El Paso

En jaque, distritos escolares paseños

Enfrentan millonaria pérdida de fondos estatales ante la estrepitosa caída en el número de estudiantes inscritos

El Paso Matters

El Paso Matters

martes, 05 enero 2021 | 06:00

Los distritos escolares de El Paso podrían perder millones de dólares el próximo año si la Agencia de Educación de Texas (TEA) empieza a financiarlos en base a los niveles actuales de asistencia, que están muy por debajo de los que se registraron el pasado año escolar.

TEA financió los distritos con niveles de asistencia previa a la pandemia en las primeras 18 semanas del año escolar. A medida que se acerca el final del período de gracia, los superintendentes, legisladores y defensores de la educación pública han presionado al gobernador Greg Abbott y al comisionado de Educación de Texas, Mike Morath, para que amplíen esta protección de “compensación” durante el resto del año escolar 2020-21.

A principios de este mes, Morath comentó que el Estado no tiene planes de extender la protección, según reportó The Texas Tribune. Jake Kobersky, portavoz de TEA, dijo el 18 de diciembre que no se había tomado la decisión final y “no había un plazo definitivo” en el que eso podría suceder.

En todo el estado, las inscripciones disminuyeron aproximadamente en un 3 por ciento, o sea, en casi 156 mil 800 estudiantes, comparado con el mismo período del año pasado, de acuerdo a la información que recolectó TEA a mediados de octubre.

Los tres distritos más grandes de El Paso observaron que sus inscripciones disminuyeron en total en 7 mil estudiantes comparado con el otoño pasado, que tuvo un 5 por ciento de decremento.

Aunque parte de esa pérdida se debe al descenso de inscripciones que ha tenido la región en la última década, las cifras de asistencia siguen por debajo de lo que ellos esperaban cuando formularon sus presupuestos durante la primavera pasada.

El Distrito Escolar Independiente de El Paso (EPISD) proyectó en el mes de mayo que aproximadamente 54 mil estudiantes podrían inscribirse en este año, aproximadamente 1 mil 200 menos que el año pasado. 

Su inscripción fue de casi 50 mil 700 a mediados de octubre. Eso representa un descenso del 8 por ciento respecto al otoño anterior, más del doble del 3.6 por ciento de decremento registrado del 2018-19 al 2019-20.

Ningún administrador de EPISD estuvo disponible para hablar sobre el impacto financiero que se tendrá si la provisión expira en este mes. Los distritos reciben un mínimo de 6 mil 160 dólares por estudiante de fondos estatales, así que, el EPISD podría estar en riesgo de perder por lo menos 7.3 millones de dólares.

El Distrito Escolar Independiente de Ysleta (YISD) podría perder aproximadamente 8 millones de fondos estatales si concluye la provisión, comentó la jefa de Finanzas y Operaciones, Lynly Leeper.  YISD planea un descenso anual de 500 estudiantes, dijo, pero en este año, la inscripción ha disminuido en 2 mil estudiantes, o sea, casi el 5 por ciento.

“Tenemos un saludable balance de fondos, pero no queremos retirar eso innecesariamente”, dijo Leeper. “Así que, lo primero que haremos es monitorear los gastos durante el año fiscal. Vamos a ser muy cuidadosos”.

Las inversiones en el mantenimiento de edificios podría detenerse, YISD también podría retrasar el llenar los puestos vacantes. “En este momento no vamos a buscar nada que se parezca a una reducción de fuerza laboral, ni despidos ni nada como eso”, aseguró Leeper.

El Distrito Escolar Independiente de Socorro (SISD) podría experimentar un decremento por 5.4 millones de dólares en el financiamiento estatal, comentó el jefe de Finanzas, Rony Reza. Aproximadamente 500 estudiantes menos van a asistir en este otoño, que lo esperado.

“Nos gustaría recibir todo del Estado, aunque con toda certeza es algo que podemos manejar”, dijo Reza. SISD podría utilizar el fondo por 160 millones de dólares, o sean las reservas, para compensar esa pérdida y evitar recortes de personal, ya que los costos de personal representan la mayoría del presupuesto.

Este es el primer año que Socorro ha visto un descenso en el total de inscripciones después de una década de crecimiento, registrando el mayor decremento en la educación temprana y el jardín de niños, de acuerdo a un análisis de El Paso Matters. Las inscripciones en la educación temprana se ha reducido en un 64 por ciento o sea, en 133 estudiantes, mientras que 50 alumnos menos del jardín de niños fueron inscritos en este otoño, lo cual significa un descenso del 8.5 por ciento.

El Paso e Ysleta tuvieron los descensos más considerables en los niveles de pre-kinder, además de grandes descensos en la inscripción en el kínder, una tendencia que se ha visto en todo el país en este otoño.

“Esos son alumnos cuyos padres dicen “no tengo obligación de tenerlos en la escuela, voy a esperar hasta que termine esta pandemia”, comentó Marivel Macías, asistente del superintendente de Servicios Administrativos de SISD. La ley de Texas no requiere que los niños sean inscritos en la escuela hasta el primer grado.

Las escuelas de Socorro, al igual que las de El Paso e Ysleta, han permanecido mayormente con la enseñanza virtual en este otoño, sólo un número limitado de estudiantes asisten a los campus. 

Una vez que disminuya el porcentaje de hospitalizaciones por Covid-19 en el Condado de El Paso por debajo del 20 por ciento, durante siete días consecutivos, se permitirá que más estudiantes regresen al campus, dándoles prioridad a los grados de primaria. Eso podría provocar que se incremente la inscripción si los padres de familia que optaron porque sus hijos más pequeños no participaran en el aprendizaje en línea, los hagan regresar al aprendizaje presencial, dijo Macías.

Ysleta también espera ver un ligero incremento en las inscripciones del pre-kinder y el jardín de niños cuando las escuelas reabran y admitan a más estudiantes. Esto será una segunda campaña de inscripciones para el pre-kinder que se llevará a cabo para reclutar más niños, comentó la superintendente adjunta de Escuelas Primarias, Brenda Chacón.

Sin embargo, las inscripciones seguirán bajas –y algunos estudiantes seguirán faltando– en esta primavera debido a que muchas familias abandonaron El Paso para buscar trabajo durante la pandemia. 

El prolongado cierre por el coronavirus en la frontera entre Estados Unidos y México podría provocar que los estudiantes que viven en Juárez ingresen al sistema escolar mexicano.

“El extremo descenso en las inscripciones” de este otoño se espera que continúe hasta la primavera, “hasta que el virus sea detenido y la mayoría de los texanos sean vacunados”, de acuerdo a una carta fechada el 14 de diciembre que 23 grupos educativos le enviaron al gobernador y al comisionado de Educación urgiéndoles a ampliar este financiamiento”.

El Estado dejó a un lado el financiamiento para este año escolar durante la sesión legislativa del 2019, comentó Bill Popinski, director de políticas de Levanta la Mano Texas, un grupo que se dedica a las políticas educativas. Aunque el dar por terminada la provisión de “compensación” le ahorrará dinero al Estado, podría poner en desventaja a los distritos que ya gastaron la mayoría de sus presupuestos para este año y podrían ser forzados a despedir maestros o reducir programas, dijo.

Esas consecuencias se sentirían cuando los estudiantes regresen eventualmente a los salones de clase.

“Queremos que ellos regresen a un sistema de educación pública boyante en donde todo esté en orden y preparado y que los maestros y el staff puedan proveer esos métodos de educación de calidad para que se recuperen de ese desplome provocado por el Covid”, dijo Popinski.