PUBLICIDAD

El Paso

‘Desafíos exhiben fragilidad de Biden’

Desde vacunación hasta derechos de los votantes, experimenta las restricciones de la presidencia

Matt Viser y Seung Min Kim / The Washington Post

lunes, 17 enero 2022 | 06:00

Associated Press | El presidente habla con la prensa

PUBLICIDAD

Washington, D.C.– Cuando el presidente Joe Biden entró al Capitolio de los Estados Unidos poco después de la 1 de la tarde del pasado jueves, se preparó para poner a prueba sus poderes de persuasión y presionar a su partido para maniobrar en torno a las normas del Senado y aprobar la amplia legislación de derechos de voto a la que se había comprometido durante su presidencia.

Ésa, al menos, había sido la idea. Pero cuando Biden emergió casi una hora y media después, había recibido múltiples recordatorios de los límites de su cargo y el frágil estado de su presidencia.

PUBLICIDAD

Incluso antes de que él llegara, la senadora Kyrsten Sinema, de Arizona, usó un raro discurso en el Senado para socavar los planes de Biden, declarando que se opondría a cambiar las reglas. Luego, a puerta cerrada, Biden no logró cambiar la opinión del otro escéptico demócrata líder, el senador Joe Manchin, ya que los dos se involucraron en una ida y vuelta sobre cómo habían evolucionado las reglas del Senado durante décadas.

Luego, sólo unos minutos después de que concluyó la reunión, Biden se enfrentó a otro revés importante: la Corte Suprema anuló el mandato de vacuna o prueba de su administración para empresas privadas; la herramienta de firma tenía como objetivo combatir la pandemia de coronavirus. Más tarde esa noche, seis senadores demócratas se opusieron a la Casa Blanca en un proyecto de ley de sanciones contra el que los funcionarios de la administración presionaron fuertemente.

Llegando un día después de que nuevos datos económicos mostraran que la inflación el año pasado alcanzó la tasa más alta en cuatro décadas, y cuando las conversaciones diplomáticas colapsaron con Rusia, pronosticando una crisis de política exterior e intensificando la preocupación por la guerra en Ucrania, marcó uno de los períodos más difíciles para Biden.

Presidencia todavía joven

Si asumió el cargo hace un año con promesas de una nueva era contundente de acción gubernamental, la semana pasada mostró, como pocas de las 50 semanas que la precedieron, las luchas que enfrenta en la cúspide de su segundo año en el cargo.

“Hay momentos en los que nada les irá bien a los presidentes”, dijo Dan Pfeiffer, un ex asistente de Obama que es coanfitrión del podcast Save America, popular entre muchos aliados de Biden, durante un episodio del jueves por la noche, “y ésta es una de esas semanas”.

Biden siempre se ha considerado optimista, esperando resultados positivos y dejando de lado a los pronosticadores pesimistas. Pero la semana pasada cristalizó que, al menos en el entorno político, económico y de política exterior actual, Biden está luchando para dar forma a los acontecimientos y, en cambio, se encuentra moldeado por ellos.

“Es el entorno lo que ha cambiado, no las habilidades de Joe Biden”, dijo Ed Rendell, ex gobernador de Pensilvania y aliado de Biden desde hace mucho tiempo. “Pon a Joe Biden en el entorno anterior, el entorno anterior a Obama, y podría hacer que se aprobaran toneladas de estas cosas”.

La Casa Blanca comenzó la semana decidida a centrarse en la legislación sobre el derecho al voto. Marcó un intento de alejarse de otras luchas legislativas, con su plan de gastos Build Back Better también bloqueado debido a la oposición de los republicanos y un puñado de demócratas. Pero a principios de semana, cuando planeaba viajar a Atlanta para dar un importante discurso, estaba claro que se enfrentaba a importantes obstáculos.

Varios activistas boicotearon el discurso, frustrados porque la Casa Blanca no había hecho un esfuerzo más concertado antes y dijeron que estaban cansados de escuchar palabras y listos para alguna acción concreta. Stacey Abrams, una destacada demócrata que se postula para gobernadora de Georgia y que ha hecho del derecho al voto su tema central, citó un conflicto de programación y no asistió.

Durante su discurso, Biden respaldó deshacerse del obstruccionismo para aprobar la legislación sobre el derecho al voto, y aumentó la retórica al sugerir que quienes se interponen en el camino de la legislación estaban alineados con políticas y políticos racistas.

“¿Cómo quieres ser recordado?”, preguntó Biden. “¿Quieres estar del lado del Dr. King o George Wallace? ¿Quieres estar del lado de John Lewis o Bull Connor? ¿Del lado de Abraham Lincoln o Jefferson Davis?”.

Muchos en su partido elogiaron el discurso y algunos dijeron que fue uno de los mejores de su presidencia, pero incluso algunos de sus aliados más cercanos expresaron sus elogios con críticas.

PUBLICIDAD

Notas de Interés

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search