El mensaje es lo que importa: manifestantes

Tras desalojo de mitin de Trump, reciben amenazas e insultos

Roberto Carrillo Arteaga/El Diario de El Paso
miércoles, 13 febrero 2019 | 06:00

A pesar de haber sido desalojados violentamente del evento que realizó el presidente Donald Trump en El Paso, los integrantes del Comité de Solidaridad con Migrantes Detenidos, de la Red de Víctima de la Patrulla Fronteriza y Movimiento Cosecha, declararon que el mensaje que querían entregar al mandatario es lo más importante, a pesar de las amenazas, insultos y maltratos que recibieron en el Coliseo de El Paso.

“Los seguidores de Trump eran más violentos que los policías. Eso pasa cuando se incita a la violencia”, dijo Juan Ortiz, activista del Movimiento Cosecha, que fue retirado del Coliseo de El Paso por elementos del Servicio Secreto por protestar la forma en que se desalojó a quienes presentaron mantas con mensajes no acordes a la política del presidente.

Voluntarios del Comité de Solidaridad con Migrantes Detenidos (DMSC) desplegaron en las gradas norte del Coliseo una manta en que se leía: “Stop The Force Feeding, Solitary Confinement  & Abuse. Free The #ElPaso9”

“No hubo oportunidad de desplegar nuestro banner por completo, porque empezaron a jalonearnos”, dijo Destiny García, del DMSC.

“En realidad no esperaba que me pusieron las manos encima, que me maltrataran, fue algo muy desafortunado, pues nosotros siempre deseamos realizar una protesta pacífica, porque lo más importante es el mensaje para liberar a las personas que están forzando a comer por sondas nasales y vía intravenosa”, afirmó García.

La activista sostuvo que no fue difícil ingresar al Coliseo, ya que enrolló el banner en su torso, y ya estando adentro lo pudo desplegar por unos instantes, ya cuando el presidente Trump había tomado la palabra.

Una vez que García y su acompañante desplegaron la manta, los simpatizantes del presidente se tornaron violentos con ellos, hasta que elementos del Servicio Secreto llegaron para conducirlos al exterior del recinto.

“¿Quién es esta gente, de donde salieron?”, dijo el presidente Trump, haciendo una seña circular sobre su sien, al momento que el barullo amainó, justo cuando retiraron a los activistas pacíficos.

“A mí me sacaron por protestar el tratamiento que le dieron a la gente que desplegó las mantas. Yo les grité racistas y cobardes cuando me sacaron; ellos me estrujaron pero no me lastimaron”, agregó Ortiz.

Ortiz fue conducido por un miembro del Servicio Secreto a una de las salidas del Coliseo, y en su camino fue insultado gráficamente por varios de los presentes cuando pasaron frente al área designada para la prensa.

“Me detuvieron menos de media hora, hasta que el Servicio Secreto me hizo ‘clear to leave’, dijo Ortiz.

Momentos después, en el extremo sur de las tribunas Cassandra y José del DMSC desplegaron una manta blanca con las leyendas: “No Ban/No Walls/No Cages. Free The #ElPaso9”, pero en instantes quienes se encontraban a su alrededor se las arrebataron, los empujaron e insultaron en hecho que quedaron grabados en un video, y fueron increpados hasta que agentes de la Oficina del Sheriff del Condado de El Paso los condujeron al exterior.


Protesta contra ‘tortura’


El DMSC hizo público un comunicado de prensa sobre el objetivo de su protesta pacífica, ante las acciones de alimentación forzada a inmigrantes que solicitaron asilo, y después de más de 40 días detenidos en El Paso decidieron ponerse en huelga de hambre.

“Durante los últimos 40 días, un grupo de solicitantes de asilo de origen Sikh del estado indio de Punjab han estado en huelga de hambre para protestar por su injusta detención y las deplorables condiciones que existen en el centro de detención de ICE (Servicio de Inmigración y Control de Aduanas)”, sostiene el comunicado.

De acuerdo al DMSC, y un reporte de la Prensa Asociada, el 7 de febrero pasado un grupo de 9 solicitantes de asilo se resistieron a ser alimentados de dicha manera, por lo que fueron confinados a un régimen de aislamiento.

“Estamos profundamente preocupados por su salud, bienestar y seguridad. Exigimos que se detenga de inmediato la alimentación forzada y las condiciones inhumanas en las que están actualmente detenidos. Además, pedimos que todos los que se encuentran actualmente en detención sean liberados, incluido el #ELPASO9”, señala el DMSC en su comunicado.


Declaraciones incendiarias


Para Richard Boren, maestro en retiro y activista con la Red de Victimas de la Patrulla Fronteriza (Border Patrol Victims Network) la situación fue similar, aunque él reconoce que su apariencia le favoreció.

“Tengo un privilegio al ser una persona blanca, y mayor de edad, por ello es que a mi no me maltrataron, muy diferente a los que pasó con otros”, sostuvo Boren, quien fue retirado del lugar momentos antes de que el presidente inició su discurso.

“Todos los que tomaron la palabra, los senadores, Donald Trump Jr., y el mismo presidente incitaron a la violencia, incluso contra los medios de comunicación”, sostuvo Boren, quien pidió a grito abierto “Detener la separación de familias y la construcción del muro fronterizo”.

“Los seguidores de Trump fueron bien aleccionados al entrar al Coliseo, en un video que se transmitía cuando entramos se decía que se señalara con el dedo a quienes protestaran de alguna manera y repetir el apellido del presidente hasta que llegara la gente de seguridad para detenerlos”, señaló Bowen.

Sin embargo, uno de los simpatizantes de Donald Trump arremetió contra el camarógrafo Ron Skeans, quien se encontraba en la zona de prensa trabajando para la BBC de Londres.

Después de un forcejeo Skeans fue entregado a los miembros del Servicio Secreto, como si se tratara de el incitador, mientras el agresor no fue detenido.

Gary O'Donoghue, corresponsal de la BCC, reportó que su camarógrafo estaba bien después del ataque, y cuestionó en su cuenta de Twitter (@BBCBlindGazza) las declaraciones incendiarias contra la prensa en el evento realizado en El Paso el lunes pasado.