasta el cierre de esta edición, las autoridades de Estados Unidos y México no habían confirmado la reapertura de la frontera ante la medida para frenar la pandemia de Covid-19. De esta manera, se extiende la separación de El Paso y Juárez como nunca antes había ocurrido en la historia.

La falta de abrazos, besos y convivencia han impactado dramáticamente y fracturado las afecciones personales entre familiares y amigos a causa de la aplicación de la política de salud pública instaurada por el Gobierno federal.

Raúl Díaz, empleado de una maquiladora, es uno de los fronterizos que ha sufrido en carne propia la separación de sus parientes y amigos, sobre todo de su madre Cristina, a quien cada semana acostumbraba visitar aquí en El Paso.

 “Es increíble que estando tan cerca no tengamos la oportunidad de tenerlos, de tocarlos. Es muy triste”, expresó el juarense, quien ahora tiene una preocupación extra: el vencimiento de su visa de turista para ingresar a Estados Unidos.

“Imagínese ahora que abran los puentes y yo con mi visa vencida, no podré visitar a mi mamá que ahora está malita”, dijo entristecido.

Manifestó que ante la enfermedad que adolece su progenitora tiene miedo de que puede haber un desenlace fatal y ya nunca más pueda volver a verla, abrazarla y besarla. “Eso sería muy doloroso para mí”.

Así como Raúl, existen miles de casos de familiares que por distintas razones migratorias no pueden cruzar a El Paso y viceversa, debido a que las autoridades federales no han dado el banderazo de reapertura al no alcanzar la inmunidad que se requiere para autorizarlo.

Elsa Martínez es una madre de familia que sufre también por el cierre parcial, implementado desde el 21 de marzo del 2020, luego de decretarse la emergencia sanitaria a causa de la pandemia del nuevo coronavirus.

“Ha sido una experiencia muy amarga el no poder ver a mi familia, en especial a mi hermana Martha, nos hemos perdido de mucha convivencia como el nacimiento de dos de mis sobrinos, los cumpleaños de mis hijos con sus primos, en realidad son momentos que ya no van a regresar”.

Indicó que si bien la tecnología ha jugado un papel preponderante en las actividades sociales, educativas y laborales nunca será lo mismo ver las cosas a distancia que personalmente.

Para ella el cierre parcial de la frontera ha dividido las relaciones interpersonales, ya que si bien los ciudadanos y residentes permanentes de Estados Unidos pueden cruzar a México, sus amigos y parientes de México no pueden cruzar a El Paso… “y muchas veces aunque ellos puedan cruzar a Juárez no tienen el tiempo o tienen el temor de ser contagiados y lo entendemos”.

Visiblemente molesta, afirmó que todos los gobernantes –desde el presidente de la República hasta el gobernador y el alcalde– han jugado con los sentimientos de las personas al afirmar recientemente que se abrirían el 25 del presente mes cuando en realidad saben que eso no es posible.

“Quieren colgarse la medallita y que la gente los invoque emocionados al hablar del tema… pero cómo se atreven a decir eso cuando saben muy bien que existe un desfasamiento muy marcado, al 3 por uno, referente al proceso de vacunación”, dijo el ama de casa, que sigue de cerca las noticias locales.

El lunes, el alcalde Oscar Leeser y el juez del Condado, Ricardo Samaniego, dieron a conocer que el Paso es ejemplo a nivel nacional al llegar a casi el 70 por ciento de vacunación entre su población. En Ciudad Juárez están por alcanzar un 30 por ciento de inmunización contra el Covid-19.

Es una irresponsabilidad que los gobernantes de Chihuahua afirmen que ya los van a abrir cuando no se tienen suficientes vacunas en la ciudad, aunado a que mucha gente no se quiere vacunar, agregó.

Para los juarenses, quienes mes tras mes tienen la esperanza de que se reabran los puentes internacionales, la realidad es que mientras no se alcance el nivel óptimo de vacunación no ocurrirá. “Ese es un asunto que lo maneja el Gobierno federal”.

 Graduación perdida

Al igual que Raúl y Elsa, el señor Sergio y su esposa lamentaron el no poder asistir a la ceremonia de su hijo que graduó de Horizon High School en junio.

“Fue una tristeza el no estar presente y verlo con su toga y birrete y recibir su certificado”, manifestó el padre de familia, quien al igual que los primeros se perdió de ese momento especial e irrepetible. “Lo bueno que tiene a sus abuelos y lo acompañaron. No estuvo solo”.

Manifestó que si bien en algunas ocasiones las autoridades de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) han otorgado permisos especiales, lo cierto es que muchas veces se tiene que lidiar con algunos agentes que se oponen al cruce a pesar de la autorización. “Muchos no entienden y son muy déspotas y uno prefiere no batallar y evitar que nos traten mal”. 

Impacto comercial

Otra de las afectaciones serias en la frontera han sido las pérdidas económicas en el comercio paseño, el cual se ha visto afectado por la falta de compradores mexicanos y ha tenido pérdidas de alrededor de unos 200 millones de dólares, según cálculos de la Universidad de Texas en El Paso (UTEP).

Tom Fullerton, un economista de la Universidad de Texas en El Paso (UTEP), en entrevista con El Diario de El Paso señaló recientemente que los impactos económicos, principalmente provenientes del sector minorista, han sido drásticos y se espera que continúen si el cierre parcial sigue.

“El impacto principal de las restricciones sobre viajes no esenciales entre Canadá, Estados Unidos y México fue en el sector del comercio minorista. El valor de las pérdidas en ventas a consumidores provenientes del Norte de México en los últimos 12 meses probablemente excede los 200 millones”, dijo Fullerton.

Añadió que no sólo el sector minorista se vio afectado, sino que también algunas empresas se vieron en la necesidad de “clausurar” debido a las caídas en las ventas.

“Las vacantes en bienes raíces comerciales aumentaron como consecuencia de las caídas en ventas que precipitaron clausuras de muchas empresas que se especializan en servir a clientes mexicanos”, señaló al enfatizar que, cuando los viajes vuelvan a la “normalidad”, el panorama para la frontera podría tener dos destinos debido a la posibilidad de la demanda reprimida que se vio durante meses.

“En cuanto se normalicen los viajes terrestres entre los tres países, se observará un incremento sustancial en ventas a consumidores del Norte de México aquí, en parte porque existe demanda reprimida para muchos productos que suelen ser adquiridos al Norte de la frontera”, explicó el economista.

No obstante las autoridades de Salud continúan replicando el mensaje de no bajar la guardia y seguir las recomendaciones sanitarias para que la situación mejore y todo vuelva a la normalidad una vez que decidan la reapertura de los puentes internacionales. 

close
search