En espera, veredicto contra ex boxeador

Defensa solicitó que el juicio se realice en el 2020

Karla Valdez / El Diario de El Paso
sábado, 13 abril 2019 | 06:00
Karla Valdez/El Diario de El Paso

Los retrasos en el caso del ex boxeador Joel García podrían continuar, ya que aunque el mes pasado se fijó una fecha para su juicio luego de cinco años de apelaciones, la defensa solicitó una nueva prorroga. 

García enfrenta tres cargos de homicidio imprudencial por intoxicación, en relación al choque ocurrido la madrugada del 24 de diciembre de 2014, donde murieron 

Joshua e Isaiah Deal, de 23 y 18 años respectivamente y Shanon Del Río, de 22.

Luego de que en diciembre de 2018 la Corte de Apelaciones Criminal de Texas prohibiera a la Oficina del Fiscal del Distrito de El Paso (DA) utilizar un examen de sangre como evidencia en el juicio contra García.

Con este dictamen, finalmente tras cinco años de la muerte de las víctimas el pasado mes de marzo se pactó que éste se llevaría a cabo el próximo mes de septiembre. 

Pero el jueves durante una audiencia para repasar las condiciones de la libertad condicional del ex boxeador, la defensa solicitó una prorroga a la nueva juez del caso Alyssa Pérez, que en noviembre de 2018 tomó el lugar que dejó Gonzalo García, quien ya no buscó reelegirse como juez.

“Queremos solicitar que el juicio sea cambiado para enero o febrero (de 2020)”, dijo el abogado Leonard Morales.

Esto argumentando que él y su colega Richard Esper, necesitan tiempo para revisar el caso que les fue asignado a principios de este mes, luego de que el 21 de marzo García solicitara un nuevo abogado, luego de haber sido representado por el abogado Miguel Cervantes.

Pérez se mostró sorprendida al escuchar la petición de la defensa e indicó que esa audiencia no era para tratar ese tema, sino las condiciones de la libertad condicional del acusado. 

“No les estoy diciendo que no, pero eso tendríamos que discutirlo en otra audiencia”, explicó la juez.

Por lo que con ayuda de un traductor, la juez procedió a explicarle a García las condiciones de su libertad condicional, donde sobre sale que no puede consumir alcohol o drogas y ahora tendrá que dar que dar seis muestras de origina diarias en lugar de cuatro.

La juez explicó que esto no significa que el ex boxeador haya incumplido con las condiciones, asegurando que es una medida que esta tomando en todos sus casos de conductores ebrios (DWI). 

Debido a que García es acusado de conducir un Camaro 2010 en presunto estado de ebriedad, omitir una luz roja en el cruce de la calles Joe Battle y Vista Del Sol e impactarse contra un vehículo Pontiac Grand AM, que era conducido por el mayor de los Deal. 

Joshua y Del Río murieron en el lugar del accidente, mientras que Isaiah fue trasladado de emergencia al Centro Médico Del Sol, donde falleció poco después a raíz de las lesiones que sufrió al salir disparado del automóvil. 


Guerra de poder


Una serie de apelaciones interpuestas tanto por la fiscalía como por la defensa, retrasaron el juicio contra el ex boxeador que originalmente fue fijado para el 28 de agosto de 2015 ante el entonces juez del la Corte del Distrito 210, Gonzalo García. 

La discusión detrás de estas apelaciones, se basaron principalmente en un examen de sangre que indican que al momento del accidente García presentaba .268 grados de alcohol en la sangre, cuando en Texas el límite legal es de .08 grados. 

En 2015 el juez dictaminó que dichas muestras de sangre fueron obtenidas ilegalmente por oficiales de la Policía de El Paso (EPPD), después de que el acusado se negara a dar una muestra voluntaria.

La fiscalía intentó justificar a los oficiales, diciendo que tras el choque García fue hospitalizado y recibiría medicamentos vía intravenosa y existía el temor que estos afectaran la concentración de alcohol en su sangre. A pesar de la justificación el juez indicó que no permitiría que el examen fuera utilizado como evidencia durante el juicio y dicho dictamen dio inicio a la guerra de apelaciones. 

Ya que la fiscalía apeló la decisión del juez ante la Octava Corte de Apelaciones de Texas, donde favorecieron a los fiscales aceptado la justificación del accionar de los uniformados y les permitía usar el examen como su evidencia más fuerte. 

Esto llevó a una nueva apelación ahora por parte de la defensa, quien en 2017 llevó el caso a la Corte de Apelaciones Criminal de Texas (lo más alto en corte de apelaciones).

Quienes luego de aceptar revisar el caso, el 12 de diciembre de 2018 dictaminaron que se violaron los derechos civiles del acusado y prohibieron a la fiscalía utilizar el examen como evidencia.

Aunque todo está listo para el esperado juicio éste podría no llevarse a cabo, dependiendo de la decisión de la juez. La audiencia para discutir este tema será fijada en los próximos días. Por otro lado, si la juez niega la prorroga a la defensa García tiene hasta el 10 de septiembre para tratar de llegar a un acuerdo con la fiscalía y evitar el proceso.