PUBLICIDAD

El Paso

En NMSU

Desarrollan variedades de nogal resistentes al clima

Enfermedades y sequía afectan hasta el 40 por ciento de los árboles en México

De la Redacción / El Diario de El Paso

viernes, 25 noviembre 2022 | 19:35

Cortesía

PUBLICIDAD

Las Cruces, NM.-  Ciertas regiones de México han perdido hasta el 40 por ciento de sus cosechas de nueces pecanas debido a una condición que hace que las nueces germinen prematuramente en los árboles. El trastorno, conocido como vivipario, hace que las nueces no sean comestibles ni vendibles. Ha comenzado a aparecer en los huertos de pecanas en Arizona y Texas, lo que preocupa a los productores de los Estados Unidos.

La Universidad Estatal de Nuevo México (NMSU) está liderando un grupo de científicos que trabajan para desarrollar herramientas y recursos genéticos para criar árboles de nueces pecanas adaptados al clima que podrían combatir el vivipario y otros desafíos.

PUBLICIDAD

El esfuerzo es parte de un proyecto de investigación multiestatal encabezado por Jennifer Randall, bióloga molecular de plantas y patóloga de plantas en el Departamento de Entomología, Patología de Plantas y Ciencia de Malezas de NMSU en la Facultad de Ciencias Agrícolas, del Consumidor y Ambientales. Randall recibió recientemente una subvención continua del Instituto Nacional de Alimentos y Agricultura, parte del Departamento de Agricultura de EE. UU., para financiar el proyecto durante los próximos cuatro años, comenzando con $3,9 millones para los primeros dos años.

"Pecan tiene una región nativa que se extiende desde Oaxaca, México, hasta Illinois, que es una gran variedad geográfica con muchos climas diferentes", dijo Randall. “Nuestro objetivo es tener árboles que se adapten mejor a sus áreas regionales y descubrir no solo qué sería bueno para crecer en áreas específicas hoy, sino dentro de 50 años bajo el cambio climático”.

Como director del proyecto, Randall coordinará un equipo de investigación que incluye profesores de NMSU, Texas A&M University, University of Arizona, University of Georgia, University of Oklahoma y University of California's Agriculture and Natural Resources. El grupo 

también incluye científicos del USDA en Texas, Georgia y Louisiana.

El principal objetivo de los investigadores es aprovechar la genética de las pecanas para criar árboles de pecanas para la adaptación climática, dijo Randall. El grupo trabajará con el Instituto de Biotecnología HudsonAlpha, con sede en Alabama, para secuenciar genomas a partir del ADN de la nuez pecana para analizar los "desajustes genéticos" de los cultivares climáticos que causan viviparios, tiempos de brotación desadaptativos y resistencia a la temporada de latencia.

“Generaremos marcadores moleculares que predicen conjuntos de rasgos adaptativos para acelerar el mejoramiento de rasgos relacionados con vástagos y portainjertos”, dijo. "Estos datos permitirán el desarrollo de herramientas genéticas vitales necesarias para aumentar nuestra comprensión de la adaptación regional, promover la conservación de recursos y seleccionar cultivares/portainjertos mejorados para todas las principales regiones de pecanas".

Los investigadores también examinarán las relaciones hídricas de las pecanas y las respuestas a la salinidad y el estrés por sequía y explorarán las interacciones biológicas, incluidas las interacciones beneficiosas del microbioma y las enfermedades causadas por organismos fúngicos y bacterianos y daños por insectos.

Randall dijo que el grupo ha establecido parcelas de investigación en Nuevo México, Arizona, California, Texas, Oklahoma y otras áreas para recopilar datos de diferentes regiones climáticas.

“Parte de la fortaleza de esta subvención es que estamos tratando de observar árboles de nueces en muchas regiones diferentes de nueces, no solo en Nuevo México”, dijo. "Ayudaremos a nuestros productores de Nuevo México, pero el objetivo principal es ayudar a los productores de pecanas en todo Estados Unidos".

Randall dijo que pueden pasar hasta 30 años para que las nuevas variedades de pecanas estén disponibles públicamente. Su objetivo es acelerar el proceso mediante la selección asistida por marcadores para la reproducción.

“Lo que estamos haciendo es descubrir la genética que controla los rasgos, para que podamos reducir la cantidad de trabajo y tiempo”, dijo. “Podremos rastrear los genes en la nueva progenie sin tener que esperar 20 o 30 años”.

En NMSU, Randall trabajará en estrecha colaboración con los co-investigadores principales del proyecto, que incluyen al codirector del proyecto Richard Heerema, Jay Lillywhite, Joe Song, Barbara Chamberlin y Nicole Pietrasiak, así como a David Dubois, quien se desempeñará como colaborador.

Randall dijo que el Departamento de Investigación y Extensión de Medios Innovadores de NMSU desarrollará simulaciones de juegos interactivos para presentar los datos y hallazgos del proyecto de una manera fácil de usar. Las simulaciones y otros materiales de divulgación para productores y productores potenciales estarán disponibles de forma gratuita en el sitio web del proyecto, https://pecantoolbox.nmsu.edu.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search