El Paso

Enfermedad, frontera y pandemia los separan

Mantenerse sanos para el Día de Acción de Gracias se vuelve prioridad entre familias con vínculos en ambos lados de Río Grande

Cortesía

Sabrina Zuniga / El Diario de El Paso

viernes, 27 noviembre 2020 | 06:00

Mantenerse seguros y sanos para el Día de Acción de Gracias de este año ha sido la prioridad para las familias paseñas en medio de la pandemia de Covid-19.

 En medio de advertencias locales y estatales para que las personas eviten sus reuniones familiares, este año, la tradición de cenar juntos no se llevó a cabo.

 “Cada año nos juntábamos y esta tradición la hacíamos debido a que a mi papá le gustaba mucho la celebración y gracias a él nos juntábamos”, dijo Vanessa Lara, residente de Oeste de El Paso.

 “Ahorita en su condición y a lo grave que está, con toda la situación de la pandemia decidimos que vamos a celebrarlo cada quién en su casa con su familia, mantenernos a distancia y pasarla con los nuestros a salvo y disfrutarlo con una pequeña cena”, expresó.

 La familia Lara es una de las miles impactadas por el virus en la región de El Paso y Ciudad Juárez al tener un miembro de la familia al otro lado de la frontera hospitalizado, con mínima comunicación con personal médico y con nulas visitas, debido a las restricciones por la pandemia.

 “Fue muy difícil ingresar a mi papá al hospital ya que tardamos 3 horas en la llegada de la ambulancia por la demanda de ambulancias y por los protocolos del hospital por el Covid”, compartió Vanessa.

 “Nosotros ingresamos a mi papá por su enfermedad degenerativa y la verdad es algo muy desgastante y desesperante porque yo vivo en El Paso y mis papás están en Juárez”, señaló.

El padre, Juan Manuel Lara, de 62 años, padece esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad de las neuronas en el cerebro, el tronco cerebral y la médula espinal que controlan el movimiento de los músculos voluntarios. La ELA también es conocida como la enfermedad de Lou Gehrig, por un famoso beisbolista de las Ligas Mayores muerto en 1941 a los 37 años a causa de este mal degenerativo.

Vanessa agregó que el estar al pendiente de ellos y más que nada estar al lado de su madre para hacerla fuerte y tomar decisiones muy importantes por la salud de mi papá, fue parte importante del cruce casi diario de una ciudad a otra.

 “Ahorita por la pandemia tenía que estar quedándome en su casa, pero también tenía que venir a mi casa para atender a mi esposo y a mi hija de 3 años”, compartió.

 Luego de la hospitalización del señor Lara, lo inevitable se hizo una realidad.

 “Después…mi papá se contagia de Covid en el hospital y todos tenemos que hacernos la prueba y gracias a Dios salimos negativos, pero en Juárez, es algo más duro y angustiante porque lo aíslan inmediatamente, lo trasladan a piso de pacientes Covid y solo sabíamos de él por mensajes de los doctores, así como dos o tres videollamadas que los doctores nos hacían”, dijo.

 A nivel nacional, los funcionarios de salud pública han estado suplicando a los estadounidenses que se queden en casa este año para el Día de Acción de Gracias. Y, a pesar de los aeropuertos congestionados el fin de semana pasado, la mayoría de la gente planea seguir sus consejos, según una enorme encuesta que pregunta a los estadounidenses sobre sus planes de vacaciones.

 A nivel nacional, la encuesta encontró que solo alrededor del 27 por ciento de los estadounidenses planean cenar con personas fuera de su hogar. Lo que indica que menos de un tercio de los estadounidenses planean celebrar en reuniones.

 “Espero que todos tomen en cuenta que esta pandemia no es un juego y lo que el gobierno pide es que todas sus restricciones se acaten, y que tomemos conciencia de que lo mas sagrado ahorita es tener a nuestra familia sana y salva, vendrán tiempos mejores en donde podamos reunirnos como antes y ahorita lo importante es tener salud y cuidar a los nuestros. Celebrar en casa con los hijos y tener fe que esto va acabar pronto”, concluyó Vanessa.