El Paso

Endurecen en Texas restricciones al voto

Limitan sufragio desde auto y por correo, en una de las legislaciones más rigurosas de EU

Associated Press

Alexa Ura/The Texas Tribune

domingo, 30 mayo 2021 | 06:00

Austin— Como resultado de las negociaciones a puerta cerrada entre la Cámara de Representantes y el Senado de Texas, un proyecto de ley de prioridad republicana para promulgar nuevas restricciones a la votación ha aumentado más allá de lo que cada cámara aprobó originalmente para limitar el control local de las elecciones y recortar las opciones de votación. 

Ahora incluye más cambios en la ley de votación. 

Resuelto por un comité de conferencia después de que las dos cámaras aprobaron leyes sustancialmente diferentes, un borrador de la versión final del Proyecto de Ley del Senado 7 (SB 7) toma de ambas para reducir las horas de votación anticipada, prohibir la votación desde el automóvil (drive-thru) y restringir aún más la votación por correo. 

Ahora también incluye varios cambios de reglas adicionales que no formaban parte del debate anterior de cada cámara sobre el proyecto de ley. 

Se espera que los legisladores firmen formalmente el acuerdo al día siguiente y lo envíen al gobernador Greg Abbott para que lo firme antes de que se convierta en ley.

El borrador del proyecto de ley final mantiene en la mira las iniciativas utilizadas por el Condado de Harris durante las elecciones generales del otoño pasado.

Las medidas incluyeron un día de votación anticipada de 24 horas y sitios de votación que permitieron a los votantes emitir su voto desde sus automóviles, que resultó particularmente popular entre los votantes de minorías. 

Pero la legislación también bloqueará los esfuerzos locales para expandir las opciones de votación en todo el estado.

A la vanguardia

La iniciativa SB 7 ha estado a la vanguardia legislativa ya que la Legislatura de Texas 2021 se unió con entusiasmo a los esfuerzos republicanos en todo el país para promulgar cambios radicales en las leyes de votación en nombre de la “integridad electoral”, aunque hay poca o ninguna evidencia de fraude generalizado. 

Al principio de la sesión legislativa, Abbott admitió en una conferencia de prensa relacionada que no tenía conocimiento de los casos de fraude que habían trastornado la elección en 2020. Y uno de los principales funcionarios electorales del estado dijo a los legisladores de la Cámara en una audiencia anticipada del comité que “Texas tenía un elección que fue tranquila y segura".

La discusión sobre las formas en que el acceso de los votantes de Texas a las urnas podría reducirse bajo las restricciones propuestas se desarrolló en largas audiencias públicas, prolongados debates en el piso, acciones caóticas del comité y votaciones en medio de la noche tanto en el Senado como en la Cámara, donde las mayorías de los republicanos avanzaron la SB 7.

El proyecto de ley se negoció durante la última semana fuera del ojo público después de que la Cámara redujo el proyecto de ley y cambió todas las propuestas del Senado con lenguaje de un proyecto de ley diferente de la Cámara que tenía un alcance más limitado. Pero un borrador de la versión final de la SB 7 finalmente trajo muchas propuestas de la versión más amplia del Senado, incluida la prohibición de la votación desde el auto.

La legislación requiere que más condados ofrezcan al menos 12 horas de votación anticipada cada día hábil de la última semana de votación anticipada, pero establece una nueva ventana de 6 a.m. a 9 p.m. para votar.

Esto evitaría directamente la votación de 24 horas del Condado de Harris, que planea mantener para futuras elecciones. También acortaría ligeramente las horas extra que otros grandes condados ofrecieron en las últimas elecciones al mantener abiertos sus lugares de votación hasta las 10 p.m. –tres horas después de las habituales 7 p.m.– durante al menos unos días.

El borrador también establece una nueva ventana para la votación anticipada los domingos, limitándola de 1 a 9 p.m.

Delitos electorales

El borrador de la SB 7 también convierte en un delito de cárcel estatal que los funcionarios locales envíen solicitudes de boleta por correo de manera proactiva a los votantes que no las solicitaron. Esta es otra respuesta al Condado de Harris, donde los funcionarios intentaron enviar solicitudes a los 2.4 millones de votantes registrados el año pasado. 

Otros condados de Texas enviaron solicitudes a los votantes de 65 años o más sin mucho escrutinio. Aunque esos votantes califican automáticamente para votar por correo, también se prohibiría en el futuro enviarles solicitudes que no hayan pedido.

