El mensaje de El Paso a Trump: no hable por nosotros

El presidente se presenta hoy en la vecina ciudad con el fin de conseguir apoyo para su propuesta de un muro fronterizo

The New York Times
lunes, 11 febrero 2019 | 08:35
|

El Paso.- Antes del mítin que el presidente Trump tiene programado en esta ciudad del poniente texano con el fin de conseguir apoyo para su propuesta de un muro en la frontera con México, el domingo en El Paso personas de todo el espectro ideológico tenían un mensaje para el mandatario: no hable por nosotros.

“El Presidente simplemente se equivoca sobre el muro y se equivoca sobre El Paso”, dijo Jon Barela, republicano y director ejecutivo de la Alianza Borderplex, organización que promueve el desarrollo económico en el centro industrial transfronterizo cuya población conjunta rebasa los 2.7 millones de personas, tomando en cuenta El Paso, Ciudad Juárez y Las Cruces, publicó The New York Times.

Barela cuestionó la aseveración de Trump de que la valla fronteriza había reducido los delitos violentos en El Paso, señalando datos del FBI en los cuales se muestra que la ciudad lleva decenios colocándose entre las zonas urbanas de su tamaño más seguras en Estados Unidos —mucho antes de que hace aproximadamente 10 años las autoridades estadounidenses empezaran a erigir vallas a lo largo de la frontera.

“México es un aliado económico y estratégico de Estados Unidos, y simplemente no funcionará un esfuerzo anticuado por poner una barrera entre nosotros”, dijo Barela.

Dee Margo, el alcalde republicano de El Paso, criticó asimismo la descripción de El Paso que Trump hizo durante su informe presidencial, cuando la presentó como “una de las ciudades más peligrosas del país” antes de que se colocara una barrera en la frontera. Verónica Escobar, la representante demócrata de El Paso, está pidiendo que Trump se disculpe y se reúna con las familias que solicitan asilo en Estados Unidos.

En la tensión en torno a la visita que Trump planea el lunes en El Paso están notándose escisiones políticas. Bastión demócrata en un estado donde desde hace largo tiempo los republicanos han dominado la política estatal, El Paso es el hogar de Beto O’Rourke, el excongresista local estrella del Partido Demócrata y posible contendiente en las elecciones presidenciales del 2020.

Al mismo tiempo que Trump tiene programado hablar ante alrededor de seis mil personas en el Coliseo de El Paso, O’Rourke se presentará en otro mítin efectuado a una milla de distancia.

El Paso, donde los hispanos conforman el 80 por ciento de la población, ya ha sido terreno hostil para Trump. En las elecciones del 2016, sólo el 26 por ciento del condado El paso votó por él.

Sin embargo, el Presidente no debe de tener problemas para llenar el recinto. Algunos de sus partidarios siguen ansiosos por escuchar lo que Trump tiene que decir.

Pero en esta ciudad de inmigrantes la mera idea de que Trump venga a El Paso a promover el combate a la migración pone a otras personas los pelos de punta.

“Lamentablemente, el presidente de Estados Unidos no es más que un racista”, opinó Mayra Cabral, una inmigrante de 37 años.