El Paso

Duranguito, hogar de los perros sin dueño

La creciente manada callejera en la zona genera frustración y resalta las preocupaciones sobre la respuesta a la pandemia de servicios para animales

Elida S. Pérez / El Paso Matters

lunes, 05 julio 2021 | 06:00

Elida S. Pérez / El Paso Matters | en medio de edificios en ruinas, los canes se observan buscando algo de comer

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; text-align: justify; line-height: 10.0px; font: 51.5px Georgia} p.p2 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; text-align: justify; line-height: 10.0px; font: 9.5px Georgia} p.p3 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; text-align: justify; text-indent: 14.4px; line-height: 10.0px; font: 9.5px Georgia} span.s1 {letter-spacing: -0.3px}

E

n medio del escombro de edificios en ruinas en donde la ciudad planea construir una arena en el centro de la ciudad, un grupo de perros y cachorros deambulan por ese lugar cercado que es propiedad del municipio.

Un grupo de residentes, incluyendo a la ex candidata a alcalde Verónica Carbajal, han intentado durante meses sacar a los animales de ese lugar.  “Para mí es obvio que la ciudad no está haciendo nada para impedir este desastre”, dijo Carbajal.

Los animales callejeros en Duranguito son un ejemplo de la creciente frustración acerca de los cambios que se están haciendo en el Departamento de Servicios para Animales de El Paso y su respuesta a las llamadas acerca de animales callejeros durante la pandemia.

Una organización local de rescate animal impactó dichos cambios, que siguen mayormente en vigor, y que son un problema.

“Los programas de rescate tienen un problema más grande con esto, debido a que estamos recibiendo perros y gatos que ellos no aceptan o recogen y no ayudan a las personas para que encuentren un nuevo hogar para el animal”, comentó Loretta Hyde de la Liga de Rescate Animal de ElPasofounder.

Hyde comentó que las personas han estado usando el rescate como un sustituto de los servicios que usualmente proporciona la ciudad, que está limitando los recursos para algunas organizaciones no lucrativas.

Carbajal comentó que los esfuerzos para que el Centro de Servicios de Animales de El Paso extraiga a los animales de Duranguito han sido mayormente infructuosos, aunque por lo menos un perro adulto fue recogido por un oficial de control animal a finales de junio.  Carbajal y su grupo de rescatistas improvisados pudieron atraer y atrapar a dos de tres cachorros.

Sigue habiendo un número desconocido de perros adultos y un posible y nuevo grupo de cachorros en lo que resta de Duranguito.  Oficiales de control animal de la ciudad han acudido al sitio por lo menos en cuatro ocasiones y han podido localizar a los perros, aunque Carbajal comentó que opina que los intentos han sido insuficientes.

Herrera agregó que los oficiales de control animal sólo responden a las llamadas en donde se reportan animales que están enfermos, lesionados o en peligro inmediato. Dijo que la ciudad no atendió las llamadas en donde reportaron a perros amistosos que deambulaban por los vecindarios cuando empezó la pandemia. El albergue también cerró sus puertas al público y no ha reabierto completamente.

Herrera señaló que el albergue ha adoptado citas virtuales, por teléfono aunque también las ha frenado.  Ellos cambiaron los servicios para proporcionar alimentos para mascotas a la comunidad y vacunas gratuitas y eventos para colocar microchips.  La ciudad empezó a usar un sistema de reporte de mascotas que recibe información acerca de perros perdidos en un mapa virtual con una foto que incluye en dónde fue localizado el perro para ayudar a reconectarlo con sus dueños.

Durante los primeros meses de la pandemia, se crearon páginas en las redes sociales para conectar a las mascotas perdidas con sus dueños, incluyendo Mascotas Perdidas y Encontradas de El Paso, que tuvieron múltiples publicaciones cada día.

Ese proyecto ha tenido resultados mixtos, ya que algunas publicaciones han provocado que las mascotas se reúnan con sus dueños mientras que otras han tenido poco éxito.  Herrera comentó que el albergue de la ciudad tomó nota y empezó a ajustar su respuesta a las llamadas mientras estaban realizando limitadas operaciones de emergencia.

