El Paso

Detendrán ‘troopers’ vehículos con migrantes

Departamento de Justicia de EU critica directiva y amenaza con batalla legal

Uriel J. García/The Texas Tribune

viernes, 30 julio 2021 | 06:00

La administración Biden amenazó con retar legalmente la orden de Greg Abbott de que los policías estatales –‘State troopers’– detengan a los conductores que transportan migrantes por el riesgo de portar Covid-19, calificando la medida como “peligrosa e ilegal”.

El fiscal general de los Estados Unidos, Merrick Garland, le dijo a Abbott en una carta el jueves que el decreto del Gobierno estatal “viola la ley federal en numerosos aspectos, y Texas no puede hacer cumplir legalmente la orden ejecutiva contra ningún funcionario federal o partes privadas que trabajen con el Gobierno de Estados Unidos”.

Garland agregó que el Departamento de Justicia “tiene la intención de buscar todos los recursos legales apropiados para garantizar que Texas no interfiera con las funciones del Gobierno federal” si Abbott no rescinde la orden.

El miércoles, Abbott emitió la directriz, que permite a los elementos del Departamento de Seguridad Pública de Texas (TxDPS) enviar los vehículos civiles de regreso a su punto de origen o puerto de entrada, o incluso incautarlos, si la Policía sospecha que el conductor está transportando migrantes infectados con el virus.

Abbott dijo en un comunicado que su orden “reducirá el riesgo de exposición al Covid-19 en nuestras comunidades”, aunque el gobernador no permitirá que los funcionarios del Gobierno local emitan mandatos de máscaras, incluso en un punto en que las infecciones por coronavirus están aumentando en todo el estado.

 La amenaza legal de Merrick a Abbott es la última en una batalla de inmigración entre la administración de Biden y Texas.

A principios de este verano, Abbott dijo que el estado construiría un muro en la frontera entre Texas y México. También ha amenazado con retirar las licencias estatales de las instalaciones de Texas contratadas por el Gobierno federal para albergar a niños migrantes. La administración de Biden amagó con emprender acciones legales contra Texas si Abbott también cumple con ese plan.

Abbott respondió a la carta de Garland diciendo que es culpa de la administración Biden que surjan casos positivos de Covid-19 entre los migrantes y que “fundamentalmente malinterpreta lo que realmente está sucediendo en la frontera entre Texas y México”.

“En resumen, la administración de Biden está poniendo en peligro la salud y la seguridad de los texanos a diario al negarse a cumplir la ley”, dijo Abbott en un comunicado. “Y no son sólo los texanos; estas políticas y acciones irresponsables de la administración Biden están poniendo en peligro la vida de muchos estadounidenses, así como también la de los inmigrantes ilegales”. 

“Tomaré cada acción disponible dentro de la ley para cumplir con mi deber de proteger la salud y seguridad de todos los texanos”, agregó.

Actualmente, la administración Biden está rechazando de inmediato a muchos migrantes bajo el Título 42, que permite a los agentes hacer que los migrantes regresen a México debido al riesgo de que propaguen el Covid-19. Esta práctica ha estado vigente desde la administración Trump.

 Incita a discriminación

Los defensores de los derechos humanos dicen que la orden más reciente de Abbott no sólo interrumpiría los refugios que han estado acogiendo a migrantes liberados por agentes de la Patrulla Fronteriza, sino que también invitaría a los soldados a detener personas por sus perfiles raciales. También dijeron que esto afectaría a los voluntarios que llevan a los migrantes a las paradas de autobús o aeropuertos.

Muchos de los migrantes han intentado ingresar al país a través del Valle del Río Grande. Muchos de ellos han solicitado asilo y los funcionarios de Inmigración han liberado a algunos migrantes en espera de los resultados de sus casos de asilo.

Algunos migrantes permanecen en albergues hasta que amigos o familiares les envían dinero para un viaje en autobús o un boleto de avión a su destino en Estados Unidos.

Kate Lincoln-Goldfinch, abogada de inmigración en Austin, dijo el miércoles que la orden podría ser impugnada legalmente porque “¿Cómo lograría DPS esta tarea sin la discriminación racial?”

“Si se sigue al pie de la letra, se van a violar los derechos de alguien”, dijo.

La Dra. Michele Heisler, directora médica de Physicians for Human Rights, dijo el jueves que la orden de Abbott en realidad puede poner a los migrantes en mayor riesgo de estar expuestos al virus porque no se les permite conectarse con sus familias que ya residen en el país, al estar retenidos en centros de detención donde es posible que no puedan distanciarse socialmente.

“La orden del gobernador Abbott está motivada por la xenofobia y no está respaldada por ninguna ciencia”, dijo. “Esta orden ejecutiva de detener, desviar, e incluso incautar los vehículos en los que viajan los migrantes no reducirá la exposición al Covid-19 en el estado”. 

close
search