PUBLICIDAD

El Paso

En Texas, avalan aborto 78 por ciento de votantes

Si se anula Roe sólo se permitirá efectuar abortos para salvar la vida de una embarazada o si esa persona corre el riesgo de “deficiencia sustancial de una función corporal importante”

Reese Oxner / The Texas Tribune

jueves, 05 mayo 2022 | 06:00

The Texas Tribune | Manifestantes en San Antonio ante Corte Federal

PUBLICIDAD

Austin– En un momento en que Texas está a punto de prohibir la gran mayoría de los abortos si la Corte Suprema de la nación anula las protecciones constitucionales para el procedimiento, una encuesta reciente de la Universidad de Texas (UT) en Austin muestra que la mayoría de los votantes texanos piensa que el acceso al aborto debería permitirse de alguna forma.

Texas haría que la mayoría de los abortos fuera un delito grave si la Corte Suprema de EU anula el fallo Roe vs. Wade, un futuro que parece considerablemente más probable después de que el lunes se filtró un borrador de opinión no vinculante del Tribunal Superior. Las protecciones constitucionales para el aborto podrían ser anuladas tan pronto como este verano.

PUBLICIDAD

La universidad realizó la encuesta en abril antes de que se filtrara el documento de la Corte. La encuesta encontró que el 78 por ciento de los encuestados cree que el aborto debería permitirse de alguna forma, mientras que sólo el 15 por ciento dijo que nunca debería permitirse.

Si se anula Roe, Texas permitiría a los médicos efectuar abortos sólo para salvar la vida de una persona embarazada o si esa persona corre el riesgo de “deficiencia sustancial de una función corporal importante”. No habría excepción si alguien quedara embarazada por violación o incesto.

Alrededor del 39 por ciento de los encuestados dijo que los texanos siempre deberían poder acceder a un aborto como una cuestión de elección personal, y el 11 por ciento de los encuestados pensó que los abortos deberían estar disponibles por otras razones además del embarazo resultante de una violación.

La encuesta muestra que el 28 por ciento de los encuestados cree que los abortos deberían estar disponibles sólo en casos de violación, incesto o cuando la vida de una persona está en peligro por su embarazo. Y el 7 por ciento dijo que no sabía.

Los encuestados cayeron en su mayoría a lo largo de las líneas del partido. De los republicanos encuestados, el 42 por ciento dijo que los abortos deberían permitirse sólo en casos de violación, incesto o cuando la vida de una persona está en peligro. La mayoría de los encuestados demócratas, el 67 por ciento, dijo que a las texanas se les debería permitir hacerlo como una opción personal.

Pero hubo valores atípicos. Entre los republicanos, el 15 por ciento dijo que a las texanas siempre se les debería permitir abortar y el 12 por ciento dijo que la ley debería permitirles abortar por motivos distintos a una violación. Por otro lado, el 5 por ciento de los demócratas dijo que el aborto debería prohibirse por completo y el 13 por ciento dijo que sólo debería permitirse en casos de violación o incesto.

Texas es uno de los 13 estados con las llamadas leyes de activación que entrarían en vigor automáticamente para prohibir los abortos si se anula Roe.

Los texanos han experimentado una vista previa de una América posterior a Roe durante los últimos ocho meses. El estado se ha encontrado bajo la ley de aborto más restrictiva del país, que prohíbe los abortos después de unas seis semanas de embarazo, desde septiembre. La prohibición puede eludir las protecciones sobre el acceso al aborto al depender de demandas privadas para su aplicación en lugar de funcionarios estatales. Los críticos dicen que la ley crea “caza-recompensas” porque permite que cualquier persona presente una demanda y busque daños y perjuicios de al menos 10 mil dólares, incluso si no tienen una conexión con la persona que busca un aborto. Los defensores del derecho al aborto han desafiado sin éxito la prohibición en los tribunales estatales y federales.

Pero ahora, gran parte de la controvertida ley de aborto de Texas podría volverse discutible, ya que el inminente fallo de la Corte Suprema pone en peligro el derecho a un aborto legal.

“Durante meses, los texanos han tenido que sortear una prohibición del aborto de seis semanas y una ley de recompensas que ha trastocado el acceso a la atención esencial”, dijo en un comunicado Ana Ramón, directora ejecutiva interina del comité de acción política progresista Annie’s List. “El proyecto de mayoría (de la Corte Suprema) confirma lo que hemos anticipado en todas las opiniones: el fin de nuestro derecho garantizado al aborto es inminente”.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search