PUBLICIDAD

El Paso

En la semana, envió Texas 700 soldados

Tras irrupción de extranjeros el 21 de marzo, Abbott aumenta despliegue en El Paso

De la Redacción / El Diario de El Paso

domingo, 31 marzo 2024 | 06:00

Cortesía | Cientos de militares texanos han sido transportados a la región como parte de la Operación Lone Star

PUBLICIDAD

Una semana después de que cientos de inmigrantes irrumpieron a territorio estadounidense por El Paso, desafiando el alambrado de púas y la vigilancia de la Guardia Nacional de Texas y de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, el gobernador Greg Abbott implementó una política de mano dura en esta región fronteriza.

Durante la semana que acaba de concluir, el Departamento Militar de Texas confirmó que se enviaron en total 700 soldados estatales a El Paso –incluyendo 200 de una fuerza táctica– para reforzar la vigilancia en la frontera de Texas no sólo con México, sino con el estado de Nuevo México.

Además, las autoridades de Texas arrestaron a 70 migrantes más por cargos de disturbios relacionados con el incidente del 21 de marzo en el que invadieron y atacaron a las tropas de la Guardia Nacional en un intento de acelerar su entrada por la frontera en El Paso, señalaron funcionarios estatales.

El martes, Abbott desplegó a El Paso alrededor de 200 soldados más de la Guardia Nacional de Texas, pertenecientes al grupo élite Fuerza Fronteriza Táctica de Texas, para reforzar la vigilancia en las márgenes del Río Grande y evitar el cruce de inmigrantes a los Estados Unidos por el sector de El Paso.

El viernes, el gobernador anunció la llegada de un contingente aún mayor de la Guardia Nacional del Texas a la ciudad fronteriza más grande del estado.

El anuncio de Abbott contenía pocos detalles sobre lo que el gobernador llamó un “aumento” de acciones de control en la frontera. Pero el Departamento Militar de Texas confirmó que el aumento incluye tanto tropas de la Guardia regular como miembros de una nueva unidad formada para llevar a cabo operaciones fronterizas especiales como parte de la Operación Lone Star.

“La Guardia Nacional de Texas aumentó personal y equipo adicional para proteger El Paso”, dijo el Departamento Militar en un correo electrónico sin firma. “Más de 700 soldados adicionales, incluidos 200 soldados de la Fuerza Fronteriza Táctica de Texas (TTBF), se han desplegado en El Paso durante la semana pasada”.

El alambre de púas, destinado a disuadir a los inmigrantes de cruzar a Texas, fue roto a lo largo del Río Grande en El Paso la mañana del 21 de marzo en medio de un día de acciones judiciales federales sobre la nueva ley de Texas conocida como Proyecto de Ley Senatorial 4 (SB4).

Los legisladores estatales aprobaron la SB4 el año pasado para otorgar a los agentes del orden del estado el poder de arrestar, detener y deportar a personas sospechosas de haber ingresado a los Estados Unidos por Texas desde México sin autorización legal.

La ley permanece en suspenso, por orden judicial, a la espera del resultado de una demanda presentada por la Administración Biden contra el Estado de Texas. El 3 de abril está prevista una audiencia en la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito de Estados Unidos, donde se impugnará la constitucionalidad de la SB4.

En una publicación del viernes en X (anteriormente Twitter), Abbott no mencionó la demanda, pero destacó los esfuerzos de Texas para detener el flujo de cruces no autorizados en el Río Grande.

“Continuamos reforzando las barreras fronterizas existentes y repeliendo los cruces ilegales. Texas mantendrá la línea”, dijo Abbott en la publicación que incluía una fotografía de tropas saliendo de la panza de un avión de transporte de la Guardia Nacional Aérea de Texas.

Van 70 arrestados por disturbios

Las autoridades de Texas arrestaron a 70 migrantes más por cargos de disturbios relacionados con el incidente del 21 de marzo en el que invadieron y atacaron a las tropas de la Guardia Nacional en un intento de acelerar su ingreso a Estados Unidos por la frontera de El Paso, reportó The New York Post.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) tiene retenidos a más de 200 inmigrantes a quienes el Estado quiere arrestar y acusar, pero las autoridades federales “no están siendo tan cooperativas como la Patrulla Fronteriza”, según el funcionario.

Los 70 que han sido arrestados enfrentan cargos por delito menor de disturbios, dijo la fuente.

El miércoles, el Estado acusó a nueve inmigrantes presuntamente involucrados en el asalto a soldados desplegados en la región.

Se enfrentan a cargos de incitación a disturbios, daños a la propiedad por más de 2,500 dólares y agresión a miembros de la Guardia.

El primero en ser acusado fue el ciudadano hondureño Junior Evaristo-Benítez, de 21 años, quien supuestamente pisoteó la rodilla de un soldado “a propósito y con malicia” durante el asalto.

Los migrantes involucrados en el motín derribaron el alambre fronterizo levantado por el Estado y derribaron a los soldados que corrían hacia la Puerta 36, con la esperanza de que los agentes de la Patrulla Fronteriza del otro lado los detuvieran y les permitieran ingresar a Estados Unidos.

Poco antes de la ofensiva fronteriza, los soldados en el área comenzaron a hacer regresar a pequeños grupos de migrantes adultos solteros hacia México.

Fue entonces cuando se agitaron y decidieron atacar a los guardias.

Posteriormente, las autoridades confiscaron cuchillos a algunos de los involucrados en el motín, según una fuente de la Guardia Nacional.

Al menos un migrante también intentó apoderarse del arma de fuego de un soldado durante el incidente.

Algunos de los soldados cerca de la Puerta 36 ese día fueron transportados a un hospital cercano por heridas leves.

“Estas personas estaban dispuestas a atacar a los militares”, dijo la fuente de la Guardia Nacional a The Post. “Estaban dispuestos a atacar a las fuerzas del orden. Desprecian por completo nuestras leyes”.

newsroom@diariousa.com 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search