PUBLICIDAD

El Paso

Desmantela FBI plan de ‘guerra en la frontera’

Supremacista de Tennessee esperaba viajar con milicianos a enfrentar a la Border Patrol

Uriel J. García/The Texas Tribune

viernes, 09 febrero 2024 | 06:00

The Texas Tribune | Contenedores en Eagle Pass

PUBLICIDAD

El FBI interrumpió un complot de tres hombres, dos de los cuales afirmaron ser parte de una milicia, para viajar a la frontera entre Texas y México con el propósito de matar a agentes de la Patrulla Fronteriza e inmigrantes que cruzan ilegalmente, porque creían que el país estaba siendo invadido, según documentos judiciales presentados en tribunales federales.

Uno de los hombres también llamó y dejó un mensaje telefónico en la oficina del gobernador de Texas, Greg Abbott, para alertarlo sobre sus planes, diciendo: “Si ustedes no pueden ocuparse de esta frontera y cerrarla, entonces nos veremos obligados a intervenir y hacerlo nosotros mismos”, según una denuncia penal. La denuncia no especifica cuándo dejó este mensaje, pero él resumió su mensaje a una fuente confidencial del FBI en una conversación telefónica grabada el 3 de octubre de 2022.

Los hombres, Bryan C. Perry, de 38 años; Jonathan S. O’Dell, de 33; y Paul Faye, de 55, fueron arrestados por agentes del FBI y enfrentan varios cargos federales en relación con su presunto complot, que las autoridades dicen que comenzaron a organizar en 2022 y planeaban llevar a cabo en octubre de 2023.

El arresto más reciente fue el de Faye, de Tennessee, el lunes. Enfrenta un solo cargo por posesión de un silenciador de arma de fuego no registrado.

En la denuncia penal, el FBI dijo que Perry tenía un “contacto extenso” con Faye antes de que arrestaran a Faye. Faye “expresó el deseo de viajar con Perry y otro individuo” a la frontera y “cometer actos de violencia”, según la denuncia.

Perry y O’Dell también son acusados de intentar matar a siete agentes federales. Según la denuncia penal, mientras el FBI intentaba llevar a cabo una orden de registro en la casa de O’Dell en Missouri, Perry disparó aproximadamente 11 tiros desde un rifle multicalibre contra agentes del FBI.

Perry, de Tennessee, y O’Dell, de Missouri, fueron arrestados a finales de 2022 y fueron acusados el año pasado por un gran jurado de varios cargos, incluyendo conspiración para asesinar a un oficial federal, conspiración para agredir a un oficial federal, intento de asesinato de un oficial federal y agresión a un oficial federal, según acusaciones presentadas el año pasado en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Oeste de Missouri. Después de sus arrestos, las autoridades encontraron seis armas de fuego, más de 20 cargadores, aproximadamente mil 770 cartuchos y otros equipos en la residencia de O’Dell.

Según la denuncia penal, Perry y O’Dell comenzaron a hablar tan temprano como noviembre de 2021 sobre las quejas que tenían contra el Gobierno federal. Al año siguiente, intentaron reclutar a otros miembros para su grupo de milicianos para viajar a Washington, D.C., “para detener la locura que está ocurriendo”, dice la denuncia. También dice que compartieron mapas del Capitolio y otros edificios gubernamentales.

‘Básicamente, comenzar una guerra’

En agosto de 2022, Perry y O’Dell acordaron “hacer la guerra contra la Patrulla Fronteriza”, según la acusación modificada. Perry luego le dijo a una mujer a la que intentó reclutar en TikTok e Instagram que sus “intenciones son ir allá y básicamente comenzar una guerra”, dice la denuncia.

“Quiero decir, sabes que sé que mucha gente dice, bueno, no queremos violencia. Bueno, eso es lo que va a tomar para que la gente abra los ojos”, dijo Perry a un agente federal encubierto por teléfono, según la denuncia. “Voy a bajar ahí y sostener un rifle. Si cruzas, perderás la vida”.

Según la denuncia penal, Perry subió un video a TikTok anunciando el plan del grupo de viajar a la frontera Sur con la intención de “disparar para matar”. O’Dell indicó en la sección de comentarios que planeaban ir a Texas el 2 de octubre de 2022. En el video, O’Dell aparece sosteniendo la culata de un rifle. En otros videos de TikTok, Perry culpa a los agentes de la Patrulla Fronteriza y dijo que los veía como traidores por permitir que los migrantes crucen la frontera.

Las denuncias no dicen en qué parte de la frontera entre Texas y México planeaban viajar los hombres. Pero en la denuncia penal de Faye presentada el 2 de febrero, el FBI dijo que estaba en comunicación con una persona de Carolina del Norte que había estado previamente en Eagle Pass con un grupo de milicianos llamado NC Patriot Party y planeaba regresar a la frontera el 20 de enero.

Los abogados que representan a los tres hombres no respondieron a un correo electrónico de The Texas Tribune, enviado fuera del horario comercial, en busca de comentarios. Tanto Perry como O’Dell se han declarado inocentes.

Las autoridades se enteraron por primera vez de las amenazas de Perry de atacar al Gobierno federal después de recibir una denuncia anónima en septiembre de 2022, según la denuncia.

Perry y O’Dell eran miembros de la autodenominada 2nd American Militia, según una acusación de octubre, y planearon viajar a la frontera para disparar contra agentes federales que se les oponían y luego tomar las municiones y las gafas de visión nocturna de los agentes asesinados.

En un momento, antes del arresto de Perry, le dijo a una fuente del FBI que llamó a Abbott.

