Enfrenta Cassandro dualidad de su vida

Luchador ‘exótico’ paseño presenta el viernes por la tarde documental de su carrera

Roberto Carrillo
El Diario de El Paso
jueves, 14 marzo 2019 | 06:00

Este viernes, Cassandro el Exótico se enfrentará ante su público a la dualidad de su vida, retratada en un documental premiado en Cannes, Francia, y que narra la vida de Saúl Armendáriz, nacido en El Paso con raíces mexicanas, y que desde temprana edad vive en la medianía de las fronteras que lo identifican ante el mundo.

“Es la dualidad que he vivido al ser Saúl y Cassandro, rudo y técnico, en México y en los Estados Unidos”, afirmó el luchador exótico cuya vida llegó a la pantalla gracias al interés y amistad que le profesó la directora Marie Losier.

A las 7 pm iniciará la celebración en Alamo Drafthouse Cinema de El Paso. La alfombra roja dará la bienvenida al luchador, al actor español Alejandro González, y al escritor Bryan Alan Fierro, autor del libro de la vida de Cassandro. 

“Fueron 4 años de filmación desde que Marie me entrevistó cuando yo trabajaba en la empresa Lucha VaVOOM, nos caímos bien, no dejábamos de platicar, y cuando nos reunimos de nuevo en Xochimilco por cuestiones de trabajo, le surgió la idea de hacer un documental sobre mí, no una película de ficción, sino algo narrado por mí, mi familia y amistades cercanas sobre mi vida y las diferentes luchas que he librado”, afirmó Saúl.

El egresado de Socorro High School recuerda que cuando tenía 16 años de edad se interesó por la lucha libre, y por ello acudió al gimnasio Josué ‘Neri’ Santos en Ciudad Juárez, donde Víctor Ojeda (Bismarck) se convirtió en su maestro, y le enseñó los secretos de la lucha en el cuadrilátero.

Fue en 1988 cuando Armendáriz debutó enmascarado en los encordados con el nombre de batalla de Mr. Romano, pero dicha identidad quedó en el pasado con la llegada de Rosa Salvaje, donde ya adoptó la identidad de exótico y se manifestó abiertamente gay, para posteriormente asumir el nombre de Cassandro, con el que se catapultó a la fama.

“Son ya 30 años de carrera, y qué mejor manera de festejarlos que con el documental, que se verá primero este viernes en El Paso en una función privada para mi familia y amigos muy cercanos, en un momento que será muy importante para mí, porque toda mi familia de Chihuahua viene a la premiere, donde espero que mi maestro Víctor Ojeda pueda venir si la salud se lo permite”, sostuvo Armendáriz.

Más allá de las lentejuelas, las capas, y de las llaves y contrallaves que aplica y que recibe Cassandro, está Saúl, comprometido con su ciudad y su gente, así como con sus raíces.

Lo mismo es posible verlo tocando el tambor y bailando en el Grupo de Danza Azteca Omecóatl de El Paso, que en la marcha campesina en memoria de César Chávez, o en las celebradas contra el muro fronterizo y en apoyo a los migrantes.

Sin embargo, este día es el Día de Cassandro en el Alamo Drafthouse Cinema de El Paso, donde será necesario abrir una tercera función por el interés de la comunidad fronteriza de ver a Saúl y su historia en la pantalla.

“En un principio no creí que llegaríamos a donde llegamos, no imaginé que estaríamos en Cannes, y que nuestro documental sería uno de 9 seleccionados entre 6 mil, y que obtendríamos el premio Acid”, dijo el exótico sobre el logro al conquistar la sección paralela del Festival Internacional de Cine de Cannes el año pasado.

“Es impresionante cómo Dios ha obrado en mi vida y cómo pasé de ser un niño abusado y lastimado, sin papás, drogadicto, gay, hasta estar en Cannes”, dijo el luchador paseño, quien en la pantalla narra capítulos importantes de su vida, mismos que lo han definido hasta la fecha.

“Ha sido un proceso muy doloroso, pero todo ha valido la pena. Yo siempre le he dado gracias a Dios porque ser gay es un regalo para mí, porque he vivido muchas guerras pero no me rindo", afirmó. 

[email protected]