PUBLICIDAD

El Paso

Enfrenta el Río Grande sequía sin precedentes

Situación que generan las temperaturas de tres dígitos representa un peligro ecológico

Associated Press

domingo, 24 julio 2022 | 06:00

Associated Press | Islas de arena en el sector de Albuquerque

PUBLICIDAD

Bernalillo, Nuevo México— Temperaturas de tres dígitos y una inestable temporada de monzones se combinaron con décadas de persistente sequía para poner a uno de los ríos más largos de América del Norte en su situación más precaria hasta el momento.

Islas de arena y grava y parches de lodo agrietado se están apoderando de donde una vez fluyó el Río Grande. Es una escena no muy diferente a otros lugares cálidos y secos del Oeste de los Estados Unidos, donde los ríos y embalses se han ido reduciendo debido al cambio climático y la continua demanda.

PUBLICIDAD

Los administradores de agua locales y federales advirtieron el jueves que más tramos del asediado Río Grande se secarán en los próximos días en el área de Albuquerque, dejando a los pececillos plateados en peligro de extinción varados en los charcos que queden.

La amenaza de que el río se seque tan al Norte ha estado presente en los últimos veranos debido a una sequía en curso, dijeron funcionarios de la Oficina de Recuperación y uno de los distritos de riego más grandes del río. 

Pero éste podría ser el año en que los residentes de la región más poblada de Nuevo México sean testigos de los efectos del cambio climático a mayor escala.

No es raro que partes de Río Grande se sequen en sus tramos más al Sur, pero no en Albuquerque.

Como un monumento, el río atraviesa la ciudad, flanqueado por un bosque de álamos y sauces. Es una de las pocas cintas verdes que atraviesan el árido estado, proporcionando agua para los cultivos y las comunidades.

“Esta es casi la única fuente de agua en la parte central de Nuevo México y no estamos tratando de guardarla sólo para los peces”, dijo Andy Dean, biólogo federal. “Es nuestro trabajo como Servicio de Pesca y Vida Silvestre evitar la extinción de este animal, pero esta agua también es para todos en el valle. Estamos tratando de salvarla para todos y si el pez es esa pieza que nos ayuda a hacer eso, entonces eso es lo que tenemos que usar".

La Oficina de Reclamación liberará la poca agua suplementaria que le queda en los embalses río arriba a lo largo del Río Grande. En los últimos 20 años, la agencia ha arrendado alrededor de 700 mil acres-pie, o 228 mil millones de galones, de agua para complementar los flujos a través del río medio para especies amenazadas y en peligro de extinción.

Los biólogos no están seguros de que este último lanzamiento sea suficiente para marcar la diferencia para los pececillos en peligro de extinción.

Los equipos ya han estado rescatando pececillos varados en las áreas de San Acacia e Isleta y continuarán mientras el río se seca. Hasta ahora, han tenido suerte de pescar alrededor de 50 peces por día, pero Dean dijo que esos números son sólo una fracción de lo que se ha rescatado en los últimos años.

“No parece que haya muchos pececillos por ahí actualmente. Nuestro monitoreo de la población también lo refleja”, dijo.

Dean dijo que recoger pececillos en Albuquerque será un nuevo territorio para la tripulación, ya que nunca han tenido que hacer un trabajo tan al Norte.

Con una serie de represas y acuerdos interestatales para compartir el agua que rigen los flujos del Río Grande, los funcionarios locales, estatales y federales han tenido éxito en años anteriores al alcanzar resoluciones que permiten arrendar y liberar agua adicional para que los flujos puedan aumentar en tiempos de necesidad.

Este año es diferente. Nuevo México no ha podido almacenar ninguna escorrentía adicional en embalses río arriba porque le debe agua a Texas como parte de un pacto interestatal. Con la deuda pendiente y sin agua en el banco, Nuevo México no tiene otra cosa que la esperanza de que llueva para recargar el sistema durante la temporada del monzón.

Jason Casuga, el ingeniero jefe del Distrito de Conservación de Middle Rio Grande, que atiende a los agricultores en todo el Valle de Middle Rio Grande, dijo que debería servir como una llamada de atención para el público y las agencias de gestión del agua.

“Hay mucha infraestructura en este río que se construyó con un propósito y eso fue durante un período de tiempo en que el agua era abundante”, dijo. “Espero que ese sea el lado positivo que surja de esto, que la gente comience a volver a imaginar la forma en que podemos usar esa infraestructura existente”.

En algunos casos se necesitaría legislación del Congreso. En otros, requeriría acuerdos con agencias federales de agua y vida silvestre que permitirían una mayor flexibilidad.

“Mientras más dure esta sequía, creo que la gente reconocerá que tenemos que encontrar el equilibrio”, dijo Casuga.

El distrito de riego y los funcionarios estatales han estado presionando a más agricultores para que participen en programas de barbecho voluntario. Los agricultores dejarían sus campos sin sembrar durante una temporada para ahorrar agua y aumentar el flujo a través de la frontera hacia Texas como una forma de reducir la deuda.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search