Demandan a Walmart víctimas del tiroteo

Afectado perdió movimiento en la balacera y lleva 13 operaciones; acusa falta de vigilancia

Roberto Carrillo
El Diario de El Paso
jueves, 05 septiembre 2019 | 06:00
Roberto Carrillo/El Diario de El Paso | Don Coca y su abogado

Al entablar una demanda en contra del corporativo Walmart la familia García busca una compensación por los daños sufridos durante el tiroteo masivo ocurrido el 3 de agosto del 2019, pero en el trasfondo la acción legal busca que la empresa cumpla cabalmente la responsabilidad de proteger a sus clientes.

“Mi hija es una mujer muy decidida, y ella busca con esta demanda que se produzca un cambio; hay que decirle a las grandes empresas que tienen la obligación de proteger a sus clientes, es necesario que esto cambie”, dijo Don Coca, padre de Jessica García, una de las víctimas, tras el tiroteo en Walmart de Cielo Vista.

Los 4 integrantes de la familia García son los primeros que han tomado una acción legal contra el corporativo Walmart, y en el documento emplazado el martes pasado en la Corte 120 de Distrito de El Paso señalan las fallas de la empresa al no brindar protección adecuada, pues no había guardias de seguridad en la tienda.

“Estos hechos nos cambiaron la vida para siempre, ya que Tank (Guillermo García) sigue en terapia intensiva después de que una bala le hirió en la espina dorsal, no puede pararse, solamente puede mover su brazo derecho y no puede hablar. Díganme, ¿cómo va a poder sostener a su familia?”, dijo Coca a nombre de su yerno, quien ha sido intervenido quirúrgicamente en 13 ocasiones.

Las razones de la familia García tienen sustento legal, de acuerdo con el documento de la demanda, así como con las investigaciones y declaraciones hechas por las autoridades.

“Hasta donde sabemos el tirador estuvo antes en la tienda porque le dio hambre, identificó a las posibles víctimas y regresó al estacionamiento por su arma; regresó y disparó. Todo esto se habría evitado si hubiera algún guardia de seguridad en la tienda”, señaló Coca.

Jessica y Guillermo García fueron las primeras víctimas heridas cuando comenzó el tiroteo, ya que ambos se encontraban afuera de la tienda recaudando fondos para el equipo de futbol de su hija mayor.

La demanda fue interpuesta el martes pasado por el bufete jurídico The Ammons Law Firm, con sede en Houston, en representación de Guillermo García, su esposa Jessica y sus dos hijos menores de edad que fueron afectados por el tiroteo.

“Sabemos que Walmart va a tratar de enfocar la responsabilidad contra el tirador, por ello es que esperamos un juicio largo donde Walmart tratará de evitar la responsabilidad en los hechos”, dijo el abogado Patrick Luff, de Ammons Law Firm.

“En estos momentos es muy pronto para poder saber las fechas de audiencias, incluso no se ha establecido el monto de una posible compensación, pero de nuevo, en el trasfondo, queremos entender la forma en que se catalogó la seguridad de la tienda Walmart de El Paso después de la toma de rehenes y tiroteo ocurridos en una sucursal de Amarillo, Texas en junio del 2016”, agregó el abogado.

De acuerdo con la demanda, Walmart tomó medidas con base en su propia calificación secreta de riesgo en cada una de sus tiendas, conforme a su propia base de datos de delitos, y que se constatan en sus propios entrenamientos y protocolos internos ante casos de tiradores activos.

“Queremos saber cuáles fueron esos pasos y cómo se catalogó a la tienda de El Paso en los últimos 5 años”, sostuvo Luff. 

El documento legal de la demanda pide a la Corte 120 de Distrito de El Paso conceder una orden de restricción para que Walmart se abstenga de modificar las instalaciones de la sucursal donde ocurrió el tiroteo del 3 de agosto del 2019 en El Paso, con el fin de poder establecer fundamentos que esclarezcan las fallas en la seguridad ante casos de tiradores activos en sus instalaciones.

Jessica y Guillermo García estaban cerca de la entrada de la tienda con sus hijos cuando Patrick Crusius se acercó con un rifle de asalto AK-47 y comenzó a disparar. 

Crusius disparó a los García varias veces mientras sus hijos observaban la escena.
 Un mes después del tiroteo, Guillermo García permanece en el hospital en estado crítico, en tanto Jessica García también fue hospitalizada por heridas de bala recibidas en sus piernas, mismas que le han impedido reincorporarse a la vida laboral, además de tener que cuidar a sus hijos y a su esposo tras los trágicos sucesos que estremecieron al mundo. 

[email protected]