Detiene Patrulla Fronteriza a mexicano con permiso

Lo encarcelan por casi una semana a pesar de que traía papeles judiciales avalando su estadía

Julián Aguilar / The Texas Tribune
lunes, 07 octubre 2019 | 06:00
The Texas Tribune | Agentes de la Patrulla Fronteriza en un punto de revisión carretero en Texas

Un ciudadano mexicano que tenía documentos judiciales que le permitían estar en los Estados Unidos, fue detenido por un agente de la Patrulla Fronteriza sin importar que estaba en Estados Unidos legalmente.

El hombre, cuyo caso de inmigración recibió el “cierre administrativo” de un juez estadounidense, fue detenido por agentes de la Patrulla Fronteriza en un puesto de control de carreteras. Los abogados dicen que los agentes fueron demasiado lejos, pero los funcionarios federales ahora dicen lo contrario.

Luis Orozco Morales había viajado en repetidas ocasiones entre su hogar en Hobbs, N.M. y El Paso.

Pero esta vez, cuando intentó pasar por un puesto de control de la Patrulla Fronteriza, fue arrestado y detenido por los agentes, a pesar de tener documentación que mostraba que se le permitía permanecer en los Estados Unidos.

Orozco, de 47 años, dijo que acordó ayudar a un amigo a transportar autopartes desde El Paso a Hobbs la semana pasada.

El problema comenzó cuando Orozco, un inmigrante indocumentado del estado mexicano de Chihuahua, entregó a los agentes de la Patrulla Fronteriza su documentación que mostraba que un juez federal había cerrado su caso de inmigración en 2014.

Su abogado, Eduardo Beckett, dijo que los agentes de la Patrulla Fronteriza rechazaron los documentos de Orozco, se burlaron de él y lo detuvieron durante casi una semana. Beckett dijo que su esposa y su cuñada no podían visitarlo mientras estaba detenido.

“Sabía que no estaba haciendo nada malo, todo el tiempo estaba actuando dentro de la ley, pero me pidieron que saliera del auto y dijeron que mis documentos no eran válidos”, dijo Orozco la semana pasada desde la oficina de Beckett.

Orozco, quien fue descubierto entrando a los Estados Unidos ilegalmente en 2010 pero luego liberado, no tiene una tarjeta de residencia o un permiso de trabajo, pero lo que sí tiene es un papel firmado por un juez federal de inmigración que en 2014 cerró su caso de inmigración a través de un proceso llamado ‘cierre administrativo’, que pone el caso de un inmigrante en espera indefinida y lo saca del expediente judicial.

Es una herramienta que las agencias federales de inmigración han utilizado para casos que consideran de baja prioridad y en los que no vale la pena gastar tiempo y recursos. También se usa cuando el inmigrante tiene un problema pendiente con otra agencia, como una solicitud de visa con los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos.

El cierre administrativo fue ampliamente utilizado bajo la administración de Obama, dijo Michelle Sáenz-Rodríguez, abogada de inmigración con sede en Dallas y miembro de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración. “Realmente estaban tomando los casos de baja prioridad... y sacándolos del expediente y dándoles el cierre administrativo”, dijo.

Hasta enero de 2018, alrededor de 350 mil casos de inmigración habían sido cerrados administrativamente, según la Asociación Americana de Abogados.

Pero la práctica se ha vuelto rara bajo la administración de Trump. Una regla emitida en mayo de 2018 por el ex fiscal general Jeff Sessions anuló una decisión judicial que permitió a los jueces cerrar administrativamente un caso.

Beckett dijo que la orden judicial de su cliente aún es válida y que un agente deshonesto de la Patrulla Fronteriza anuló la orden del juez.

Orozco dijo que cuando llegó al puesto de control, el agente de la Patrulla Fronteriza le dijo que el juez no sabía lo que estaba haciendo cuando firmó los documentos.

“[Él] dijo que eres mexicano, que no necesitas estar aquí”, dijo Orozco. “Me dijeron: ‘Este documento que te dio el juez no es válido. Él no conoce las leyes’”.