Si una persona llamaba al 311 de la ciudad, que es una línea de información, con un reporte de haber encontrado a un perro saludable, el albergue de la ciudad no enviaba a un oficial para recoger a la mascota.  En lugar de eso, instruía a la persona que llamaba para que escaneara el microchip en una estación de bomberos o en el consultorio de un veterinario y les decía que un empleado del albergue le regresaría la llamada telefónica.

“Entonces, la pregunta era, pueden esperar un poco para que nosotros podamos coordinar la recolección”, dijo Herrera.  “Lo que sucedió con la pandemia es que el albergue estaba lleno y luego cerramos.  Así que, esos animales quedaron básicamente en el limbo, sin poder moverlo a algún lado”.

Herrera pidió paciencia mientras la ciudad trata de crear más espacio en el albergue, pero en varias ocasiones durante el tiempo en que ellos le regresaron la llamada a la persona, la mascota ya había sido reconectada con el dueño a través de las redes sociales.

También dijo que iniciaron el programa Comunidad y Apoyo a las Mascotas, o CAPS por sus siglas en inglés, que pretende mantener a los animales fuera del albergue pidiéndole a la comunidad que reconecte a las mascotas con sus dueños.

“Si veíamos eso durante un día o dos o hasta en unas cuantas horas, eso nos permitía lograr que la mascota regresara a su casa y nunca necesitamos el sistema de albergue --- eso parece que está funcionando”, dijo Herrera.

En junio del 2020, el Centro de Servicios para Animales de El Paso se unió a los Servicios de Apoyo Humanos y para Animales, HASS por sus siglas en inglés, una coalición piloto de organizaciones que pretenden mantener juntos a las mascotas y sus dueños e incrementar los hogares para la atención temporal para las mascotas del albergue.

HASS es un proyecto de colaboración encabezado por los dirigentes de American Pets Alive!, la Alianza de Rescate Humano y Animales Encontrados Michelson e incluye esfuerzos como el de CAPS.

El albergue también ha estado arreglando que los perros que pueden ser adoptados sean enviados a otros grupos de rescate de todo el país.

El más grande de esos esfuerzos ocurrió en esta semana antes de la festividad del 4 de Julio, en donde más de 350 mascotas fueron trasladadas.  Herrera comentó que están esperando un gran influjo de mascotas perdidas en este fin de semana debido a que los perros se asustan con los fuegos artificiales y huyen.

Herrera comentó que el albergue cambió la manera de servir a la comunidad, pero no ha reducido el número de animales al que atiende.  A través de los reportes de perros perdidos y encontrados pudieron reunir a unas 4 mil familias con sus mascotas durante el año pasado.

También señaló que la ayuda a la comunidad a través de un incremento en la aplicación de microchips y una colaboración con la organización Paseños Luchando contra el Hambre, que proporciona alimento para las mascotas a las familias que tienen problemas económicos, ha ayudado a reducir el número de mascotas que están perdidas o han sido entregadas.

“Ha habido muchos cambios, creo que una vez que se abran las puertas eso será lo último que nos regrese a lo que todos consideran “la nueva normalidad” vamos a empezar a ver que hay gente que va a utilizar los servicios para animales de una manera diferente”, dijo Herrera.

Durante el año fiscal del 2019, antes de la pandemia, el ingreso al albergue fue de 26 mil animales, dijo Herrera.  En el 2020, ese número disminuyó a unos 12 mil y se espera que el ingreso sea de 16 mil a 17 mil animales para el año fiscal del 2021.

Aunque Herrera comentó que están ayudando al mismo número de animales de maneras diferentes, Hyde comentó que la reducción en la recepción está generando más problemas.

La reducción en la recepción en el albergue de la ciudad significa que los animales que no son recogidos están generando crías, propagando enfermedades, dejados en las calles o matados o lesionados en el tráfico, o abandonados por sus dueños, dijo Hyde.

La Liga de Rescate Animal ha aceptado múltiples animales que fueron encontrados abandonados o lesionados durante el año pasado.  Las cámaras de vigilancia del rescate también han captado a múltiples personas que llegan en su vehículo hasta esas instalaciones para abandonar a sus mascotas.

El resultado son costos adicionales debido a la atención con el veterinario para esa organización no lucrativa que depende de las donaciones para operar. “Eso no está funcionando para El Paso”, aseguró Hyde.

close
search