El Paso

Eligió eutanasia para vencer cáncer

Sharon fue una de las primeras en elegir la asistencia médica para morir

Roberto Carrillo Arteaga /El Diario de El Paso

lunes, 12 julio 2021 | 06:00

Cortesía | Fallecida no quería recibir quimioterapia

Una residente de Santa Fe, Nuevo México, enferma de cáncer terminal, se convirtió en una de las primeras en elegir la asistencia médica legal para morir, tras entrar en vigor la ley estatal que permite terminar con una vida humana.

Sharon King expresó a su esposo su deseo de no querer recibir un tratamiento de quimioterapia ante su decisión de no querer alargar el sufrimiento que le aquejaba por el avanzado estado de su metástasis.

En abril pasado Michelle Lujan Grisham, gobernadora de Nuevo México, firmó el proyecto de ley de ayuda médica para morir, que beneficia en la actualidad a personas de Nuevo México que por su propia voluntad deciden terminar con su vida ante situaciones de apremio como lo son los padecimientos terminales.

En este caso la paciente de 61 años de edad decidió tomar un medicamento que legalmente terminó con su vida, auspiciada por la ley estatal.

“Yo quería tomar el control y quitarle el dolor, pero no pude”, dijo Danny King, esposo de Sharon.

“No pude quitarle el dolor, y uno no puede soportarlo. No quisiera que nadie sienta mi dolor”, agregó King sobre los estragos que la enfermedad de su esposa trajo consigo.

El avance de la enfermedad en Sharon fue repentino y fulminante, ya que el mes pasado se le detecto cáncer, etapa 4, en el útero, justo a pocos días de que entrara en vigor la Ley de Opciones para el Fin de la Vida, avalado por los legisladores de Nuevo México y signada por la gobernadora.

“Ella (Sharon) quería tomar la decisión sobre el cáncer. Ella no quería que el cáncer tomara el control”, afirmó Danny King.

La Ley de Opciones para el Fin de la Vida entró en vigor a partir del 18 de junio en Nuevo México, con la cual se otorga a los pacientes con enfermedades terminales el derecho a elegir cuándo y cómo morir. 

La polémica sobre la delgada línea entre una muerte asistida y un suicidio se descarta, después de que cada caso tiene un estudio y respaldo legal para proceder.

“Si tienes la mente clara, no es un suicidio”, afirmó Danny King tras el fallecimiento de su esposa.

“En medicina, se ven muchas muertes incómodas o dolorosas”, dijo la doctora Maggie Wilson, quien asistió a Sharon. 

“Darle a alguien que ya ha sufrido y que va a morir en breve una muerte pacífica, creo que es algo importante que podemos brindar”, afirmó la médica.

La legislación prevé incluso controlar el bajo costo del medicamento, que oscila en los 700 dólares.

En estos casos el medicamento se mezcla con jugo de manzana y el paciente debe autoadministrarlo y consumirlo en un lapso de dos minutos. 

Posteriormente el paciente se duerme y luego fallece poco después de una hora.

Al igual que Nuevo México otros nueve estados, incluido el Distrito de Columbia, han aprobado leyes similares. 

close
search