El Paso

En sesión especial, buscará NM legalizar la mariguana

Convocará gobernadora a legisladores para tratar pieza clave de su agenda

Associated Press

Associated Press

domingo, 21 marzo 2021 | 06:00

Santa Fe, NM— Una propuesta para legalizar la mariguana recreativa en Nuevo México flaqueó en las últimas horas de una sesión legislativa de 60 días cuando el Senado pospuso un debate en la sala y pasó a otros proyectos de ley.

Mientras promocionaba los éxitos logrados por los legisladores durante una sesión legislativa de 60 días, sin precedentes y a la sombra de una pandemia mortal, la gobernadora Michelle Lujan Grisham dijo el sábado que los llamará en dos semanas para ocuparse de los asuntos pendientes: legalizar la mariguana recreativa.

“Tenemos un marco increíble listo para utilizar el cannabis para adultos”, dijo la mandataria durante una conferencia de prensa con los líderes demócratas al final de la sesión.

“Y dadas las circunstancias en las que tienen que unirse y realmente mirar, eso no se pudo hacer a tiempo para ambas cámaras, que quieren poder votar sobre el uso del cannabis entre adultos, así que les daremos esa oportunidad”, agregó. 

Lujan Grisham dijo que su expectativa y esperanza es que los legisladores se vuelvan a reunir “el 31 de marzo o alrededor de esa fecha”.

“Cuando se tiene un esfuerzo bipartidista trabajando en un marco para lograr esto, no tiene sentido hacer esperar a los habitantes de Nuevo México cuando lo tenemos listo”, dijo.

Los legisladores tenían hasta el mediodía del sábado para enviar la iniciativa de legalización a la gobernadora. Los defensores de las reformas amplias de la mariguana se han enfrentado en medio de enfoques divergentes sobre cuestiones complejas de impuestos, seguridad pública, supervisión regulatoria y reglas de concesión de licencias.

Lujan Grisham ha impulsado la legalización generalizada de la mariguana en un esfuerzo por estimular el empleo y la recuperación económica de la pandemia.

Un proyecto de ley aprobado por la Cámara legalizaría la venta y el consumo de cannabis para cualquier persona mayor de 21 años, impondría un nuevo impuesto del 12 por ciento sobre el cannabis y brindaría apoyo a las comunidades donde la criminalización de la mariguana llevó a una vigilancia policial agresiva.

Nuevo México coqueteó con la legalización del cannabis en la década de 1990, cuando el entonces gobernador Gary Johnson desafió los tabúes contra la despenalización retando a los aliados republicanos. Desde entonces, un programa de mariguana medicinal fundado en 2007 ha atraído a más de 100 mil pacientes.

Varios opositores de línea dura a la legalización en el Senado estatal fueron destituidos por los demócratas en las elecciones primarias de 2020.

En las elecciones de noviembre, el vecino Arizona fue uno de los cuatro estados que aprobaron la mariguana recreativa mediante una iniciativa de votación.

La Constitución de Nuevo México no permite la aprobación directa de los estatutos por parte de los votantes, lo que permite que los legisladores sigan los pasos de Illinois y Vermont al legalizar a través del proceso legislativo.

El proyecto de ley estancado brindaría oportunidades para que los pequeños productores de mariguana artesanal mantengan 200 plantas bajo un sistema de micro-licencia que combina cultivo, fabricación de productos de mariguana, ventas y salones para el consumo social de cannabis.

La mariguana medicinal quedaría libre de impuestos, con disposiciones para cannabis subsidiado para pacientes pobres. Y las condenas anteriores por drogas de cualquier tipo no impedirían que las personas obtuvieran una licencia de la industria.

Las enmiendas del Senado al proyecto de ley iniciarían un estudio de los niveles de producción de cannabis en otros estados y monitorearían el mercado de Nuevo México para asegurar el “equilibrio del mercado”. Los reguladores estatales podrían congelar los niveles de producción de cannabis y las nuevas licencias.

El senador demócrata Joseph Cervantes teme que el marco regulatorio propuesto cree un monopolio poderoso protegido por el Gobierno con consecuencias imprevisibles. Advirtió contra la creación de una nueva generación de cárteles comerciales como los titulares de licencias de licor que han guardado de cerca su acceso al mercado.

El Senado descartó un proyecto de ley patrocinado por los republicanos que enfatizaba los impuestos bajos en un esfuerzo por erradicar la mariguana ilícita.

Los republicanos, incluido el presidente del partido estatal y el ex congresista Steve Pearce, dicen que la legalización sólo complica la lucha del Estado con las altas tasas de pobreza y adicción a los opioides. Pero varios legisladores estatales republicanos han abogado abiertamente por la legalización con salvaguardas para la seguridad vial y laboral.