También se prohibiría a los condados el uso de fondos públicos “para facilitar” la distribución no solicitada de solicitudes de boleta por parte de terceros, lo que evitaría que también proporcionen solicitudes a grupos locales que ayuden a obtener el voto. 

Los partidos políticos seguirían teniendo la libertad de enviar solicitudes no solicitadas por su cuenta, una práctica empleada habitualmente tanto por republicanos como por demócratas.

La versión final del proyecto de ley endurece aún más las reglas de votación por correo al establecer un nuevo requisito para que los votantes que soliciten una boleta proporcionen su número de licencia de conducir o los últimos cuatro dígitos de su número de Seguro Social, si tienen uno. Ese lenguaje proviene de proyectos de ley republicanos separados que no fueron aprobados por sí solos.

Los votantes también deberán incluir esa información en los sobres de devolución que contienen sus boletas para que se cuenten sus votos.

Observadores partidistas

Más allá de sus nuevas restricciones sobre las reglas de votación, el borrador SB 7 amplía las libertades de los observadores electorales partidistas. Actualmente, los observadores electorales tienen derecho a sentarse o pararse “convenientemente cerca” de los trabajadores electorales. SB 7 les daría derecho a estar “lo suficientemente cerca para ver y escuchar” la actividad electoral. 

El borrador también agrega lenguaje al Código Electoral de Texas para permitirles “movimiento libre” dentro de un lugar de votación, excepto para estar presentes en una mesa de votación cuando un votante está llenando una boleta.

Las provisiones descartadas por el comité de la conferencia incluyen una medida controvertida que habría permitido a los observadores electorales registrar a los votantes que recibieron asistencia para llenar sus boletas si el observador electoral “cree razonablemente” que la ayuda es ilegal. Ese cambio había generado preocupaciones particulares sobre la posible intimidación de los votantes que hablan idiomas distintos al inglés y los votantes con discapacidades que tendrían más probabilidades de recibir ayuda para votar.

Sin apoyo demócrata

La SB 7 avanzó sin ningún apoyo de los demócratas y enfrentó la oposición de funcionarios locales, grupos de defensa de votantes, algunos miembros de la comunidad empresarial y organizaciones de derechos civiles con antecedentes de pelear contra leyes que podrían dañar a los votantes de color. 

Su crítica a la legislación se basa en su efecto perjudicial sobre el acceso, particularmente para los votantes marginados, y la posibilidad de que pueda violar las salvaguardas federales para los votantes de color.

Al alinearlo con las prioridades legislativas designadas por Abbott, los republicanos lo han presentado como una medida de “integridad electoral”. Aunque no hubo incidentes importantes durante las elecciones de 2020, también han argumentado que la SB 7 tiene como objetivo estandarizar las elecciones después de que los condados, es decir, el Condado de Harris, adoptaron varias iniciativas para facilitar la votación durante las elecciones pandémicas del otoño pasado.

A pesar de sus argumentos a favor de la estandarización, la legislación originalmente incluía una propuesta para regular la distribución de los lugares de votación sólo en los condados más grandes del estado –condados urbanos diversos en gran parte bajo control demócrata– bajo una fórmula que habría llevado a una caída significativa en los lugares de votación en gran parte áreas demócratas, con opciones de voto reducidas en áreas con mayor proporción de votantes de minorías.

La versión final del proyecto de ley finalmente omitió esa disposición.

El trabajo del comité de la conferencia se hizo público la mañana después de que el senador estatal Bryan Hughes y la representante estatal Briscoe Cain anunciaran en una declaración conjunta el viernes por la noche que habían llegado a un acuerdo sobre la versión final de la legislación. 

Ese anuncio, publicado en las dos cuentas de Twitter de los republicanos y enviado en un comunicado de prensa, se encontró con la confusión entre los demócratas en el comité que utilizaron Twitter para indicar que no habían sido incluidos en al menos una parte de las deliberaciones.

La senadora estatal Beverly Powell, demócrata por Burleson, dijo que no le habían proporcionado “ningún detalle sobre este proyecto de ley” a pesar de haber sido nombrada miembro del comité de la conferencia. 

En la Cámara, el representante estatal Terry Canales, demócrata de Edinburg, calificó de “atroz” que los demócratas del comité no hubieran visto el borrador formal de la versión final de la SB 7 a pesar del anuncio de los republicanos sobre un acuerdo sobre el proyecto de ley entre las cámaras.

Poco después, Canales dijo que le habían “informado” que el anuncio “fue publicado prematuramente”. Para entonces, Cain había eliminado su publicación en Twitter sobre el acuerdo. La publicación de Hughes permaneció en línea.