“Básicamente le dije, le dije, mira, uh: soy cofundador de una milicia aquí en Tennessee y Missouri. Um, sabes, hemos estado viendo las noticias. Sabemos que ustedes han estado viendo a personas cruzar la frontera que están traficando drogas”, dijo Perry, según la denuncia. “Ya sabes, ya no es aceptable. Si ustedes no pueden ocuparse de esta frontera y cerrarla, entonces nos veremos obligados a entrar y hacerlo nosotros mismos”.

La oficina de Abbott no respondió de inmediato a una solicitud de comentario.

‘Estamos siendo invadidos’

El arresto de Faye ocurrió un día después de que Abbott recibiera a gobernadores republicanos de todo el país en Eagle Pass para reforzar sus tácticas de seguridad en la frontera, que él ha afirmado son necesarias para defender al estado de una “invasión” de migrantes. El jueves, Abbott planeaba realizar otra conferencia de prensa en Eagle Pass, esta vez con legisladores republicanos de Texas.

En una denuncia penal de ocho páginas, el Departamento de Justicia describió una relación de varios meses entre un agente encubierto del FBI y Faye, que comenzó en marzo de 2023 en la plataforma de redes sociales TikTok.

En diciembre, poco más de un año después del arresto de Perry y O’Dell, el agente del FBI y Faye discutieron un plan para viajar al Sur con armas de fuego no registradas y dispositivos explosivos para llevar a cabo un plan con grupos de milicianos de Kentucky, Georgia, Carolina del Norte y Tennessee “para agitar el avispero” en la frontera entre Estados Unidos y México.

“Faye habló de su creencia de que el Gobierno se estaba entrenando para enfrentarse a sus ciudadanos y, más específicamente, de que el Gobierno federal estaba permitiendo que los inmigrantes ilegales ingresaran a los Estados Unidos para ayudar al Gobierno”, dice la denuncia.

La denuncia alega que Faye le dijo al agente encubierto que podía reunir el equipo necesario para su plan, como chalecos antibalas de personas fallecidas “a medida que avancemos”. Además, Faye le dijo a los agentes encubiertos que ya tenía objetivos explosivos en su poder y que había colocado trampas en su propiedad en caso de que la aplicación de la ley viniera a su casa, según alega la denuncia.

En enero, Faye transfirió el silenciador no registrado al agente federal mientras se preparaban para viajar a la frontera Sur, según un comunicado de la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Medio de Tennessee. Después del arresto de Faye, las fuerzas del orden registraron su propiedad en Cunningham, Tennessee, y recuperaron varias armas de fuego, un silenciador, objetivos explosivos y cientos de municiones, según el comunicado.

El año pasado, según la denuncia, Faye pidió a los agentes encubiertos que se entrenaran juntos en persona antes de viajar a la frontera, diciendo que los “patriotas se levantarán porque estamos siendo invadidos. Estamos siendo invadidos”.

Abbott ha caracterizado repetidamente los altos números de migrantes, muchos de los cuales buscan asilo político y que llegan a la frontera entre Texas y México, como una invasión. Su campaña usó el término incluso el miércoles por la mañana en un correo electrónico de recaudación de fondos. Y los abogados de la oficina del fiscal general, Ken Paxton, recientemente intentaron argumentar legalmente que Texas está siendo invadido por “cárteles transnacionales”. Sin embargo, el juez de Distrito David Ezra desestimó el argumento de Texas y escribió: “Dicha afirmación es impresionante”.

Aun así, Abbott y otros líderes republicanos en Texas y en todo el país han reafirmado el uso de la frase, a pesar de las demandas de defensores de los derechos de los inmigrantes y legisladores demócratas para que dejen de utilizar un lenguaje que podría inspirar a alguien a cometer violencia contra los inmigrantes.

En agosto de 2019, un tirador, que se quejó de una “invasión hispana” en un documento publicado en línea, condujo unas 700 millas desde Allen hasta El Paso y mató a tiros a 23 personas e hirió a otras 22 en un Walmart. Según el Departamento de Justicia, el tirador se describía a sí mismo como “un nacionalista blanco, motivado para matar hispanos porque estaban invadiendo Estados Unidos”.

El mes pasado, el vicegobernador Dan Patrick le dijo a los periodistas en Eagle Pass que Texas está siendo invadido por “asesinos, abusadores, terroristas, violadores, miembros de pandillas, traficantes de drogas, asaltantes de autos, secuestradores” al describir a las personas que cruzan la frontera entre Texas y México. Cuando un reportero le preguntó si usar tal lenguaje podría inspirar otro ataque violento como el tiroteo masivo de agosto de 2019 en El Paso, Patrick respondió diciendo que esa es “una pregunta tonta”.

“Cada vez que un funcionario electo abraza públicamente la retórica de la conspiración de reemplazo e invasión, está contribuyendo a un clima en el que alguien con odio en su corazón y un arma en su mano cree que debería tomar medidas por sí mismo”, dijo Zachary Mueller, director político de America’s Voice, un grupo progresista pro-inmigración.

A principios de enero, Abbott fue fuertemente criticado por decir que Texas ha utilizado todas las herramientas para controlar la frontera, excepto ordenar a los agentes que disparen a los migrantes.

“Lo único que no estamos haciendo es dispararle a las personas que cruzan la frontera, porque por supuesto, la administración de Biden nos acusaría de asesinato”, dijo Abbott durante la entrevista de radio del 5 de enero con Dana Loesch, ex editora de Breitbart News y portavoz de la Asociación Nacional del Rifle.

La representante federal Verónica Escobar, demócrata de El Paso, respondió en las redes sociales a los comentarios de Abbott: “No puedo creer que tenga yo que decir ‘matar a personas es inaceptable’. @GregAbbott_TX. Es tu lenguaje el que dejó a 23 personas muertas y a otras 22 heridas en El Paso”. (Uriel J. García/William Melhado/The Texas Tribune) 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search