Dimite director de Comunicaciones de la Casa Blanca

Bil Shine es la quinta persona en dejar el cargo

Associated Press
sábado, 09 marzo 2019 | 06:00
Archivo

Washington – Bill Shine, un ex ejecutivo de Fox News y director de comunicaciones del presidente Donald Trump desde mediados de 2018, dejó el puesto el viernes, la renuncia más reciente a un cargo que se ha convertido en una puerta giratoria en la Casa Blanca.

Shine se unirá al equipo republicano de campaña para la reelección de Trump, indicó la Casa Blanca en un comunicado elogioso en el que se citó al mandatario y a otros altos funcionarios de la residencia presidencial.

Cuando Shine se integró al gobierno fue visto como una persona cuya experiencia televisiva sería útil para configurar el mensaje de Trump. Sin embargo, al igual que sus antecesores, Shine tuvo que hacer frente a una situación en la que el presidente prefiere manejar el mismo su propia estrategia de comunicaciones vía Twitter.

En las últimas semanas, Trump había manifestado su frustración de que Shine no hubiera hecho más para mejorarle la cobertura de la prensa, dijeron dos personas cercanas al mandatario que solicitaron el anonimato para hacer declaraciones a The Associated Press porque no estaban autorizadas a hacerlo.

El anuncio sorprendió a más de uno en la Casa Blanca, aunque ya había indicios de malestar a últimas fechas. Shine no acompañó a Trump a Vietnam para la crucial cumbre que el mandatario sostuvo con el gobernante norcoreano Kim Jong Un.

Trump afirmó en un comunicado: "lo extrañaremos en la Casa Blanca, aunque prevemos trabajar juntos en la Campana Presidencial de 2020, en la que estará totalmente involucrado".

Durante anos Shine fue el principal productor del conductor Sean Hannity en Fox News Channel, donde ascendió hasta la dirección general cuando el director ejecutivo Roger Ailes se vio obligado a renunciar en medio de acusaciones de conducta sexual indebida. Aunque Shine no fue alcanzado por esas denuncias, sí lo mencionaron en demandas como alguien que intentó tapar las acusaciones de mala conducta laboral en lugar de intentar erradicarla.