El Paso

Desvían al Río Grande 10 millones de galones de aguas residuales

Explica EP Water consecuencia de rotura en tuberías

Danielle Prokop/El Paso Matters

domingo, 12 septiembre 2021 | 06:00

El Paso Matters | Las reconstrucciones en la tubería terminarán hasta diciembre

Tirar de la cadena del inodoro, tomar una ducha o usar el fregadero genera aguas residuales, un proceso que usualmente se olvida, a menos que falle el almacenamiento y el tratamiento; entonces, las aguas negras a menudo son demasiado perceptibles.

Varias rupturas importantes de tuberías significan que el sistema de aguas residuales para partes del Oeste de EP no funciona, y El Paso Water está desviando esas aguas residuales, en su mayoría sin tratar –un promedio de 10 millones de galones por día–, hacia el Río Grande hasta que se complete la construcción de una tubería de reemplazo en diciembre.

El director de Ingeniería de El Paso Water, Gilbert Trejo, dijo que el sistema es una serie de grandes tuberías enterradas profundamente bajo tierra que utilizan la gravedad para mover las aguas residuales.

Trejo comparó el sistema con las carreteras de la ciudad.

“Tienes calles más pequeñas que se fusionan con calles más grandes. Y siguen combinándose hasta llegar a una autopista interestatal, por ejemplo. El sistema de recolección de aguas residuales funciona exactamente de la misma manera”, dijo Trejo. “Tienes las tuberías más pequeñas en la calle, llegas a una calle más grande y encontrarás las tuberías de mayor tamaño y, finalmente, arribas a un punto en el que todas se descargan a una tubería principal más grande”.

Esas grandes “tuberías” están a una profundidad de unos 20 pies. Por debajo de eso, dijo Trejo, es extremadamente difícil para las cuadrillas trabajar en las reparaciones, sólo el agua se lleva a las estaciones de transferencia, donde se bombea de nuevo a niveles menos profundos.

El proceso se repite hasta que el agua llega a los sitios de tratamiento de aguas residuales.

En esas plantas, el agua atraviesa por una serie de pasos antes de que se desinfecte por completo. El agua se filtra y se tamiza a través de carbón activado granular, pequeños trozos de carbón que atrapan y eliminan los productos químicos, que también ayudan a cambiar el sabor y eliminar los olores.

Esos pasos funcionan para filtrar objetos grandes y patógenos transmitidos por el agua. Después de eso, generalmente hay un proceso de cloración y eliminación de cloración para matar los gérmenes restantes. La instalación de recuperación de agua John T. Hickerson en el lado Oeste de la ciudad también utiliza una luz ultravioleta para desinfectar el líquido que recibe de los múltiples sitios de tratamiento de aguas residuales que sirven a esa parte de la ciudad.

Esta agua recuperada luego se libera en el Río Grande o se usa para regar paisajes o enfriar equipos industriales.

Shane Walker, profesor de Ingeniería Civil en la Universidad de Texas en El Paso, dijo que el uso de luz ultravioleta y cloro son los dos métodos de saneamiento más efectivos, pero no siempre portátiles.

Un sistema esterilizador de luz ultravioleta “no es fácil de desplegar o movilizar” en el sitio de una rotura de la línea de alcantarillado, dijo. “Mientras que, alguien puede salir y tirar esos pequeños gránulos de cloro”.

Incluso si El Paso Water tuviera los recursos para hacer algo como esto, las pautas de la Comisión de Calidad Ambiental de Texas no permiten la liberación de aguas residuales cloradas en cuerpos de agua.

“En última instancia, lo que se descarga en el río tiene que ser declorado”, dijo Trejo. “No podemos descargar agua clorada en el río ni en ningún cuerpo de agua en los Estados Unidos porque tendrá un impacto adverso en el cuerpo de agua natural”.

close
search