PUBLICIDAD

El Paso

Detectan propagación del Covid en aguas residuales

600 ciudades incluyendo El Paso participan

René Kladzyk/El Paso Matters

domingo, 01 mayo 2022 | 06:00

El Paso Matters | Técnicos recogen muestras

PUBLICIDAD

Todos los martes y jueves por la mañana los empleados de la planta de tratamiento de aguas residuales Haskell R. Street, en el Centro de El Paso, llenan una botella de plástico de 250 mililitros con agua de alcantarillado.

La etiquetan con un código de barras, la empaquetan cuidadosamente con bolsas de hielo en gel para mantener frías las aguas residuales y la envían a un laboratorio para analizar la presencia del coronavirus SARS-CoV-2.

PUBLICIDAD

La práctica es parte de los nuevos esfuerzos de vigilancia de aguas residuales de la Ciudad, una tecnología que se ha convertido en una herramienta clave para la detección temprana de la propagación comunitaria de Covid-19.

“La vigilancia nos ayuda a prepararnos para lo que podría venir”, dijo Ángela Mora, directora del Departamento de Salud Pública de la Ciudad.

Mora desempeñó un papel clave en la inscripción de El Paso en el Sistema Nacional de Vigilancia de Aguas Residuales de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), y planea expandir la vigilancia local de aguas residuales en el futuro para rastrear otras enfermedades.

Cuando las personas se infectan con un virus, ese virus se elimina en las heces, incluso cuando la persona es presintomática o asintomática, según Nour Sharara, experto en análisis de aguas residuales y científico de salud pública de Biobot Analytics, con sede en Boston, una empresa que se especializa en el monitoreo de aguas residuales.

Sharara dijo que una muestra de aguas residuales equivale a una “muestra de heces de toda la comunidad”, lo que la convierte en una excelente medida de la cantidad de virus que circula dentro de la comunidad. Su utilidad es aún mayor porque pasa por alto el tiempo de retraso de otras medidas de propagación de la comunidad local, como los resultados positivos de las pruebas y las tasas de hospitalización.

“La vigilancia de las aguas residuales da esta señal de alerta temprana al sistema de atención médica diciendo: ‘Mira, los niveles de Covid están subiendo. Eso significa que en unos días vamos a tener más casos, y en unas semanas más casos’”, dijo. “Ha sido consistentemente un indicador principal de casos, hospitalizaciones y muertes”.

En enero, El Paso se convirtió en una de las 600 ciudades que participan en el sistema de vigilancia nacional de los CDC. A través del programa, se envían dos muestras de aguas residuales por semana de cada una de las cuatro plantas de tratamiento de aguas residuales de El Paso a un contratista que analiza la muestra para detectar Covid-19.

Luego, los CDC analizan los datos y proporcionan informes regulares a los funcionarios de la Ciudad.

Desde que comenzó el análisis en enero, el aumento más alto en los niveles de Covid-19 presentes en las aguas residuales ocurrió en febrero, seguido de una caída entre principios y mediados de marzo, según la vocera de la Ciudad, Laura Cruz Acosta. Hasta abril, los niveles bajos de virus en las aguas residuales se han mantenido estables.

Los CDC alertarán de manera rutinaria a los funcionarios locales si observan tendencias notables en los datos de aguas residuales, dijo Brian Katzowitz, especialista en comunicaciones de salud de los CDC.

“Algunas de las cosas que buscamos son aumentos sostenidos en los niveles de aguas residuales a lo largo del tiempo, agrupación geográfica (todos los sitios informan aumentos en un área geográfica concentrada) y lo que está sucediendo en la comunidad que podría estar afectando los datos (turismo, un gran evento, cambio de orientación sobre enmascaramiento, etc.)”, escribió Katzowitz en un correo electrónico a El Paso Matters.

Aunque el contrato de vigilancia de aguas residuales con los CDC tiene una duración de un año, la Ciudad realizará sus propias pruebas de aguas residuales eventualmente, dijo Mora. Señaló la nueva instalación en expansión que alberga el Departamento de Salud Pública de la Ciudad, un antiguo almacén de Boeing en el Noreste de El Paso, y describió los planes para ampliar la capacidad de prueba de aguas residuales, no sólo para Covid-19 sino también para otros patógenos.

Las normas en torno a las pruebas han cambiado con más personas que usan pruebas de Covid-19 en el hogar que pueden no reflejarse en los recuentos de casos locales, Mora dijo que la utilidad de la vigilancia de aguas residuales es aún mayor.

Ella dijo que las posibles aplicaciones futuras de las pruebas de aguas residuales son muy variadas.

“Digamos que estamos preocupados por otra condición en un área específica, podría hacer una vigilancia de aguas residuales de una escuela o una cárcel para que pueda determinar cierta actividad de ciertos patógenos en áreas específicas”, dijo Mora. 

El Departamento de Salud Pública está trabajando para agregar una función de mapa al panel de control Covid-19 en línea de la Ciudad para ayudar a los habitantes de El Paso a comprender los datos de vigilancia de aguas residuales. 

Un enlace al mapa interactivo de vigilancia de aguas residuales de los CDC (que contiene datos para el Condado de El Paso) se encuentra actualmente en la página principal de datos de Covid-19 de la Ciudad, aunque los datos de aguas residuales aún no se han incorporado al tablero, ni están incluidos en el semanario de la Ciudad Informes de Covid-19.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search